lunes, 27 de febrero de 2017

LA TRAICIÓN DE LA FSSPX - I





“El simple buen sentido indica –y la experiencia confirma- que es actualmente imposible vivir plenamente y defender la fe católica estando aprobados por la Roma conciliar. Después de las consagraciones episcopales de 1988, Roma ha concedido la celebración de la antigua liturgia a algunas comunidades, mas ellas han debido en contrapartida reconocer la nueva misa como un rito plenamente legítimo y abstenerse de toda crítica acerca del Vaticano II. Han debido aceptar (o al menos, no criticar) la libertad religiosa y el ecumenismo. Un tal silencio constituye, en sí, una complicidad culpable”.
(CATECISMO CATÓLICO DE LA CRISIS EN LA IGLESIA, P. Matthias Gaudron, FSSPX. Versión francesa, Editions du Sel, 2014)

La misma Fraternidad confiesa lo que ahora en los hechos niega. El simple buen sentido y la experiencia parecen ya no contar. La experiencia confirma que Francisco es el más maquiavélico de los últimos papas, quien más se ha ensañado con los tradicionalistas y quien más allá llega con la devastación de la Iglesia. ¿Por qué habría de tener, entonces, una preocupación especial porque la Fraternidad San Pío X despliegue su apostolado tradicional en aquellos fieles que él quiere llevar al superecumenismo masónico de la nueva religión mundial? Por otra parte, con la declaración doctrinal de 2012 la Fraternidad ha reconocido la legitimidad de la nueva misa, y las críticas contra el Vaticano II han sido cada vez más débiles, más tenues y más espaciadas.

“Las comunidades que han obtenido la liturgia tradicional a cambio de su silencio sobre los errores del Vaticano II son en particular la Fraternidad San Pedro (…), el Instituto Cristo Rey (…), la abadía benedictina de Barroux (…), la Fraternidad San Vicente Ferrer en Chémere (…), el Instituto de Opus Mariae (…), los dominicanos enseñantes de la rama de Pontcallec (…) y, en fin, más recientemente, la Fraternidad San Juan María Vianney de Campos en Brasil (dirigida por Mons. Rifan, y acuerdista desde 2002). Estas comunidades son generalmente designadas bajo el nombre global de “comunidades Ecclesia Dei”.
(CATECISMO CATÓLICO DE LA CRISIS EN LA IGLESIA, P. Matthias Gaudron, FSSPX. Versión francesa, Editions du Sel, 2014)

Todas las comunidades que denuncia aquí la Fraternidad han debido conceder algo a Roma a cambio de la liturgia tradicional. Nuevamente, ¿por qué la Fraternidad San Pío X recibiría un tratamiento mejor que las otras y no concedería nada a cambio (como de hecho ya lo hizo)? ¿Acaso porque Roma es más débil que antes? ¿No se ve, por el contrario, que la demolición en la Iglesia es más fuerte que antes con Francisco, y que todas esas comunidades Ecclesia Dei no han podido impedir en ningún modo este avance de los impíos modernistas? De hecho la propia FSSPX ha dejado de criticar a las comunidades Ecclesia Dei, confraternizando con ellas. Recordemos, de paso, que estas comunidades se denominan así porque dependen de la comisión del mismo nombre, fundada en Roma luego de las consagraciones episcopales de 1988, para rescatar a aquellos que salieron de la FSSPX.  Ecclesia Dei es el nombre del infamante documento que “excomulgó” a Mons. Lefebvre.

“Las consagraciones de 1988 han contribuido a salvar la Tradición católica no solamente asegurando la transmisión del sacramento del orden –y por lo tanto la misa y sacramentos tradicionales- sino también protegiendo de los errores conciliares una pequeña parte del rebaño de la Iglesia. Sin embargo esos errores conciliares continúan devastando la Iglesia, y ellos reinan en Roma misma.  Para continuar protegiéndose eficazmente, es por lo tanto necesario guardar las distancias con las autoridades romanas. La victoria definitiva está aún por venir”.
(CATECISMO CATÓLICO DE LA CRISIS EN LA IGLESIA, P. Matthias Gaudron, FSSPX. Versión francesa, Editions du Sel, 2014)

¿Es que acaso la prelatura concedida por Francisco sería la “victoria final” que estaba por venir?  La Fraternidad ya no piensa que haya que guardar distancias con las autoridades romanas, porque parece que es infalible e “inhundible”… como el “Titanic”.

