sábado, 22 de noviembre de 2014

MONS. FELLAY: CARTA A LOS AMIGOS Y BIENHECHORES N° 83


Carta a los Amigos y Bienhechores n° 83






NOTA: nuestros comentarios aparecen en color rojo.

21-11-2014

Resumen: Mientras el estado de la Iglesia continúa deteriorándose, Mons. Fellay recuerda la visión casi profética que el futuro Benedicto XVI tenía del futuro de la Iglesia, hace ya 17 años.

En medio de este desastre, la Fraternidad continúa desarrollándose y trabajando por la santificación de las almas, prestando atención especial a la familia cristiana, a los colegios católicos, a los ejercicios espirituales de San Ignacio y por sobre todo a la formación y santificación de los sacerdotes.

Queridos amigos y bienhechores,

Hace ya 17 años, el futuro Benedicto XVI presentaba su visión del futuro de la Iglesia: entonces parecía muy pesimista. Preveía una tal fragmentación del Cuerpo Místico que quedaría reducido a un conjunto de pequeños grupos aún vivos, pero en medio de una decadencia generalizada.

“Tal vez debemos decir adiós a la idea de una Iglesia que reúne a todos los pueblos. Puede ser que estemos en medio de una nueva era de la historia de la Iglesia, constituida de un modo totalmente diferente, donde el cristianismo existirá más bien bajo el signo del grano de mostaza, en pequeños grupos aparentemente sin importancia, pero que vivirán intensamente para luchar contra el mal y sembrar el bien en el mundo…” [1]

“Se parecerá menos a las grandes sociedades, será más bien la Iglesia de las minorías, se perpetuará en los pequeños círculos vivos, donde gente convencida y creyente actuará según su fe. Pero es precisamente de ese modo que volverá a ser, como dice la Biblia, «la sal de la tierra»” [2]. 

¿Mons. Fellay no tiene nada que decir acerca de la responsabilidad del mismo Ratzinger en esta crisis? ¿Él es sólo un "buen profeta"?

Visión desastrosa del futuro de la Iglesia

¿Esta visión es fruto de la sagacidad personal del cardenal Josef Ratzinger, o se inspira en otra fuente, como el secreto de Fátima? Sólo él puede saberlo. De todos modos, gradualmente y sobre todo después del Concilio, aunque "estamos de acuerdo con el 95% de él"..., asistimos a la lenta desaparición de la Iglesia tal como se presentó durante al menos 1.500 años, es decir como una sociedad que impregnó profundamente toda la vida humana y todo el cuerpo social, procurando formar un todo profundamente armonioso con lo temporal, incluso si el poder temporal a menudo trató de avanzar sobre el poder espiritual de la Iglesia. Desde la Revolución francesa estamos viendo no solamente la desaparición de los dos poderes, sino también una voluntad incesante de combatir y de reducir la influencia tan beneficiosa de la Iglesia sobre la sociedad humana¿"Influencia beneficiosa de la Iglesia sobre la sociedad humana"? ¿Así que la Iglesia es sólo eso, un beneficioso complemento de la sociedad civil? Es lo que Mons. Fellay da a entender, y ésta es una concepción típicamente liberal. Los antiliberales, por el contrario, sostienen que la Iglesia es el alma de la sociedad civil (como enseña León XIII en "Libertas"), no un mero aditamento útil. Compárese el modo ambiguo con que Mons. Fellay se expresa acerca de la relación entre la Iglesia y la sociedad civil, con estas contundentes palabras del P. Philippe en su "Catecismo de la Realeza Social de Jesucristo": "la consecuencia inmediata de la condición creada de toda sociedad es la dependencia necesaria, absoluta, completa, de toda sociedad y de todo orden social establecido, como de todo orden social posible, respecto de Dios. (...) Todo lo que existe fuera de Él, ha sido creado por El y depende de Él con una dependencia suprema y absoluta. Él es el único que tiene autoridad y poder enteros sobre todas las cosas. No sólo todo depende de Él, sino que todo debe volver a Él como a su único fin último. En pocas palabras, todas las Sociedades, Naciones y Estados deben ordenarse a Él como a su Creador y Fin Supremo". Desde el postconcilio, con la disminución espantosa del número de las vocaciones sacerdotales, con la pérdida de cientos de miles de religiosos y religiosas que habían entregado su vida por Dios y el prójimo, esta presencia de la Iglesia en los colegios, en los hospitales, en la vida social y política, prácticamente ha desaparecido. De nuevo: la Iglesia es una gran organización de beneficencia, la más importante de todas, pero no más que eso... No se toma ninguna medida seria para frenar esta desaparición catastrófica de la Iglesia de la sociedad. Nuevamente: según Monseñor Fellay, la catástrofe consiste en el daño que sufre la sociedad civil por el retroceso de la Iglesia, no la misma autodemolición de la Iglesia. Ha quedado reducida a la sacristía. Y lo que es aún peor, en los países donde la Iglesia había prodigado sus beneficios Idem..., en países que antaño se llamaban cristianos, incluso las iglesias y las sacristías están vacías… Ya no estamos tan lejos de la visión casi profética del cardenal Ratzinger.

