lunes, 30 de enero de 2017

URGENTE - MONS. POZZO CONFIRMA QUE EL ACUERDO ESTÁ AD PORTAS






FRATERNIDAD SAN PÍO X, RECONCILIACIÓN CADA VEZ MÁS CERCA

 Secretario de Ecclesia Dei, Mons. Pozzo: "estamos trabajando en el perfeccionamiento de la forma jurídica"


NOTA DE NP: MONS. POZZO REACCIONA ANTE LAS PALABRAS DE MONS. FELLAY EN LA ENTREVISTA A TV LIBERTÉS, RATIFICANDO, EN LO SUSTANCIAL, LO EXPRESADO POR EL SUPERIOR GENERAL DE LA FSSPX, CORRIGIENDO LO DICHO POR ÉSTE ACERCA DE CIERTOS PUNTOS SECUNDARIOS, Y AGREGANDO MÁS ANTECEDENTES ACERCA DEL FUTURO ACUERDO SUICIDA DE LA FSSPX CON ROMA APÓSTATA. 

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO
"En este momento estamos trabajando en la mejora de algunos aspectos de la figura canónica, que será la prelatura personal". El arzobispo Guido Pozzo, secretario de la Comisión " Ecclesia Dei ", a cargo del diálogo con la Sociedad de San Pío X, también confirma a Vatican Insider que la etapa de plena comunión con Lefebvre se acerca. La meta del acuerdo está a la vista, aunque será necesario cierto tiempo. 

El superior de la Sociedad de San Pío X, el obispo Bernard Fellay, el 29 de enero de 2017 participó como invitado en la transmisión "Tierras de Misión" de TV Libertés. Durante la entrevistaFellay confirmó que el acuerdo está en marcha y para llegar a la solución canónica no tendrá que esperar hasta que la situación en la Iglesia se haya vuelto "totalmente satisfactoria" a los ojos de la Fraternidad San Pío X, que en todos estos años nunca ha dejado de mencionar el nombre del Papa, y orar por él en la celebración de las misasFellay ha enmarcado la actitud de Francisco hacia la Fraternidad como parte de la atención a las "periferias" y explicó la importancia de poner fin a la separación con Roma.   

El acercamiento, después del mini-cisma causado por las cuatro ordenaciones episcopales ilegítimas celebradas por el arzobispo Marcel Lefebvre en 1988, comenzó en 2000, cuando los lefebvristas vinieron en peregrinación a Roma para el Jubileo. Juan Pablo II dio su consentimiento para el inicio de nuevas conversaciones. Los contactos se intensificaron con Benedicto XVI, incluso con el examen de las cuestiones doctrinales abiertas. El Papa Ratzinger había liberado, en primer lugar, el uso del misal preconciliar y luego levantó las excomuniones de los cuatro obispos de la Fraternidad. Con Francisco, además de la continuación de los contactos, se dio también el paso de autorizar a los sacerdotes lefebvristas para confesar no sólo válida sino también lícitamente a los fieles durante el Jubileo de la misericordia. Esta concesión luego se extendió sin límite de tiempo en la carta "Misericordia et mísera".  

En cuanto a los problemas doctrinales, lo esencial parece superado en vista del acuerdo. A los miembros de la Fraternidad de San Pío X les sería exigido lo que se necesita para ser católicos, a saber, la "Profesión de fe", la creencia en la validez de los sacramentos celebrados según el Novus Ordo (la liturgia resultante de la reforma postconciliar), la obediencia al Papa. Hubo un diálogo y un debate sobre la relación entre el Magisterio y la Tradición, mientras todavía siguen siendo objeto de profundización -e incluso de desacuerdos que podrían continuar- temas relacionados con el ecumenismo, la libertad religiosa y la relación Iglesia-mundo.  

En la entrevista televisiva de Fellay, además de recordar la concesión de Francisco relativa a los sacramentos de la reconciliación y la unción de los enfermos, también citó las ordenaciones sacerdotales de la Fraternidad, indicando que se llevan a cabo con el permiso de la Santa Sede y sin la necesidad del consentimiento del obispo local. El estado de los hechos, precisa Pozzo, es más complejo y se remonta a una decisión tomada por Benedicto XVI y la Congregación para la Doctrina de la Fe hace unos años. “La Santa Sede - explica el secretario de Ecclesia Dei - permite y tolera las ordenaciones sacerdotales de la FSSPX previa comunicación de los nombres de los recién ordenados al obispo del lugar, considerándolas válidas pero ilícitas. Francisco ha concedido solamente la legitimidad de la administración de los sacramentos de la penitencia y la unción de los enfermos. Precisamente para que todos los demás actos sacramentales, además de válidos sean legítimos, es necesario llegar a una solución canónica que configure la Fraternidad".  