“En tiempos de epidemia, la más elemental prudencia exige separar estrictamente los enfermos de los sanos. Una cierta comunicación es indispensable (para curar a los enfermos), mas ella es limitada lo más posible y en torno de grandes precauciones. Es lo mismo en la situación actual: no podemos frecuentar de manera habitual las autoridades conciliares sin exponernos a contraer sus errores. El ejemplo de las comunidades Ecclesia Dei es la prueba manifiesta”.
(CATECISMO CATÓLICO DE LA CRISIS EN LA IGLESIA, P. Matthias Gaudron, FSSPX. Versión francesa, Editions du Sel, 2014)

Con la prelatura, los obispos y sacerdotes de la Fraternidad se verán obligados a tener frecuentes contactos con los obispos diocesanos y curas modernistas, cuya predisposición hacia la tradición no es ni será amistosa en la mayoría de los casos. Nuevamente, el contagio de las comunidades Ecclesia Dei es, como dice el P. Gaudron, la prueba manifiesta. Dijo Dom Gueranger: “Uno de los medios de conservar la fe, una de las primeras marcas de unidad, es la huida de los herejes”.

“La situación de las comunidades Ecclesia Dei que son constreñidas a abandonar más y más la doctrina tradicional, y que, sin embargo, no son aceptadas más que con muchas restricciones en las diferentes diócesis confirma evidentemente la existencia de este “estado de necesidad” que invocó Mons. Lefebvre para justificar las consagraciones de 1988. Hoy como entonces, es imposible a aquellos que quieren defender hasta el fin la fe católica meterse entre las manos de autoridades que contradicen o relativizan esta fe católica. Es por eso por lo que las “discusiones doctrinales” demandadas por la Fraternidad Sacerdotal San Pío X deben preceder las soluciones prácticas. Mas esta situación no durará indefinidamente. Nuestro Señor lo ha prometido: Las puertas del infierno no prevalecerán contra ella (Mt. 16,18)”.
(CATECISMO CATÓLICO DE LA CRISIS EN LA IGLESIA, P. Matthias Gaudron, FSSPX. Versión francesa, Editions du Sel, 2014)

Hoy como entonces, es imposible a aquellos que quieren defender hasta el fin la fe católica meterse entre las manos de autoridades que contradicen o relativizan esta fe católica”. Suficientemente claro. Estas autoridades de hoy, tal vez más que ningunas, contradicen la verdad católica cada vez más explícita y escandalosamente. Y no sólo la contradicen, sino que la desprecian y la combaten, favoreciendo a nuestros enemigos. ¿Alguien en la Fraternidad se atrevería a negarlo? Y cuando se dice que las discusiones doctrinales deben preceder a las soluciones prácticas, quiere decirse que sin coincidencia doctrinal no puede haber acuerdo práctico. Mas el imprudente Mons. Fellay ha desechado todo esto, dejando de lado la cuestión doctrinal –que separa absolutamente a los católicos de los modernistas- haciendo creer que los modernistas quieren verdaderamente discutir el concilio, cuando una y otra vez repiten que para ellos es inamovible. Como queda visto, el imprudente Mons. Fellay desecha lo que ayer sostenía oficialmente la congregación, y con la complicidad por acción u omisión de los obispos y sacerdotes, conduce a la FSSPX a la traición.



LAS ILUSIONES DE MIGUEL ÁNGEL





NOTA SYLLABUS: Al final del artículo agregamos algunas otras consideraciones.




FSSPX: El acuerdo con Roma. ¿Suicidio o esperanza?



Por Miguel Ángel Yáñez

Nota 1: ¿Quién es Miguel Ángel Yáñez? Es el director del sitio católico Adelante la Fe, nuevo y sumamente leído (por atreverse a criticar al demoledor Francisco), pero -infortunadamente- de línea media. Con estas dos últimas palabras creemos calificar con precisión a ese sitio web. Para los que no están familiarizados con la expresión “línea media”, conviene explicar que así se denomina a los liberales “del ala derecha”, también conocidos como “conservadores”; a los “medio tradicionalistas” que aman la paz y la unidad por sobre la Verdad; a los que se dan cuenta de la crisis actual, pero no tienen problemas con estar sometidos en todo a la secta modernista que usurpa la Jerarquía de la Iglesia desde el fatídico y por siempre maldito Vaticano II. Aunque todo esto es verdad, aprovechamos la ocasión para felicitar al señor Yáñez por los muchos artículos buenos y excelentes que pueden leerse en el medio periodístico que está bajo su dirección. Le deseamos todas las bendiciones de Dios y lo animamos a abrir del todo los ojos. Si se lo pide con todo el corazón a Dios, Dios se lo dará.

Nota 2: Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: “Ilusión”:"Concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos." Agreguemos que el demonio también causa ilusiones. "Iluso": "Propenso a ilusionarse con demasiada facilidad o sin tener en cuenta la realidad. Engañado, seducido."
Unas citas notables del iluso Yáñez: “Personalmente, tengo una gran esperanza e ilusión” (sobre el acuerdo entre la FSSPX y Roma). “Es momento de unidad, momento de ilusión

En los últimos días ha surgido el rumor, que hasta donde podemos saber tiene un alto grado de verosimilitud, de que la Fraternidad San Pío X habría adquirido ya en Roma, o estaría a punto de hacerlo, la sede de la futura prelatura personal que se ve en la fotografía, para lo cual habría mediado el propio vaticano a través de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei.