Pero a estos elementos exteriores se agregan otros, propios de la vida interna de la Iglesia. Son las señales de una debilidad ante un enemigo ya no exterior, sino a partir de ahora interior¿Recién "ahora"? Llevamos más de 50 años con ese problema, Monseñor, con una quinta columna de herejes modernistas que usurpan la Jerarquía... Se disuelven cada vez más claramente la unidad de la fe y la unidad de gobierno en la santa Iglesia; en cuanto a la unidad litúrgica, con las aperturas realizadas por la nueva misa en la dirección a la “creatividad”, sobre todo con la multiplicación de las oraciones eucarísticas, hace ya tiempo que voló en mil pedazosNótese el cuidado excesivo que tiene el Obispo cuando se refiere a la misa nueva. Es que él mismo la ha llamado "legítima" y por eso ahora no puede denominarla, "rito bastardo", como con precisión y con auténtico celo de Dios dijo Mons. Lefebvre. En lo referente a la moral, el último Sínodo sobre la familia es una trágica manifestación de la proliferación de opiniones contradictorias que reina en este ámbito, y que la autoridad parece ya no poder contener, cuando no es ella misma la que las favorece… Tibio comentario.

En medio de este desastre, señalado por muchos observadores, nadie duda que nuestra modesta Fraternidad aparece como “un pequeño grupo aparentemente sin importancia, pero que vive intensamente para luchar contra el mal y sembrar el bien en el mundo…” Cada vez menos y hasta que Monseñor  Fellay la termine de hundir. Si por una parte nos duele profundamente ver a la Iglesia desfigurada, por otra, cantamos todos los días el Magnificat por las maravillas que el Todopoderoso nos permite realizar todavía. Luego, según Monseñor, no hay dos iglesias: la "iglesia conciliar" y la Iglesia Católica. No hay una "iglesia" falsa que es como un parásito y un tumor maligno en otra que es la Iglesia verdadera. No hay una Iglesia desfigurada y otra "iglesia" desfigurante. No hay una Iglesia que debe ser amada y defendida y otra "iglesia" que deber ser aborrecida y combatida. Y por eso busca el acuerdo con Roma...

Leer el resto de la carta acá.


SUPERIORE ANNO - EXHORTANDO OTRA VEZ AL REZO DEL SANTO ROSARIO - PAPA LEÓN XIII



Superiore Anno
De LEÓN XIII

Exhortando otra vez al rezo del Santo Rosario
Del 30 de agosto de 1884


I.- Acatamiento de instrucciones anteriores

El año antecedente, como todos sabéis, decretamos por Nuestra Carta Encíclica que en todos los lugares del Orbe Católico, y para impetrar el celestial auxilio en las tribulaciones de la Iglesia, se celebrase el rezo solemne del Santísimo Rosario a la gran Madre de Dios en todo el mes de Octubre. En lo cual siguió Nuestro juicio el ejemplo de Nuestros Predecesores, que en los tiempos difíciles para la Iglesia, recurrieron a la Virgen Augusta, con singulares actos piadosos y acostumbraron a implorar su auxilio con reiteradas preces. Aquella Nuestra voluntad fue en todos los puntos obedecida con tanto ardimiento y concordia de las almas, que brilló claramente cuanto entusiasmo de piedad y Religión existe en el pueblo cristiano, y cuanta y universal esperanza pone en el patrocinio de la Virgen María.