La ruta elegida para la solución canónica, por supuesto, es el de la prelatura personal, figura inédita introducida en el nuevo Código de Derecho Canónico de 1983, y que hasta ahora sólo se aplicaba al Opus Dei. 

Durante estos últimos años se han incrementado las voces de los que se oponen al acuerdo. Uno de los cuatro obispos a los que el Papa Ratzinger había quitado la excomunión, Richard Williamson, ha dejado la fraternidad fundando un grupo más extremista, y ha procedido a nuevas ordenaciones episcopales. La posición de Fellay parece bastante más en línea con la de su fundador, el Arzobispo Lefebvre, quien en 1988 había casi llegado a un acuerdo con el entonces cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cancelado a último momento. 


MONS. FELLAY LISTO PARA EL ACUERDO SUICIDA - INCREÍBLES DECLARACIONES EN ENTREVISTA DIFUNDIDA HOY




Fuente: TV Libertés (Video) 

Nota: NP transcribe y traduce las preguntas que ha considerado más relevantes.

El papa Francisco les ha hecho la proposición de una prelatura personal para la FSSPX.Con esta situación canónica ustedes conservan una independencia con los obispos. Mons. Schneider que ha visitado sus seminarios lo insta a aceptar esta proposición incluso si la situación en la Iglesia no es satisfactoria al 100%. ¿No hay con el tiempo un riesgo de creación de una Iglesia más o menos autónoma, autocéfala, si debe continuar esta situación de distanciamiento constante respecto a Roma, respecto al papa, respecto a la curia, respecto a los obispos? ¿Espera usted para firmar una proposición de Roma, la aparición en la Sede de Pedro de un Pio XIII que todos esperamos?

Creo que no es necesario esperar que todo esté arreglado en la Iglesia, que todos los problemas estén arreglados.

Hay sin embargo cierto número de condiciones que son necesarias y para nosotros la condición necesaria es la condición de la supervivencia. Yo le he hecho saber a Roma, sin ninguna ambigüedad, que de la misma manera que Mons. Lefebvre dijo en su tiempo: hay una condición sine qua non, es decir, si la condición no se cumple, nosotros no nos movemos: que podamos permanecer tal como somos, es decir, conservar todos los principios que hemos mantenido, que son principios católicos.

Efectivamente, nosotros tenemos reproches graves a lo qué pasó desde el concilio, en la Iglesia, en ciertos hombres, la famosa cuestión de la manera en que se ha conducido el ecumenismo, por ejemplo, lo que se llama la libertad religiosa, la relación entre la Iglesia y el Estado, luego la libertad de dar, y a qué titulo dar a cada quien la libertad de ejercer su religión (...) y yo creo que avanzamos por ese lado, en la buena dirección, es decir que Roma está cediendo.

Es interesante que desde hace dos años podemos decir que nos dicen que hay cuestiones que estaban enunciadas, proposiciones hechas por el concilio, que no son criterios de catolicidad. Esto quiere decir que tenemos derecho a no estar de acuerdo y sin embargo ser considerados católicos.

Precisamente este conjunto de cuestiones sobre las cuales discutimos. Esta es una primera parte. La segunda parte es que si hay un riesgo de cisma, de establecimiento de una Iglesia paralela. Yo he evocado este problema con el mismo papa, el papa Francisco, y los dos estamos de acuerdo. Ya hay ahora un cierto número de disposiciones prácticas que vuelven prácticamente imposible el cisma, es decir que en la práctica, en los actos de todos los días, nosotros expresamos a Roma, nosotros mostramos nuestra sumisión, reconocemos a estas autoridades. Y no solamente en la Misa diciendo el nombre del papa y de los obispos del lugar en el canon de la Misa, sino que también tenemos el hermoso ejemplo del papa que nos da el poder de confesar y también de (hacer) actos jurídicos.

Es complicado pero puede suceder que un sacerdote cometa actos delictuosos, nosotros tenemos referencias de Roma que nos piden juzgar este caso, realmente es una relación normal. Y no solamente la confesión: el verano pasado se confirmó que el Superior General puede libremente ordenar a los sacerdotes de la Fraternidad, sin tener que pedir permiso al obispo del lugar. Este fue un texto de Roma publicado en varias partes y que dice que la Fraternidad ordena, por lo tanto, lícitamente pues dice que libremente.