Se confirme finalmente o no esta adquisición, lo que parece indudable es que hay una gran expectación ante lo que parece un cercano acuerdo que supondría una noticia de gran alcance en todo el mundo eclesial.

Personalmente, tengo una gran esperanza e ilusión porque así se produzca. Tuve el honor y el privilegio de poder conocer en persona a Mons. Lefebvre en el año 1989 en Econe, y me dejó una imborrable impresiónPero no hasta querer seguirlo, no hasta hacerse “lefebvrista”. ¿Por qué? Creo que con la concesión de la prelatura personal se haría un acto de justicia hacia su persona y su obra, como recientemente señaló también Mons. Schneider, el cual dijo estar convencido de que la obra que fundó Monseñor Lefebvre ha formado parte del Plan de la Providencia para salvaguardar la FeSi hay que hablar de justicia, lo que hay que buscar, estimado Miguel Ángel, es acabar con la inmensa injusticia que padece la Iglesia, al estar ocupada por una secta herética de liberales y modernistas (Motu proprio Sacrorum antistitum, San Pío X). Hay que librar la guerra justa contra los herejes que tiranizan a los católicos desde las oficinas del Vaticano y de las curias diocesanas en todo el mundo. Ese es el derecho que hay que restablecer, Miguel Ángel, no el “derecho” a ser reconocidos como católicos por los destructores de la Iglesia y a tener un espacio seguro dentro del zoológico modernista.  

Por supuesto no es dogma de fe ni necesario el tener que estar totalmente de acuerdo con todo lo que él hizo o dijo, y como en toda obra también humana habrá habido sus aciertos y desaciertos (más de lo primero que de lo segundo en mi opinión) De nuevo: ¿si es así, por qué usted no es fiel de la FSSPX?, pero creo que la gran mayoría de los que nos movemos en ambientes “tradicionales” Muy bien puestas y muy honestas sus comillas coincidimos en tener un profundo respeto por su figura y pues un ansia de que sea rehabilitada de forma oficial con este reconocimiento de justicia y derecho.

Se suceden continuamente cada vez con más fulgor análisis a favor y en contra de este posible acuerdo, contemplando múltiples puntos de vistas: canónicos, de prudencia, estratégicos, pero con frecuencia se olvida el que para mí es el más importante, el argumento de la salvación de las almas, el de los fieles.

No tiene sentido alguno reabrir ahora debates caducos, Vamos minimizando la crisis… El concilio maldito no ha caducado, la bestia conciliar sigue viva. ¡Despierte, Yáñez! pero sí hemos de conceder que los fieles, los simples fieles de a pie que nunca antes han tenido contacto con el tradicionalismo, serían los grandes beneficiados de esta operaciónIlusiones… Ellos no tienen que ser especialistas en derecho canónico ni tener conocimiento como para determinar lo que es el estado de necesidad, si las suspensiones a divinis son válidas o no y toda esa cuestión canónica que acompaña a la FSSPX, en cuyo debate no pretendo entrar aquí y que pienso es absurdo siquiera replantear en este momento histórico. Y más ilusiones…

Creo que no merece la pena argumentar que la FSSPX tendría una INMEDIATA entrada de muchísimos fieles y sacerdotes que les da un cierto resquemor su situación canónica “irregular” ¿Eso es lo que le pasa a usted, Miguel Ángel?, y ello conllevaría como efecto inmediato el que MUCHAS más personas tendrán la posibilidad de acceder a los sacramentos tradicionales y la sana doctrina, pudiendo así salvar más almas que si se siguiera reducido al grupo de fieles habituales. Y después de unos meses o años de estar sometida la FSSPX a Francisco y su banda, ¿qué? Pienso en cuántos pobres sacerdotes diocesanos hay que viven martirizados por sus obispos y que podrían integrarse en la prelatura. ¿Y por qué no se pasan ahora a la FSSPX? Por ignorancia o por cobardía. O por no sabemos qué ilusiones…

Si lo vemos desde un punto de vista puramente humano es indiscutible que podría parecer un suicidio, pero si lo vemos desde un plano sobrenatural habría que tener ese valor que tiene el guerrero que se lanza al campo de batalla sin saber si morirá o noo el valor de la manzana fresca que se lanza al cajón de manzanas podridas, sin saber si se pudrirá o no; o el valor del pez pequeño que entra en el estómago del pez grande, sin saber si será digerido o no… Puras ilusiones disfrazadas de virtud y de sentido de lo sobrenatural pero confiando en su comandante que los guiará a la victoriaEl comandante ya ha demostrado muchísimas veces su total ineptitud. Si no le queda claro, Miguel Ángel, vea la entrevista esa en la que el glorioso y valeroso comandante fue barrido por el hebreo Tim Sebastian. La Fraternidad San Pedro, a la que se le vaticinaba sería destruida al poco, lleva ya 25 años en liza, y sin obispos, lo cual es un detalle a tener en cuenta. Claro que hay un “detallito”: esa congregación siempre ha sido liberal.