II. Perseverancia en el rezo del Santo Rosario

Por lo que subsistiendo las causas que Nos impulsaron, según dejamos dicho, a excitar la piedad pública el año anterior, encaminamos Nuestra solicitud también en este año a exhortar a los pueblos cristianos, a que en la misma forma de oración que se llama Rosario Mariano, permanezcan perseverantes invocando el patrocinio de la Gran Madre de Dios. Como sea tanta la obstinación en los propósitos de los enemigos del nombre cristiano, conviene que no sea menor en sus defensores la constancia de voluntad, para que supuesto el celestial auxilio y por la bondad de Dios, sea fructuosa Nuestra perseverancia. 

Conviene recordar el ejemplo de Judit, tipo de la Virgen pura, por cuyo medio, reprimida la impaciencia de los hebreos, quiso Dios que en el tiempo designado a su arbitrio, fue liberada la oprimida ciudad. Y también el ejemplo de los Apóstoles, que esperaron, perseverando unánimes en oración con la Madre de Jesucristo, los grandes dones del Espíritu Paráclito, que les había sido prometido.

Nuevas intenciones

Pues se trata ahora, en los momentos presentes de una cosa ardua y grande, de humillar en sus tiendas a un enemigo antiguo y formidable en la fuerza exaltada de su poder; de vindicar la libertad de la Iglesia y de su Cabeza; de conservar y defender los principios descansa la seguridad y salvación de la sociedad humana.

Debe procurarse, que en estos luctuosos tiempos para la Iglesia, se conserve la piadosa y devota costumbre de rezar el Rosario de la Virgen María principalmente porque esta oración está compuesta de modo que Nuestra mente recorra todos los misterios de Nuestra salvación, y es muy provechos para fomentar el espíritu de piedad.

Y por lo que atañe a Italia, necesario es ahora con mayor motivo implorar con las preces del Rosario el poderoso patrocinio de la Virgen, por lo mismo que pega sobre Nosotros una nueva calamidad. El cólera asiático, franqueados los términos ordinarios de su naturaleza por permisión divina, se extendió por importantes puertos de Francia, invadiendo luego regiones de Italia.

Preciso es acudir a María, a aquella que justamente la Iglesia llama salud, auxilio y protección, a fin de que propicia a las plegarias que le son agradables, se digne otorgarnos el implorado socorro, y nos libre del impuro contagio.

III. Rezo en el mes de Nuestra Señora del Rosario

Por lo que aproximándose el mes de Octubre, en el cual se celebra en el Orbe Católico la fiesta de Nuestra Señora del Rosario, establecemos y preceptuamos lo mismo que el año precedente. Decretamos y mandamos que desde el 1º de Octubre hasta el 2 de Noviembre, en todos los templos y capillas dedicados a la Madre de Dios, o en las que elija el Ordinario, se recen al menos cinco decenas del Rosario y las letanías; si es por la mañana, se rezarán durante la misa; si es después del mediodía, se expondrá el Santísimo a la adoración de los fieles y se verificará la aspersión según las rúbricas. Deseamos que las Cofradías del Santísimo Rosario, en todas partes donde las leyes lo consientan, salgan en procesión solemne por las calles, haciendo pública profesión de fe.

Las indulgencias concedidas

Para que la piedad cristiana obtenga las celestiales gracias del Tesoro de la Iglesia, renovamos las mismas indulgencias concedidas el año pasado. Por lo cual a todos los que asistieren en los días referidos al rezo público del Rosario y rogaren por Nuestra intención, y aquellos que impedidos por causa legítima hicieran esto en particular, concedemos, por cada vez una indulgencia de siete años y siete cuarentenas.