He aquí entonces actos planteados, actos jurídicos que son canónicos y que ya están en su sitio y que en mi opinión suprimen la posibilidad de cisma. Evidentemente siempre hay que velar.

Y hoy, concretamente ¿Qué es lo que falta?

Falta el sello y luego también la afirmación clara y neta que se respetarán estas garantías.

¿Y es el papa quien debe dar ese sello, esas garantías?


Es el papa quien lo hace. Sí.

R.P. TRINCADO - SERMÓN DEL DOMINGO 4° DESPUÉS DE EPIFANÍA







Y sobrevino luego una tormenta tan grande en el mar, que las olas cubrían la barca. Y Nuestro Señor, levantándose, mandó a los vientos y al mar, y se hizo una gran paz

Dice Santo Tomás (Catena Aurea) que Nuestro Señor un día mandará a los vientos o espíritus, es decir, a los demonios -que son los que agitan las persecuciones- y dará una gran paz a la Iglesia y al mundo. Cabe preguntarse si para terminar con la actual tormenta que azota a la Iglesia y al mundo, querrá Dios imponer una gran paz súbita.

Una posible respuesta:

N. Señora de Fátima (1917): Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo un tiempo de paz.

Nuestra Señora de la Salette, Francia (1846): Entonces Jesucristo, por un acto de su justicia y de su misericordia, ordenará a sus ángeles que todos sus enemigos sean ejecutados. De pronto, los perseguidores de la Iglesia de Jesucristo y todos los hom­bres entregados al pecado perecerán, y la tierra será como un desierto. Entonces se hará la paz.

Nuestra Señora de Akita, Japón (1973): El Padre mandará un terrible castigo a toda la humanidad. Será un castigo más grave que el diluvio, como jamás ha habido otro… Fuego caerá del cielo y eliminará a gran parte de la humanidad...

Santa Brígida (s. XIV): Cuarenta años antes del año 2000, el demonio será dejado suelto por un tiempo para tentar a los hombres. Cuando todo parecerá perdido, Dios mismo, de improviso, pondrá fin a toda maldad. 

San Vicente Ferrer (s. XIV): Vendrá un tiempo que ninguno habrá visto hasta entonces… Se producirá un estruendo tan grande, como ni fue ni se espera otro mayor, sino el que se experimente en el juicio. Llorará la iglesia… pero la tristeza se convertirá en gozo. El rey de reyes y el señor de los señores lo purificará y regenerará todo.

Venerable Bartolomé Holzhauzer (s. XVII): El Omnipotente, entonces, intervendrá con un golpe admirable que nadie en el mundo puede imaginar. Durante tres días, la tierra será sumergida en la obscuridad más completa. Como antes en Egipto, el Ángel Exterminador abatirá todos aquellos que se han levantado con odio satánico contra la Iglesia y los sacerdotes.

COMENTARIOS ELEISON - ¿ALIADO BENEVOLENTE?




Número CDXCVIII (498)
 28 de enero de 2017

¿Aliado Benevolente?

 

Mons. Williamson

 

 

 

Un respetable obispo a los Tradis el bien desea
No puede ver cómo el V II al infierno acarrea.

Mons. Athanasius Schneider, originario de Alemania pero ahora Obispo de Astaná en Kazajstán, se ha dado a conocer a los Tradicionalistas en los años recientes por sus muchas declaraciones que por lo menos parecen favorables a la Tradición Católica. Por ejemplo, el año pasado se asoció públicamente con el cuestionamiento de los cuatro Cardenales a la doctrina del Papa Francisco en el documento papal Amoris Laetitia. Cuando él hace mucho para criticar a la Iglesia que oscila hacia la “izquierda”, puede que no entienda o aprecie el ser atacado por la “derecha”, pero es la Verdad que está en juego, no nuestras pequeñas personalidades. Su Excelencia, gracias por tanta verdad que ha tenido Usted el valor de defender abiertamente, pero entienda que la Verdad completa es mucho más fuerte, y más exigente, de lo que piensa. Usted recientemente dio una entrevista a Adelante la Fe. Por favor, no lo tome personal si cito (en cursivas) algunas de sus respuestas y las critico:

Estoy convencido que en las circunstancias actuales Mons. Lefebvre aceptaría sin dudarlo la propuesta canónica de una prelatura personal”.