Se está argumentando mucho que hay miedo a que este acuerdo silencie a la FSSPX, como de hecho ocurre de facto con otros grupos regularizados. Yo, a decir verdad, no tengo miedo de eso porque la repercusión sería poca. Hace 25 años, cuando no había internet, la FSSPX representaba casi la única organización que tenía poder estructural y económico para difundir ideas mediante libros, audios, conferencias. Hoy todo esto se ha relativizado por completo gracias a internet, y pienso que hace ya años que el verdadero peso crítico no lo lleva ni la FSSPX ni absolutamente nadie similar o de la órbita, sino las páginas webs de laicos muchas de ellas con ayuda de sacerdotes a título individual. Más ilusiones: los bloggers laicos reemplazarán a los Pastores. Esta es una, digamos, típica “ilusión-e”, propia de los que creen que ahora todo se define en la web.

Es momento de unidad, momento de ilusión Epa!!!! y sobre todo momento de orar al Espíritu Santo para que nos ilumine a todos en este combateNo, Miguel Ángel: es momento, y siempre lo fue, de luchar por la Verdad, pase lo que pase con la mentada unidad, sin ilusiones, y sin equivocarse ni de bando ni de guerra (que es lo que le tiende a pasar a usted).

Francisco ha traído una gran desolación, pero -y he aquí los caminos insondables del Señor- está consiguiendo unir a muchas personas que están abriendo los ojos ¡Pues que usted los termine de abrir! y que, olvidando viejas rencillas ¡Viejas rencillas! ¡Monseñor Lefebvre, desde 1970, se dedicó a las rencillas!, empiezan a ver a quienes consideraban enemigos hasta hace poco, como hermanos de batalla¿Con Francisco como General en Jefe, Miguel Ángel?

Recemos por ello.

Miguel Ángel Yáñez 


AGREGADOS DE SYLLABUS:

A los excelentes comentarios de NON POSSUMUS sobre las ilusiones de la línea media, agregamos unos pocos comentarios.

pero sí hemos de conceder que los fieles, los simples fieles de a pie que nunca antes han tenido contacto con el tradicionalismo, serían los grandes beneficiados de esta operaciónIlusiones… 
Lo mismo se dijo cuando fue el levantamiento de las excomuniones y el motu proprio. Sin embargo la realidad ha mostrado que la Tradición sigue mal comprendida por los tradiliberales, y que la Fraternidad fue volviéndose más acuerdista y más liberal cada vez, rindiendo sus banderas. Por el contrario, más fieles serán confundidos, dividiendo su lealtad y su adhesión entre Francisco y Mons. Lefebvre, como si se pudieran colocar juntos. Se haría creer que ya no hay estado de necesidad, cuando la situación en la Iglesia es más grave que nunca.
y ello conllevaría como efecto inmediato el que MUCHAS más personas tendrán la posibilidad de acceder a los sacramentos tradicionales y la sana doctrina, pudiendo así salvar más almas que si se siguiera reducido al grupo de fieles habituales. Y después de unos meses o años de estar sometida la FSSPX a Francisco y su banda, ¿qué?

¿Imagina Ud. si le hubiese sido ofrecido a San Atanasio - solo contra el mundo en su defensa de la fe católica- por parte de las autoridades arrianas que copaban la Iglesia, un acuerdo de convivencia con una prelatura, mientras los arrianos continuaban con su enseñanza herética? San Pablo mandó resistir fuertes en la fe, no en las “ilusiones”.

La Fraternidad San Pedro, a la que se le vaticinaba sería destruida al poco, lleva ya 25 años en liza, y sin obispos, lo cual es un detalle a tener en cuentaClaro que hay un “detallito”: esa congregación siempre ha sido liberal.

Si se trata de sobrevivir a como dé lugar, entonces no importa hacer concesiones. Pero si de lo que se trata es que sobreviva intacta la fe, esto es imposible bajo autoridades que tienen otra fe y otra religión.

Es momento de unidad, momento de ilusión Epa!!!! 