A los que en el tiempo mencionado practicasen estos ejercicios diez veces al menos, sea públicamente en las iglesias, sea si hay justos motivos, en el recinto de su casa, y expiadas sus culpas en la confesión, recibieren la Sagrada Comunión, otorgamos del Tesoro de la Iglesia indulgencia plenaria. Y esta misma indulgencia plenaria concedemos a los que en el mismo día de la fiesta de la Virgen del Rosario o en alguno de los ocho siguientes se lavasen de sus culpas y acudieran al celestial convite, y de igual modo orasen por Nuestra intención en alguna Casa de Dios, y rogasen a su Madre Santísima.

Finalmente, queriendo atender también a todos los que se dedican principalmente en este mes de Octubre a las labores agrícolas, concedemos que a éstos pueblos puedan ser diferidas las prescripciones y las indulgencias a los meses siguientes de Noviembre y Diciembre, según el prudente arbitrio de los Ordinarios.

IV. Exhortación y conclusión.

No dudamos, Venerables Hermanos, que han de responder a Nuestros cuidados frutos lozanos y abundantes, principalmente si lo que Nos plantamos y riega vuestra solicitud, recibe del mismo Dios gracias abundantes para su desarrollo. Por cierto tenemos que el pueblo cristiano, oyendo Nuestra Apostólica Autoridad, dará en el presente como en el pasado año, amplio testimonio de su fe y piedad.

Sea propicia la Celestial Patrona invocada por las preces del Rosario, y Dios, oyendo sus ruegos, haga que quitada toda diferencia de opinión y restaurada la cristiana doctrina en todas las partes del orbe terrestre, obtengamos de Dios la suspirada tranquilidad de la Iglesia. Esperando este beneficio, concedemos a vosotros, a vuestro Clero y a los pueblos confiados a vuestra solicitud la Bendición Apostólica


Dado en Roma, junto a San Pedro, el día 30 de agosto del año 1884, año séptimo de Nuestro Pontificado. León XIII

viernes, 21 de noviembre de 2014

21 DE NOVIEMBRE - PRESENTACIÓN DE LA SMA. VIRGEN MARÍA




Oh Dios, que quisiste que la bienaventurada siempre Virgen María, sagrario del Espíritu Santo, fuese hoy presentada en el Templo: haz que, por su intercesión, merezcamos nosotros ser presentados en el templo de tu gloria. Por Jesucristo N.S. Amén

(Oración Colecta de la Misa)