Su Excelencia, eso es imposible. Mons. Lefebvre creía, y lo probaba con argumentos de la teología e historia de la Iglesia, que el Vaticano II fue una traición sin precedentes, por parte de las más altas autoridades en la Iglesia, a 1900 años de doctrina inmutable de la Iglesia. Pero la Roma oficial todavía sigue ese concilio objetivamente traidor. Por lo tanto, poner a la FSSPX bajo esta Roma será como poner un zorro a cargo del gallinero. El Arzobispo siempre tuvo la esperanza de que Roma viniera a la derecha. Aún no lo ha hecho.

Mons. Lefebvre era un hombre con un profundo sensus eclessiae, o sentido de Iglesia.

Esto es verdad, porque sobre todo él tuvo una comprensión profunda y clara de la doctrina católica, o enseñanza, que es el corazón de la Iglesia. “Id y ENSEÑAD a todas las naciones”, fue la última instrucción de Jesús a sus Apóstoles (Mat. XXVIII, 20). El Vaticano II traicionó la doctrina católica, por lo que el profundo sentido de Iglesia del Arzobispo lo hizo repudiar ese Concilio. Los Conciliaristas actuales en Roma nunca podrán reconstruir la Iglesia.

Él consagró cuatro obispos en 1988 porque estaba convencido que había un real estado de necesidad. 

Fue la crisis objetiva que dio origen a la convicción subjetiva, y no al contrario. Nuestro mundo moderno está enfermo mentalmente con el subjetivismo. El Arzobispo era un objetivista.

Si la FSSPX permanece mucho tiempo de forma autónoma canónicamente, sus miembros y seguidores perderán el sentido de la necesidad de sujeción al Papa, y terminarán dejando de ser católicos.

El Papa es Papa para “confirmar a sus hermanos” en la Fe. Ver Lucas XXII, 32. Si él es un Papa Conciliar con su fe corrompida por el Vaticano II, ya no puede dar lo que no tiene. Es por estar sujetos a los Papas Conciliares que incontables católicos desde el Concilio han perdido la verdadera Fe.

Ningún católico puede escoger a cuales Papas estará o no estará sujeto. Dios guía a su Iglesia.

La presente crisis en la Iglesia es sin precedente porque nunca antes en la historia de la Iglesia hubo una serie de Papas desalineados con la Fe verdadera como hemos visto desde el Vaticano II. Esto significa que los Católicos deben – excepcionalmente – juzgar a sus Papas, obispos y sacerdotes. Por esta crisis Dios está purificando Su Iglesia, y cuando la purificación esté completa, Él concederá a Su Iglesia un gran Papa verdaderamente católico.

Le he dicho a Mons. Fellay, nosotros en Roma precisamos de la FSSPX en el gran combate por la pureza de la Fe.

Excelencia, crea que la Roma conciliar hará todo lo posible para completar la corrupción de la Fe de la FSSPX. Ya la FSSPX oficial se ha deslizado lejos de la Fe objetiva del Arzobispo.

Kyrie eleison.


miércoles, 25 de enero de 2017

SSAJM - TOMA DE SOTANA DE LOS SEMINARISTAS DE PRIMER AÑO EL 11 DE FEBRERO






El Seminario San Luis María Grignion de Montfort tiene la alegría de anunciarles la toma de sotana de los seminaristas del primer año el sábado 11 de febrero de 2017 a las 10:30 horas en el convento de la Haye aux Bonshommes durante una Misa pontifical que será celebrada por S.E.R. Mons. Faure. Están todos invitados a esta ceremonia o a unirse a ella por la oración.

EL SILENCIO ¿DE LOS INOCENTES?





“Una palabra habló el Padre, que fue su Hijo, y esta habla siempre en eterno silencio, y en silencio ha de ser oída del alma”

San Juan de la Cruz, Avisos y sentencias espirituales, 307.



“Y dicho esto, leyó en alta voz la sentencia en la tablilla: —Mandamos que Tascio Cipriano sea pasado a filo de espada.

El obispo Cipriano dijo:

- Gracias a Dios.

Oída esta sentencia, la muchedumbre de los hermanos decía:

- También nosotros queremos ser degollados con él”.

Acta del martirio de San Cipriano.



Es una sagaz consigna comunista la de no crear mártires”.

P. Julio Meinvielle



No hace falta leer o escuchar cada nueva entrevista, encíclica, video o documento de cualquier tipo o señal que lo transmitiere o publicitare, de parte de Francisco, para saber qué piensa, qué representa y qué es Bergoglio. Una vez conocido, uno sabe a qué atenerse, y el interés radica en qué variación o nuevo impulso dará a la tendencia ya conocida, rumbo al abismo de la apostasía ecumenista, en pos de la unión “poliédrica” del Nuevo Orden Mundial anticristiano.