Es increíble a dónde llegan los línea media: a tener ilusiones gracias a Jorge Mario Bergoglio, el gran destructor de la fe. Que Yañez se dé una vuelta por la Argentina y le vamos a contar y a mostrar el estado en que ha quedado la Iglesia oficial (y los conservadores) tras el paso de Bergoglio. En definitiva, terminan coincidiendo, por otro camino, con los fanatizados seguidores de Francisco, que dicen cosas como ésta (ellos parecen decir las mismas cosas de Mons. Fellay):

Se trata de que nos subamos a la oleada de ilusión que, de la mano de Francisco, recorre la Iglesia e, incluso, el mundo. Remar con el Papa. Ayudarle, para que la barca de Pedro se dirija, decidida y alentada por el Espíritu, por la fuerza del Concilio y por el proceso sinodal y colegial, hacia una reforma profunda de la Iglesia y de sus relaciones con el mundo”.http://propapafrancisco.com/

Terminamos con unas palabras de Mons. Lefebvre, al cual los acuerdistas parecen desconocer por completo:

Aquel que se forja su propia verdad vive en la ilusión, en un mundo imaginario; crea en su espíritu una película de pensamientos que no tiene más que las apariencias de la realidad. Vivir en lo irreal y, sobre todo, esforzarse en poner en práctica concepciones creadas en su totalidad por un espíritu imaginativo es, ¡desgraciadamente!, la fuente de todos los males de la humanidad. La corrupción de los pensamientos es mucho peor que la de las costumbres...el escándalo de las costumbres es más limitado que el escándalo de los errores. Ellos se difunden más rápidamente y corrompen pueblos enteros”.
(Carta pastoral, Dakar, 26 de marzo de 1961) 


viernes, 24 de febrero de 2017

DESDE ROMA CONFIRMAN LAS INFORMACIONES RECIENTES






LEFEBVRIANOS A CASA

En el Esquilino surgirá el Centro de estudios de San Pío X. Acuerdo cercano. Decisivo el papel del Papa.

Matteo Matzuzzi
24 de febrero de 2017.

Roma. La fractura entre la FSSPX (los lefebvrianos) y la Santa Sede está a punto de ser reparada. El acuerdo por el establecimiento de la prelatura personal -que garantiza una amplia autonomía de gestión y pastoral- ya está próximo. La confirmación de que las lentas y complejas tratativas se encaminan hacia una solución positiva, es la negociación para la adquisición del complejo de Santa María Inmaculada en el Esquilino, a poca distancia del Lateranense. La iglesia neogótica construida a finales del siglo XIX y principios del siglo XX por los Hermanos de la Caridad está flanqueada por un edificio que fue destinado en los años pasados para una escuela elemental y media. Il Foglio se ha enterado que allí surgirá un centro de estudios y, en una segunda fase, se volverá con toda probabilidad la sede de la casa general lefebvriana. Quien aceleró todo esto fue directamente el Papa, a través de Mons. Guido Pozzo, secretario de la pontificia Comisión Ecclesia Dei.

Del 17 al 20 de enero, en Santa Marta, se alojaron Mons. Bernard Fellay (el Superior de la FSSPX), Mons. Alfonso de Galarreta y el asistente general, P. Alain Nély. Las negociaciones fueron presenciadas por la Superiora de las hermanas de la Fraternidad. El P. Nély es la persona encargada de completar la adquisición del complejo.

Que Francisco tenga un papel de primer plano en las negociaciones, no debe sorprender.  Recordó el mismo Fellay que la relación entre Bergoglio y la Fraternidad tiene raíces profundas. "Bergoglio nos conoce desde que estaba en Argentina. En Argentina hay un concordato que permite a los sacerdotes extranjeros obtener permiso de residencia a condición de que lo acepte el obispo local. Teníamos un problema con un obispo que no quería nuestra presencia allí. Entonces, el superior de distrito de América del Sur se entrevistó con el cardenal Bergoglio para exponerle el problema. Su respuesta fue muy clara: 'Es obvio que ustedes son católicos, que no son cismáticos; los voy a ayudar' ¡Y nos ayudó! Se comunicó con Roma. Dirigió al Gobierno una carta favorable a nosotros. Enseguida, ya como Papa, con ocasión del Jubileo extraordinario de la misericordia, concedió a los fieles que “por diversos motivos” frecuentan las iglesias donde ofician los sacerdotes de la Fraternidad, de recibir válida y lícitamente la absolución sacramental de sus pecados. Facultad extendida más allá del período jubilar “confiando en la buena voluntad de sus sacerdotes para recuperar la plena comunión con la Iglesia católica”.

Los problemas, sin embargo, permanecen. Sobre todo en el interior de la variada realidad lefebvriana. La situación es más o menos la de 2012, cuando Mons. Fellay, sorprendentemente, decidió rechazar la mano extendida por Benedicto XVI, no aceptando las condiciones teológicas puestas por Ratzinger para la conclusión positiva de la negociación. Un factor decisivo fue la fisura entre las áreas alemana y francesa de la Fraternidad. Si hubiera sido por los miembros de la primera, la FSSPX ya habría vuelto a la comunión con Roma hace cinco años. Las cuestiones puestas sobre la mesa fueron juzgadas solucionables y no impiden concluir el acuerdo. Los perdedores fueron los franceses, menos dispuestos a llegar a un acuerdo. Fellay parece dispuesto a superar el punto muerto, incluso a costa de pérdidas dolorosas entre sus fieles y sacerdotes.