jueves, 20 de noviembre de 2014

EL PADRE CASTELLANI Y LA SALETTE





La Saletta: aparición de la Virgen en 1846 a dos pastorcitos de poca edad, 15 y 11 años, Melania y Maximino, en una áspera y desolada montaña de los Alpes franceses. Produjo una conmoción inmensa en Francia. Y la gran mayoría del clero francés se puso en contra, probablemente porque denunciaba crudamente la corrupción, el fariseísmo o mundanismo de los sacerdotes. Esta reprensión al clero se publicó empeorada, según parece. León Bloy se constituyó en defensor impetuoso de la pastora. Hizo dos peregrinaciones a La Saletta a los 34 y a los 67 años y escribió sobre ella dos libros “La que llora” y “El simbolismo de la aparición”; este último publicado póstumo y con muchos errores. Bloy aceptó de planta todo lo que Melania dijo -o le atribuyeron- y no se metió con el problema teológico de cómo la Virgen Santísima –que actualmente está en el cielo, en la visión beatífica- puede decir con verdad ahora que sufre y que llora; ahora, no en tiempo de su vida mortal, porque dijo “hace un tiempo que estoy llorando por vosotros”.
El secreto de Melania, hecho público 10 años después de la aparición, contiene profecías que no sucedieron, claramente al menos; y la descripción de una serie de castigos y catástrofes, algunas extravagantes, que no se han cumplido, “pero que se habrán de cumplir” dice el profesor Mirakles. Pero han pasado más de 100 años ya y no se han cumplido. Por ejemplo: París será destruido y Marsella tragada por el mar. Por lo demás, la destrucción de París, “tal que se  podrá arar encima”, como dijo el Pbro. Souffraud (1775-1828) y otros, fue prometida por una cantidad de monjitas videntes del siglo XIX y XVIII; y por Don Bosco (?).
No se verificó en ninguna de las dos Grandes Guerras. La escapatoria, es decir que era una profecía condicional y que París y toda Francia hicieron penitencia y plegaria, librándose así de la amenaza conminatoria, como Nínive en tiempo de Jonás. Es pobre evasiva, pues, de ese modo, se podrían justificar todas las profecías incumplidas, aún las más extravagantes. Se puede decir que eran condicionales y, por ende las profecías privadas perderían todo su valor. Algunas son condicionadas explícitamente, entonces sí, no hay duda; como estas de Garabandal.
Los dichos de Melania Calvet que, cuando tuvo la aparición no sabía leer ni escribir, ni hablar francés (hablaba  dialecto), no pueden ser autenticados críticamente. El secreto publicado 10 años después, fue remodelado  por los que lo oyeron de sus labios. Las narraciones de la aparición, que ella y Maximino contaron  (siempre concordes), lo mismo: fueron escritas por otros. No sabía escribir; y una larga autobiografía de su infancia, que dictó a los 67 años por orden de su confesor, está mechada de cosas inverosímiles y aún extravagantes. La memoria de una anciana de 67 años transfigura los recuerdos de infancia –los recuerdos de los tres o cuatro años-, por donde ella empieza su autobiografía. Y en ese tiempo, ya había leído una cantidad de libros de místicos, cuya terminología, y quizás, cuya reminiscencia, usa.
En suma, no nos han llegado textos fidedignos; pero León Bloy los traga enteros.
Estando yo en Roma, en 1931, un benedictino alemán publicó un artículo deshaciendo La Saletta con principalmente, el argumento de que Melania fue una monja vulgar y silvestre, de mal carácter, y no una santa; y Maximino, adulto, se volvió un borrachín. No prueba nada. La primera imputación es calumniosa, pues Melania murió en olor de santidad. Y las dos cosas son vanas, pues nadie ha dicho nunca que un profeta tiene que estar confirmado en gracia. Al contrario, ha habido profetas pecadores, como por ejemplo, el profeta Balaam, el que tuvo una burra que hablaba –patrona de las poetisas argentinas-. No digo todas, má buona parte.
Hoy día La Saletta como santuario ha caído, Lourdes lo ha tapado. Hay allí un grupo de sacerdotes llamados Los Capellanes de La Saletta y van algunas peregrinaciones de devoción sin que se produzcan curaciones prodigiosas. Así lo encontró León Bloy en 1879 y se irritó sobremanera, lo cual no le costaba mucho.
León Bloy fue un buen cristiano y un gran escritor. Eso no se puede discutir. Todo lo demás es discutible en él, incluso este juicio mío que escribí, hace muchos años, al leer el excelente libro de St. Fumet: “La mission de León Bloy”: “Fue, a mi ver, un místico frustrado, toda la vida en la noche oscura del sentido, con una evidente neurastenia de Beard (una neurastenia contenida) lo cual no significa nada, si “la enfermedad es el estado normal del cristiano”, como decía Pascal. Decir que es un semi-santo medio demente es erróneo, por demasiado simplista. Es más complicado que eso. Mas decir que fue un santo por un lado y un demente por el otro, es peor todavía. Pero decir con Raymond Barbeau que fue un “profeta luciferino” (título de un libro de este escritor francés) –que fue un perverso, un apóstata y un demoníaco, sacrílego, es puro disparate- “Abominable, y a fondalmente demoníaco, es el profeta de Lucifer”, escribe Barbeau. Y es él, más bien, quien parece demoníaco”.
Hasta La Saletta llega el libro del profesor Mirakles, después viene Lourdes.