Del mismo modo, uno no necesita ver la nueva película de Martin Scorsese, para saber quién es Scorsese, qué representa y para quién trabaja. ¿Qué antecedentes nos presenta este aclamado director de cine, que ahora ha estrenado su última película, “Silencio”?

En primer lugar, ha sido ampliamente conocido por los católicos debido a su escandalosa, herética y blasfema película “La última tentación de Cristo” (1988). Sobre tal película puede leerse un excelente estudio del Padre Álvaro Calderón (acá) y otro artículo referido a la misma (acá). El mismo Scorsese confesaba en una entrevista la herejía que encontraba “bella” en la novela en que basó su filme: “La belleza del libro de Kazantzakis está en que Jesús conozca todas las debilidades humanas antes de convertirse en Dios” (acá).

Scorsese admite en sus declaraciones, y da a conocer en su propia vida, que es esa clase de católicos que viven según la carne, como afirma S. Pablo (cfr. Rom 8) y “los que viven según la carne no pueden agradar a Dios”. Tres veces divorciado, adicto al sexo, las drogas, el rock and roll, ha declarado cosas como las siguientes: “(tengo) muchas supersticiones. Me rodeo de toda una serie de rituales, detesto ciertos números, hay algunos papeles que no tiraría por nada del mundo, pero ya no pongo los pies en una iglesia, ya no hablo con los sacerdotes...”; o también “Ser católico, para mí, quiere decir sentirse culpable y frustrado. La Iglesia, que es una institución humana, había decretado que no se debía comer carne los viernes. ¡Luego, de repente, da media vuelta y decide que está permitido! Comer carne el viernes era un pecado mortal. Si tocabas una hamburguesa ese día, te morías y te ibas al infierno. ¡Te quemabas eternamente! ¡Por una hamburguesa! ¡Luego, de la noche a la mañana, ya no hay ningún problema! O piense en el divorcio. Yo lo sé: ¡Me he divorciado tres veces! ¡En otro tiempo, si te divorciabas, eras automáticamente excomulgado! ¿Se da usted cuenta? Eso quiere decir que Dios ya no te escuchará: “Te han dicho lo que quiere Dios. Tú no has obedecido. Peor para ti. No hay apelación. No podrás ser enterrado en tierra sagrada. Eres un proscrito, rechazado por Dios y por su Iglesia”. Sí, me gusta el ceremonial de la Iglesia; sí, creo que trata de promover los ideales cristianos, aunque, en realidad, nadie los haya puesto en práctica. Pero lo que yo digo es que se puede hablar directamente con Dios. No se necesita un intermediario. (...) Y por eso hay que establecer una relación directa con Dios, si existe, en lugar de sufrir todos esos obstáculos, toda esa culpabilidad, que son únicamente producto del hombre”. (acá) En una de sus primeras películas, le hacía decir a uno de sus personajes lo siguiente: “Los pecados no se redimen en la Iglesia. Se redimen en las calles, se redimen en casa. Lo demás son chorradas y tú lo sabes”, mostrando de ese modo su prescindencia de la Iglesia. En una reciente entrevista habla de su paso por un seminario católico, del cual fue expulsado al poco tiempo: “… de los 11 a los 17 tuve un gran mentor, el padre Príncipe, que influyó mucho en mi vida. Quería ser como él. Me fascinaban su compasión y su firmeza. Y sobre todo su dedicación. Sin embargo, la vocación tiene que venir de uno mismo. No vale querer ser como otro. Eso puso fin al seminario aunque no a la búsqueda. A la necesidad de redención” (acá). La periodista que lo entrevista declara que Scorsese habla todo el tiempo de redención sin que le quede claro qué quiere decir con ello. Scorsese tampoco lo sabe. Y no sólo demuestra su ignorancia religiosa, sino que debido a sus pasiones desenfrenadas, incompatibles con la ley divina, se ha asociado a los enemigos de la Iglesia, a la cual él no necesita, claro está. Así, si en “La última tentación de Cristo” el guión se lo escribió un calvinista, en Silencio” se asoció a un guionista presbiteriano. Scorsese ha devenido, de hecho, en todo un protestante que, valiéndose de la “iluminación interior”, es libre para interpretar las Escrituras como quiera, no necesita de intermediarios entre él y Dios, y no se somete a ninguna autoridad. Scorsese es de esa mayoría de bautizados católicos que jamás han podido resolver el problema religioso, para lo cual, como enseña Mons. Straubinger, uno debe ser capaz de creer que es amado como Hijo por aquel mismo Dios que contradice nuestros malos instintos.