EL VÍNCULO INDISOLUBLE ENTRE LA SHOAH Y EL VATICANO II – DEL “CASO WILLIAMSON” (2009) AL ACUERDO HOLOCAUSTICO-MODERNISTA (2017)






I

LA NEO-RELIGION HOLOCÁUSTICA MODERNISTA

Abraham H. Foxman (Director de la Liga antidifamatoria de la B´naiB´rith) ha dicho: “El holocausto no es simplemente un ejemplo de genocidio, sino un ataque casi conseguido a la vida de los hijos elegidos de Dios, y por ello a Dios mismo
[1]

Para el judaísmo talmúdico, la shoah tiene un valor religioso porque Israel es el “dios” de la humanidad y Jesús un impostor. Por ello el cristiano no puede desinteresarse de este falso “dogma” (escondiéndose bajo la excusa de que es solo una cuestión histórica de la cual la Iglesia no se ocupa…), lo cual destruiría la fe del Evangelio. Rehusarse a hacerlo significaría renegar implícitamente la unicidad del holocausto de Cristo único Redentor de la humanidad entera.

La Teología católica enseña que el judaísmo es responsable de la muerte del Verbo Encarnado, verdadero Dios y verdadero Hombre. Todos los Padres de la Iglesia (Tradición) fundándose en la Escritura y el Magisterio, que es el intérprete oficial de las dos fuentes (Tradición y Escritura) de la divina Revelación (cfr. Pio XI, Mit brennender Sorge, 1937) lo afirman[2].

El neomodernismo, a partir de la declaración Nostra aetate (1965) ha buscado negar la doctrina del deicidio, contenida en la Escritura y en la Tradición (Revelación Divina) y enseñada por el Magisterio tradicional de la iglesia (oficio de la recta interpretación de la Revelación divina).

El católico que quiere conservar la fe integra y pura, sin la cual es imposible agradar a Dios (S. Pablo, Rom. X, 9), no puede adherir, por el principio evidente de no contradicción, a Nostra aetate y al mismo tiempo a la revelación divina, contenida en la S. Escritura y en la Tradición, interpretada por el Magisterio tradicional.

La Revelación, la Fe, y la Doctrina católica, o se le acepta íntegramente como es y entonces ella abre el camino al cielo si está acompañada de las buenas obras o de la caridad sobrenatural, o por el contrario, si se niega un solo artículo o verdad de Fe, se la rechaza por entero, y entonces se halla el camino para el infierno, porque “sin la Fe es imposible agradar a Dios” (Hbr. XI, 6).

En efecto, o Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre, y por lo tanto el judaísmo rabínico es culpable del deicidio, o por el contrario Israel es Dios y por lo tanto todo atentado contra él y lo que le pertenece es deicida y la nueva religión es aquella de la shoah.  Tertium non datur (no hay una tercera opción). Es imposible tener como tercera tesis la del “judeo-cristianismo”, que es “hacer cuadrar el círculo”, según la cual Jesús se ha dicho Dios, Israel lo es realmente y la shoah es el “Mal absoluto”, otra contradicción en los términos porque el mal es la privación del bien y no es un absoluto.

Cuando Benedicto XVI, en el 2009, ha dicho que para ejercitar el sacerdocio y el episcopado en la iglesia es necesario creer en la shoah (cfr. el “caso Williamson”) no solo ha cometido un gran abuso de poder, sino que ha tomado de manera todavía más radical la falsa vía del judaísmo talmúdico, que diviniza a Israel y niega implícitamente la divinidad de Cristo.

El ambiente católico tradicionalista no ha querido comprender el alcance anticrístico del “caso Williamsom” (sin tener en cuenta la persona del obispo en cuestión), rehusándose a valorar la doctrina que está en juego ahí. No se debe hacer una cuestión personal sino doctrinal: “quien no está conmigo está en contra de Mí” (Mt., XII 30). Ahora bien, sin Jesucristo no se entra en el Reino de los cielos[3].

Vaticano II a la luz de la shoah según Ben Horim

Aunque según el ex ministro de la embajada de Israel en Italia, encargado de las relaciones con la Santa Sede de 1980 a 1986, Nathan Ben Horim (nuevos horizontes entre hebreos y cristianos, Padua, mensajero, 2011), la nueva relación entre judaísmo y cristianismo se debe “a tres eventos: la shoah[4], el nacimiento del estado de Israel y el concilio Vaticano II” (ibídem, p. 11).

En efecto la shoah impondría reflexiones históricas, políticas y morales de enorme alcance, a las cuales nadie -ni siquiera la Iglesia- podría sustraerse. De la shoah (1942-1945), pasando por Nuremberg (1946), nació el estado de Israel (1948) que tiene sobre todo un significado étnico y también normativo-religioso para el judaísmo. De estas reflexiones, morales, políticas, étnico-religiosas (desde que el judaísmo es un pueblo o estirpe que se reconoce con una cierta práctica ética o religiosidad[5]) ha nacido el concilio Vaticano II (1962-1965), que “señala un giro en la historia de la iglesia católica[6]. (…) Uno de los cambios más significativos del concilio ha mirado las relaciones con los judíos, (…) “que siguen siendo todavía muy queridos por Dios” (ivi).