 P. Leonardo Castellani – Las profecías actuales, Cruz y Fierro editores, Buenos Aires, 1966.


miércoles, 19 de noviembre de 2014

HACIA EL ACUERDO: "CORDIAL VISITA" DE SACERDOTE CAMPEÓN DEL ECUMENISMO A LA FSSPX DE MANILA. EL P. NELY ESTUVO PRESENTE.



CORDIAL VISITA A LA IGLESIA NUESTRA SEÑORA DE LAS VICTORIAS DE LA FSSPX



  
La foto de grupo después de la cordial visita de Noviembre 18, 2014 a la iglesia Nuestra Señora de las Victorias de la FSSPX. En la foto están el Sr. Robertson Poblete (Presidente de la CFD Manila), el Padre Thomas Onoda (FSSPX), el Padre Carlos Reyes (CBCP-ECID & MEIFA), Padre Allan Nely (Asistente del Superior General de la Fraternidad), Padre Emerson Salvador, Padre Michael Fortin, Hermano Andre Demafelis, Hermano Hyacinth Pereño.

El Padre Nely estuvo presente en la reunión del 23 de septiembre de 2014 entre Monseñor Fellay y el Cardenal Muller.

Nos enteramos que Monseñor Williamson ya no forma parte de la Fraternidad. Si bien nuestras relaciones con la Fraternidad no están en la competencia de CBCP-ECID (Nota del blog: Comisión Episcopal para el diálogo interreligioso de la Conferencia Episcopal de Manila), yo creo que tender la mano a la Fraternidad cae dentro de mi obligación como sacerdote católico. Algunos asuntos canónicos se trataron durante la reunión. Voy a referírselos al Presidente del CBCP, Arzobispo Sócrates Villegas y al Cardenal Orlando Quevedo, jefe de la Doctrina de la Fe del CBCP.

- P. Carlos Reyes


¿QUIÉN ES EL P. CARLOS REYES, AUTOR DE ESTA NOTA?


-Secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de diálogo interreligioso de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas.http://www.cbcpnews.com/cbcpnews/?p=42217

-Organiza foros interreligiosos, afirmando que cada persona tiene el derecho de elegir su religión.
http://www.cbcpnews.com/cbcpnews/?p=42213

-Encabeza foro cuyo anfitrión fue el budista Miao Jing.https://twitter.com/santegidiophils/status/521503525189074945


-Formó grupo ecuménico con 150 líderes religiosos de las principales religiones mundiales


El Padre Reyes (centro) junto a los 150 líderes religiosos en el templo Fo Guang Shan Mabuhay 


EL PADRE CASTELLANI Y LAS PROFECÍAS PRIVADAS





“Profecías privadas. Las conocemos, hoy día hay muchas. Siempre las ha habido. Éstas son de índole sobrenatural, cuando no son falsas. De cada cien revelaciones privadas, una sola es auténtica, dijo San Pablo de la Cruz, fundador de los Pasionistas. Muy exagerado, evidentemente ¿no? Demasiado poco. Pero la verdad es que de las modernas, la Iglesia solamente ha aprobado las de Lourdes y de Fátima, y eso indirectamente, y alguna otra que en Bélgica fue aprobada por los obispos diocesanos Estas profecías son proferidas para consolar al pueblo cristiano en una coyuntura dada, o para prevenirlo o para amonestarlo. Son parciales y locales. Si no tienen nada contra la Fe, la Iglesia suele guardar reserva y no pronunciarse.(1) Algunas se revelan como fraudes, tal los escritos de la Madre Raffo que se propagaban mucho cuando yo era muchacho. Otras como engaños subjetivos, tal como los prodigios del Cristo de Limpias en España, otras de dudosa autenticidad como las profecías de los Papas de San Malaquías, otras caen pronto en el olvido sin pena y sin gloria tal como La Saleta, tan ruidosa en su tiempo (2)Nadie está obligado a creer en una revelación privada, aunque estemos obligados a no despreciarlas. ‘No despreciéis las profecías’ como dice San Pablo (3). Y cuando las creemos, las creemos con fe humana, no con fe divina".