COMENTARIOS ELEISON - COLOR, POESÍA...



Número CDXCVII (497)
21 de enero de 2017

Color, Poesía…

 

Mons. Williamson

 

 

 

Como los suburbios fluyen del centro, y la sostienen tambien,
Así la buena cultura fluye de la Fe verdadera, y la apoya además.

“Ya no se puede más vivir de política, de balances y de crucigramas. No se puede seguir viviendo sin poesía, sin color, sin amor” – palabras de Antoine de Saint Exupéry (1900–1944), aristócrata francés, aviador y escritor, no católico pero debatiendo en su alma con el materialismo del siglo 20. Él dijo de sí mismo: “Soy un hombre rastrillando las cenizas, un hombre luchando por encontrar las brasas de la vida en el fondo de una chimenea”. Y describiendo en su memoria filosófica Tierra de los Hombres (1939) una escena de trabajadores y sus familias apiñados en un tren nocturno de París a Varsovia, escribió que estaba atormentado no por su desolada condición, sino por “ver en cada uno de estos hombres, un poco, a Mozart asesinado”.

Estas citas vienen a la mente después de una visita el año pasado a la Bertramka, una villa situada fuera del centro de Praga en República Checa, y dada a conocer a finales del siglo 18 por las visitas del famoso compositor Wolfgang Amadeus Mozart. En ese entonces se llegaba desde la ciudad por una caminata de media hora por caminos rurales y una vereda revestida de castaños hasta el pórtico delantero, accediéndose a un jardín inclinado cubierto de flores y árboles frutales. Hoy el sombreado sendero ha dado paso a un enorme centro de compras y negocios a lo largo de una calle cargada de tráfico, atendiendo sólo a los semáforos. El pórtico aún está allí, pero el jardín inclinado se ha vuelto agreste, con una solitaria estatua del gran músico y con la mesa de piedra donde se cree terminó de componer su mundialmente famosa ópera Don Giovanni. Poco después dirigió su primera presentación en la ópera de la ciudad, todavía en uso. En cuanto a las dos habitaciones ocupadas en la Bertramka por Mozart, éstas han sido preservadas fielmente, pero la una vez hermosa colección de piezas de Mozart ya no estaba allí este octubre. La Bertramka todavía tiene atmósfera, pero mucho allí sólo susurra “Mozart asesinado”.

viernes, 20 de enero de 2017

LOS APÓSTATAS JESUITAS YA TIENEN SU “OBRA MAESTRA” ANTICATÓLICA




"Silencio". La película impía de Scorsese que justifica y promociona la apostasía, jaleada y promocionada por la Compañía de Jesús




La película "Silencio", estrenada en Estados Unidos el pasado 23 de diciembre y en España el pasado día de Reyes (6 de enero), ha sido dirigida por Martin Scorsese, de 74 años, y está basada en la novela del escritor japonés Shūsaku Endō, publicada en 1966. Tanto la novela como la película, narran la persecución y el martirio que sufrieron los católicos en el Japón del siglo XVII: dos jesuitas, el P. Ferreira y el P. Rodrigues, son enviados a Japón tras tenerse conocimiento en Roma de la apostasía, en 1633, del misionero jesuita portugués Cristóvão Ferreira, interpretado por Liam Neeson. La película ha costado 46 millones de dólares y el equipo ha contado con 750 personas durante el rodaje, que se realizó en Taiwán.

En la novela, los jesuitas llegan a Japón para predicar el Evangelio, que no tiene buena acogida en una sociedad como la japonesa, tradicionalmente pragmática y materialista, y allí se enfrentan a la persecución, por lo que plantea preguntas como si merece la pena perseverar, cómo perdonar a los perseguidores o cómo resistir las torturas. El portugués P. Sebastião Rodrigues, enviado a Japón para consolar a los perseguidos y juzgar al jesuita apóstata, llegará, también él, a dudar de Jesucristo y a preguntarse por el silencio de Dios ante el sufrimiento de sus fieles.

El "silencio" que da título a la película es el supuesto silencio de Dios ante el martirio de los primeros católicos japoneses. Sin embargo, el P. Rodrigues oye la voz de Jesucristo que le pide apostatar pisando una representación de su rostro. Es significativo que, cuando lo hace, un gallo canta en la distancia, en clara referencia a la traición de Pedro; pero, en este caso, al contrario de lo narrado en los Evangelios, justificando la traición y la apostasía: los jesuitas que abjuran lo hacen por misericordia hacia los simples fieles que, por el contrario, están dispuestos a sacrificar su vida por fidelidad a Jesucristo. Tras la apostasía, el Estado proporcionaba a los sacerdotes apóstatas un nombre nuevo, una esposa japonesa y una vida cómoda. Así, el P. Ferreira y el P. Rodrigues se somenten a la sociedad japonesa de la época, en la que se les da un puesto de prestigio como recompensa por haber abjurado de Cristo.