El diplomático israelita admite que “el cambio en la visión cristiana de los judíos, no sería jamás conseguido si no hubiese existido la shoah, Nuremberg y el nacimiento del estado de Israel” (ibídem p. 12). Él define el judaísmo con el trinomio “Torah, Pueblo, Tierra” (ib., p. 107).

El problema del concilio está sustancialmente ligado a la judaización del cristianismo (Nostra aetate, 28 octubre 1965) y está indisolublemente ligado a aquel de la shoah. Quien no quiere admitirlo, o es incapaz de ver la realidad o no quiere admitirla porque no le agrada.

El judaísmo talmúdico quiere la capitulación de la FSSPX

El 16 de septiembre del 2011 -según el rabino Levi Brackman- algunos grupos judíos especialmente estadounidenses (Abraham Foxman director del ADL del B´naiB´rith y el rabino David Rosen del America Jewish Committee) “han expresado su preocupación de que el Vaticano podría volver a poner en discusión 40 años de progreso en las relaciones judeo-católicas”[7]Ellos por tanto advierten que Nostra aetate 4 y Lumen Gentium 16 (“los dones de Dios –Antigua Alianza– son irrevocables”) “no pueden ser puestos en discusión y dejados al libre arbitrio”.  Si lo fueren, el dialogo judeo-cristiano cesaría.

HUMILDAD




“Ser humilde es desear la estima de Dios y despreciar la de los hombres. “Ama ser ignorado y tenido por nada”: por lo tanto debemos trabajar por negar toda influencia sobre nuestro corazón a palabras como “promociones”, “popularidad”, “estima”, y otras fórmulas hechas de este género. Cristo fue contado entre los malhechores: ¿por qué nosotros queremos tanto ser contados entre los mejores?”.


Padre Edouard Pope, “Carta a los sacerdotes”.

miércoles, 22 de febrero de 2017

COMENTARIOS ELEISON - POLITICA DEMIGRACIÓN




Número DI (501)
18 de febrero de 2017

Política de Migración

Mons. Williamson




¡Que Blancos y Musulmanes peleen en guerra mortal!
Luego, como antes no pudimos, podemos gobernar.

Discutiendo una semana después en la televisión húngara el mal comportamiento de los inmigrantes en Colonia al final del año pasado, un otrora político y líder economista de Hungría, el Dr. László Bogár, intentó descubrir las raíces del problema de la invasión migratoria, que continúa en Europa, ver – youtu.be/TKpe4swiVOc. Su análisis de las raíces políticas va tan lejos como la opinión pública le permite ir al nombrar el Innombrable Poder Global detrás de la invasión, pero él para nada se acerca a las raíces religiosas, las cuales son decisivas. Sin embargo, hoy en día ¿quién piensa todavía que la religión cuenta para algo en el mundo? Es de esperar que los lectores de estos “Comentarios” puedan tanto concebir que este ponzoñoso Poder existe, así como que la verdadera Iglesia Católica es la única que puede neutralizar la ponzoña. He aquí en bastardilla el análisis del Dr. Bogár, acortado y adaptado:

Un Poder Global desea aniquilar todo lo que es humano, todo lo que tiene dignidad. Y como el Hombre Blanco Europeo todavía posee demasiado de esto, ese Poder quiere aniquilar al Hombre Blanco Europeo. Por consiguiente está bombeando hacia Europa una masa de inmigrantes extranjeros con la ayuda de recursos gigantescos. Pues ciertamente debería ser obvio a cualquiera con una pizca de sentido común que para el relativamente rápido bombeo de millones de personas a través de miles de kilómetros, cierto número de cosas son necesarias.

En primer lugar, para financiar la operación, digamos un mínimo de diez billones de dólares. En segundo lugar, para dirigir y controlar tal bombeo, un mínimo de unos pocos miles de agentes estrictamente secretos, y si alguna vez una luz ocasionalmente alumbró esta hábilmente disfrazada operación, entonces, en tercer lugar, los medios de comunicación se necesitaban para reparar el disfraz a toda velocidad. En cuarto lugar, para organizar la operación, la completa colaboración del sindicato global del crimen era indispensable con sus decenas de miles de traficantes de seres humanos para manejar a los inmigrantes. Y, finalmente, era necesaria la cínica colaboración de los políticos Europeos en la cima, tales como el Primer Ministro Británico que nos visitó aquí hoy y los líderes de Francia y Alemania, todos los cuales participaron del mismo modo en la destrucción de Libia y Siria. Además de crear el caos, estos líderes han orgullosamente anunciado que lo están haciendo en nombre de Europa, de la cultura Occidental, de la democracia. He aquí los verdaderos culpables del horror que recién vimos en Colonia y algo me susurra que esto es sólo un débil preludio de algo mucho más siniestro . . .