El título, pues, llama a engaño, pues aunque se nos intente convencer del silencio de Dios ante el sufrimiento y el martirio de los pobres católicos japoneses y el dilema de los jesuitas entre apostatar o permitir ese sufrimiento, Jesús acaba hablando... ¡para pedir la apostasía! Dios calla ante el sufrimiento ajeno, pero habla al P. Rodrigues para perdirle que renuncie a su fe. Lo que se pedía a los jesuitas para probar su apostasía era pisar una imagen de Jesucristo, el cual le dice al jesuita: "Písame". O sea, que para animar a renegar de la fe sí habla. Sólo calla cuando sufres, pero habla para que caigas. Conclusión: es Dios quien incita a pecar y, por tanto, es el responsable del mal.

Pero, ¿cuál fue la realidad histórica? El catolicismo llegó a Japón de la mano de San Francisco Javier, jesuita, en 1549. En apenas sesenta años se logró la conversión de unos trescientos mil japoneses sin recurrir a la fuerza. Ochenta y seis señores feudales se bautizaron oficialmente, y muchos más simpatizaban con el cristianismo. Las primeras generaciones de conversos japoneses tuvieron que enfrentarse a diferentes persecuciones locales instigadas por ingleses y holandeses -protestantes-, por los monjes budistas o por la nobleza local, pese a lo cual hubo muchas conversiones en los primeros años. Pero, el 25 de julio de 1587, el gobernador Hideyoshi decretó el exilio de los jesuitas y a partir de 1600 pasó a ser una Iglesia clandestina, perseguida y que dio muchos mártires, aunque consiguió sobrevivir oculta durante los siguientes 250 años, hasta que las persecuciones, que tuvieron un alcance imperial, finalizaran en 1873. En el perído de persecución hubo 93 jesuitas mártires de la fe, de los que tres ya han sido canonizados -San Pablo Miki, San Juan de Goto y San Diego Kisai-, 37 han sido beatificados y los demás tienen abierta la causa de beatificación. Hasta 1908 los jesuitas no regresaron a Japón.

El sacerdote portugués Cristóvão Ferreira, que había quedado como superior de los jesuitas en Japón tras el martirio de sus predecesores, apostató tras cinco horas de tortura en la fosa de Nagasaki. Su apostasía la detalla el historiador jesuita Hubert Cieslik, experto en Japón, en un estudio realizado en 1974. El P. Ferreira tenía 53 años, era jesuita desde hacía 37 y había sido un misionero clandestino durante 19 años. Había vivido dos décadas de persecución y peligros. Era él quien enviaba a Europa la crónica de los martirios de sus feligreses y compañeros. Pero él cedió en tan sólo cinco horas. Por eso los historiadores hablan del "enigma Ferreira".

R.P. TRINCADO - SERMÓN EN EL SEGUNDO DOMINGO DESPUÉS DE EPIFANÍA



Bodas de Caná (detalle), Veronese, s. XVI




El Evangelio de hoy narra cómo Nuestro Señor hace su primer milagro, en unas bodas, convirtiendo agua en vino.

El agua que lava, que purifica, y que estaba contenida en recipientes para las abluciones rituales; significa la antigua religión judía, cuyos ritos figurativos caducaron cuando con Cristo llegó lo figurado. El vino que alegra los corazones representa, por su parte, a la religión católica, que nos da el gozo de la verdad completa y la felicidad eterna del Cielo. Eso en cuanto al simbolismo del agua y del vino.

Transcurridos casi dos mil años desde este primer milagro obrado por Jesucristo, sucedió algo increíble e inimaginable: el clero de la misma Iglesia Católica, invirtiendo aquél milagro, empezó a convertir el vino en agua. Cristo convierte al agua en vino y el demonio, remedando a Dios, convierte el vino en agua.

Tal como en las bodas de Caná, los sirvientes, por orden de Nuestros Señor Jesucristo, llenaron los recipientes con el agua que sería convertida milagrosamente en el más excelente vino; desde aquel fatídico concilio Vaticano II, los sirvientes de Cristo -esto es, los clérigos católicos-, movidos por el demonio, ponen aguas turbias en el vino purísimo de la doctrina católica, desvirtuando y contaminando la Verdad salvadora con el agua insípida, inútil o amarga de doctrinas puramente humanas (Mt 16, 23).

¿De dónde vino esto? ¿Quién ha sembrado cizaña sobre nuestro trigo y puesto agua a nuestro vino? El enemigo de siempre, el demonio, que desde el principio recurre a la estratagema de mezclar error en la verdad. Muy inteligente y muy astuto, “transfigurado en ángel de luz” (2 Cor 11, 14), no nos ofrece veneno puro, sino pan envenenado o vino aguado. “Es homicida desde el principio. No se mantuvo en la Verdad y no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de lo suyo habla, pues es mentiroso y padre de la mentira” (Jn 8, 44).

Dice Mons. Lefebvre en “El Golpe Maestro de Satanás”, que el diablo "es homicida en las persecuciones sangrientas y padre de la mentira en las herejías, en todas las falsas filosofías y en las palabras equívocas o engañosas que están en el origen de las revoluciones… El golpe maestro de Satanás está en difundir los principios revolucionarios introduciéndolos en la Iglesia por la autoridad de la misma Iglesia, poniendo a esta autoridad en una situación de incoherencia y de contradicción permanentes… Satanás reina por el equívoco y la incoherencia, que son sus medios de combate por los que engaña a los hombres de poca Fe."

MÁS DE 20 LÍDERES DE LAS FALSAS RELIGIONES “BENDICEN” NUEVO LOCAL ABORTISTA DE PLANNED PARENTHOOD







ORGANIZADO POR LA COALICIÓN RELIGIOSA PARA LA ELECCIÓN REPRODUCTIVA


El evento contó con el activista abortista Willie Parker y diversos líderes entre los que estaban cristianos protestantes, un rabino judío reformado, un imán abiertamente homosexual vía Skype, sacerdotes hindúes, y una danza litúrgica.

 (LSN/InfoCatólica)  Más de 20 líderes religiosos dieron su bendición a la nueva instalación abortista de Planned Parenthood en la capital de Estados Unidos el pasado martes.

Organizado por la Coalición Religiosa para la Elección Reproductiva, el evento contó con el activista abortista Willie Parker y diversos líderes entre los que estaban cristianos protestantes, un rabino judío reformado, un imán abiertamente homosexual vía Skype, sacerdotes hindúes, y una danza litúrgica.
La presidenta de la multinacional abortista dijo que estas «bendiciones» confirman «la santidad del trabajo que hacemos».

«Las mujeres han sido llevadas a pensar que esta clínica es un lugar malo, donde no está Dios», dijo el activista abortista Willie Parker condenando a los defensores de la vida que «maldicen a las mujeres por tomar una decisión sagrada» y «nuestra respuesta a la maldición es bendecir».

El rabino Michael Namath del Centro de Acción Religiosa del Judaísmo Reformista oró: «Dios, deja que tu espíritu descanse sobre estos cuidadores, que sirven como instrumento en tus manos».

Los sacerdotes hindúes eran de Maryland y recitaron una oración para dar unas «buenas vibraciones al edificio».

Reacción de grupos próvida

El padre Frank Pavone de «Sacerdotes por la vida» explicó que «lo que estos líderes religiosos están haciendo es parte de un patrón que uno puede ver documentado en las acciones de la Coalición Religiosa para la Elección Reproductiva» y agregó que este es esencialmente «un ejemplo del uso del nombre del Señor en vano - Cuando nos preguntamos cómo es posible bendecir algo que Dios aborrece» refiriéndose a que en ese lugar serán asesinados millones de bebes no nacidos.

«No hay lugar en la Biblia en donde veamos a Dios bendecir el mal y el pecado», explicó el padre Stephen Imbarrato, también de «Sacerdotes por la vida».

«Por el contrario, Dios destruye el mundo cuando se convierte en mal, como lo hizo en el caso de Sodoma y Gomorra. Por lo tanto no hay nada bíblico en estos líderes religiosos que bendicen un lugar donde los bebés mueren y las mujeres son heridas».

«La bendición de esta sede nacional del aborto por estos líderes religiosos es un recordatorio de que vivimos en un país que está de espaldas a Dios. Miles de bebés no nacidos son asesinados cada día», agregó Imbarrato.

De acuerdo con Planned Parenthood, el trabajo que realiza permite que las mujeres «tengan vida y la tengan en abundancia». La referencia bíblica es utilizada con ironía, ya que el trabajo principal de Planned Parenthood es precisamente destruir la vida, no darla.