UN INSULTADOR SERIAL





Bergoglio sigue con sus ataques sibilinos a los Mandamientos y acaba de introducir una distinción desconocida-al menos para mí-entre lo que sería la sustancia y la formalidad. Si tuviese que intentar explicarlo, yo diría que está buscando es privilegiar de manera absoluta y excluyente el papel de la conciencia, aumentando la confusión originada por Amoris laetitia. Pero de eso espero ocuparme en otro momento. Hoy interesa conocer la equiparación que hizo entre el “homicidio efectivo” y las “palabras injuriosas” que “se ponen en la misma línea” y “revelan la misma malevolencia” del asesinato:

“Con respecto al mandamiento “no matar”, Él (Nuestro Señor Jesucristo) afirma que es violado no sólo por el homicidio efectivo, sino también por aquellos comportamientos que ofenden la dignidad de la persona humana, incluidas las palabras injuriosas (Cfr. v. 22). Ciertamente, estas palabras injuriosas no tienen la misma gravedad y culpabilidad del asesinato, pero se ponen en la misma línea, porque son sus premisas y revelan la misma malevolencia. Jesús nos invita a no establecer una jerarquía de las ofensas, sino a considerarlas todas dañinas, en cuanto movidas por la intensión de hacer el mal al prójimo. Y Jesús da el ejemplo. Insultar: pero, nosotros estamos acostumbrados a insultar, es como decir “buenos días”. Y esto está en la misma línea del matar. Quien insulta al hermano, mata en su propio corazón al hermano. Por favor, ¡no insultar! No ganamos nada…”


Notable es que Bergoglio pida “Por favor, ¡no insultar” porque es la misma persona que no se ha cansado de insultar e injuriar a todos los que no están de acuerdo con él. Y los amigos de “Opportune e importune” se han tomado el trabajo de catalogar las muchas imprecaciones que les ha destinado a los osados que se han atrevido a disentir, sea por hechos reales o presuntos:

“Viejas comadres - Fomentadores de la coprofagia – Especialistas del Logos - Desgranadores de rosarios – Funcionarios - Absorbidos por sí mismos – Neopelagianos – Prometeicos – Restauracionistas - Cristianos ideológicos – Pelagianos – Llorones - Cristianos inflexibles - Modernos gnósticos - Cristianos líquidos - Cristianos superficiales - Esclavos de la superficialidad - Momias de museo - Príncipes renacentistas - Obispos de aeropuerto - Cortesanos leprosos – Ideólogos - Caras largas - Caras de funeral – Gnósticos - Obispos carreristas – Huraños – Autoritarios – Elitistas - Pesimistas denunciadores y desilusionados - Cristianos tristes - Cristianos con la cara de pepinillo en vinagre - Infantiles, temerosos de bailar y de gritar, miedosos de todo - Que buscan certeza en todas las cosas - Cristianos alérgicos a la predicación - Cristianos cerrados, tristes, enredadores, que no son cristianos libres - Cristianos paganos - Pequeños monstruos - Cristianos derrotados - Cristianos papagayos - Cristianos que repiten el Credo como papagayos - Cristianos con la fe aguada - Cristianos sin esperanza - Tiradores de la Inquisición - Ideólogos de lo abstracto – Fundamentalistas - Sacerdotes untuosos e idólatras - Adoradores del dios Narciso - Sacerdotes vanidosos y mariposones - Cristianos con el corazón agusanado - Religiosos que tienen el corazón amargo como vinagre - Promotores del veneno de la inmanencia - Cerrados en la formalidad de un oración gélida, avaros - Estériles en su formalismo - Gente vieja y nostálgica de estructuras y usos que no vivifican más el mundo de hoy - Jóvenes maniáticos de la moda - Cristianos de pastelería - Turistas existenciales - Cristianos anestesiados - Cristianos hipócritas interesados solamente en su formalismo - Enfermos de pereza - Cristianos perezosos - Personas sin luces, deprimentes – Egoístas – Autorreferenciales - Cristianos veletas - Agusanados en el corazón - Débiles hasta la pudrición - Con el corazón negro - Cristianos de corazón débil - Cristianos enemigos de la cruz de Cristo - Caviladores moralistas - Contemplativos distantes”.


Esta manía insultadora exhibe la rabia profunda que Bergoglio experimenta cada vez con mayor frecuencia, desequilibrado psicológicamente como está por su insana pasión por el poder.

Tengamos presente que se trata de un incontinente verbal que no tiene reparos morales en descalificar e injuriar, para después presentarse como el adalid de la misericordia. Lo será, pero de la boca para afuera. Que lo digan, si no los Franciscanos de la Inmaculada o el Cardenal Burke.

Pronostico que la ristra de improperios se alargará, a medida que Bergoglio no las tenga todas consigo. En buena hora, sea así.