La Gran Ramera es Roma, dicen triunfantes los protestantes, aunque no todos (4). Porque el Ángel mismo le dice a San Juan que la mujer impía representa a una gran ciudad que está sobre Siete Colinas... como Roma. Pero la cuestión es que el Ángel después le explica al Profeta que las siete colinas representan siete reinos. Anteriormente dije que esta mala mujer representa al Capitalismo, pero no solamente al Capitalismo, sino también una religión falsa y abominable nacida bajo las alas del Capitalismo. Sea una nueva religión, sea el mismo Cristianismo adulterado, como interpreta Lacunza (de la Roma Pagana), y por lo cual prohibieron su libro. Que la Roma pagana, que San Juan tenía antes los ojos, haya sido el modelo de esta pintura, es más que probable. Pero que la pobre Roma actual sea eso, es disparateQue una Roma futura, potente y corrompida, sea, al fin del siglo, la capital del Anticristo, es cosa que muchos dicen y yo no creo. Me parece que la capital del Anticristo será Jerusalem. ¿De dónde sacamos esto? Está claro en el texto. El profeta describe a la Ramera como un gran emporio comercial, por cierto un puerto de mar, que domina en el mundo entero, que gobierna el comercio internacional, que enriquece a los que la sirven, que se gloría de que ni Dios le puede hacer nada, y que anda borracha de la sangre de los mártires y ofrece a todas las gentes el vino de la ira de su fornicación’, como dice el profeta con una metáfora rara que evidentemente designa una corrupción religiosa. Pues en ella se halló la sangre de los mártires y los santos que fueron muertos en la tierra, prosigue el profeta, es decir que ha heredado toda la responsabilidad de todos los que han sido degollados por Cristo. El cardenal Newman dice que puede ser una Roma futura, o también varias grandes ciudades capitalistas como Londres, Nueva York, Roma... y Buenos Aires, puerto de mar. O bien simplemente un símbolo del sistema capitalista, donde quiera que se asiente. El caso es que el profeta la pinta comerciando con toda clase de mercaderías, incluso el trigo, esclavos y almas de hombres, como llamaban los rusos a los esclavos; almas les llamaban. Y enumera toda clase de mercaderías, el profeta, piedras preciosas, cosas de lujos y toda clase de lujos. Y gobernando a los capitanes y dueños de navíos, por eso parece que es un puerto de mar, que ponen el grito en el cielo cuando la ven caer. Y caerá y será incendiada en una hora, dice tres veces el texto, lo cual no era posible antes pero lo es ahora con la bomba atómica. En un lugar dice en un día, y en otras tres partes dice destruida en una hora’.

(…)

La solución más probable a este lío es que el Anticristo restaurará el Imperio Romano, que era el último de los siete, y así será octavo y séptimo a la vez; y estaba muerto y revivió. Esa es la opinión común de los santos padres. Como ven, no parece que estemos muy cerca de eso. ¿O sí? Hoy día hay un movimiento muy fuerte, los Oneworlders o mundialistas, que propicia la restauración del imperio de Augusto y Nerón, en forma de una confederación mundial, sin Jesucristo.

La Profecía y el Fin de los Tiempos
Conferencias dictadas por el R.P. Dr. Leonardo Castellani, SJ,
en la Iglesia del Socorro – Buenos Aires, 6 de Junio al 18 de Julio 1969


Notas Syllabus:

(1)Contrario a esta reserva enseñada por la Iglesia, varios imprudentes blogueros e internautas que actúan como si fueran teólogos o cosa parecida -algunos de ellos sacerdotes- se han lanzado con razonamientos obtusos, confusos, absurdos, discutibles o contradictorios a literalmente destruir las posibles revelaciones de una vidente en relación a la FSSPX y el pedido de Ntra. Sra. en Fátima, dadas a conocer por Mons. Williamson en su columna semanal, sin que nada hubiera en ellas contra la Fe. Leamos, por ejemplo, atentamente este párrafo del CE 380: "Así, dado el respaldo de Nuestra Señora, la primer Cruzada fue un éxito inesperado tanto en el número de rosarios rezados por los fieles como en el cumplimiento por parte del Papa Benedicto XVI del deseo largamente esperado por Monseñor Fellay mediante la declaración en su Motu Proprio de Julio de 2007 que la Misa Tridentina nunca había sido abrogada". No dice que el motu proprio haya sido “un éxito”. Lo que correctamente califica de “éxito” es la cantidad de rosarios obtenida y el hecho de que se haya declarado que la misa tridentina jamás fue abrogada. ¿Acaso hay algo contra la fe en declarar eso? Ciertamente, ni Mons. Williamson, ni la vidente, ni la Sma. Virgen se complacen en aquellas cosas que sí se oponen a la fe en el motu proprio, como por ejemplo, el calificar a la misa tridentina de rito extraordinario y al “rito bastardo” de la misa nueva de ordinario, así como las restricciones impuestas para la celebración de la misa tridentina.

(2) A raíz de la tan famosa  y difundida como muy dudosa frase “Roma perderá le fe y se convertirá en la sede del Anticristo”, los sedevacantistas han vuelto a hacer ruido con las profecías de La Salette. Al respecto nos parece esclarecedor el siguiente artículo: http://info-caotica.blogspot.mx/2011/12/la-salette-y-su-manipulacion.html

(3) De igual modo a lo dicho en el punto (1), las posibles profecías o revelaciones mencionadas por Monseñor Williamson fueron despreciadas de inmediato por quienes, nos parece harto evidente, han decidido rechazar de plano todo lo que diga u haga el obispo por ellos odiado y perseguido.

(4) También lo dicen los “protestantes” sedevacantistas y sectarios de ciertos blogs y radios de internet, que identifican a Roma sede de Pedro como Babilonia y admiten implícitamente de tal manera que “las puertas del Infierno” habrían prevalecido, contra lo enseñado por Nuestro Señor.


domingo, 16 de noviembre de 2014

DESCUBRIMIENTO DEL SECRETO DE LA SALETTE






Según las informaciones oficiales, en 1999 se descubren los textos originales de los mensajes que recibieron de la Sma. Virgen los dos videntes de La Salette, Melania y Maximino. Estos documentos fueron entregados al Papa Pío IX en 1851 y estuvieron perdidos por más de un siglo en los archivos vaticanos. Al poco tiempo, el descubridor de los manuscritos, P. Corteville, escribe un libro en defensa de la autenticidad de estas revelaciones, titulado La buena nueva de los pastores de la Salette. En 2002 los Padres Laurentin y Corteville, publican, por su parte, el libro Descubrimiento del Secreto de La Salette (que en realidad debería llamarse Descubrimiento de los Secretos de La Salette), obra a la que se refiere, en el artículo que en esta entrada reproducimos, el P. Dominique Bourmaud, muy conocido por su libro Cien Años de Modernismo, miembro de la FSSPX y ex profesor en el seminario de La Reja, Buenos Aires.

FUENTE

1) CRÍTICA DEL LIBRO

Por el Padre Dominique Bourmaud.

Las publicaciones Fayard (Francia) publicaron recientemente (en abril de 2002) un libro titulado Descubrimiento del Secreto de La Salette, por los Padres René Laurentin y Michel Corteville, dirigido al público en general, acerca de un tema tabú para los católicos modernos. Se refiere nada menos que a la elucidación de la autenticidad del Secreto de La Salette, conocido especialmente en su última versión, la más larga, la de 1879, la cual recibió el imprimatur de Monseñor Zola, obispo de Lecce, Italia. La razón de este libro es la de resumir y promover otro libro impreso en el año 2000, una enorme tesis de más de mil páginas, del Padre Michel Corteville, La buena nueva de los pastores de la Salette (la segunda parte, concerniente a la Orden de la Madre de Dios, no ha sido publicada). Es el mismo que, en octubre de 1999, descubrió el original de los Secretos entregados al Papa Pio IX en 1851, enterrados por más de un siglo en los archivos vaticanos. Esta tesis fue escrita para defender la divina autenticidad de los Secretos.

El Padre Laurentin es un teólogo de vanguardia, muy involucrado en el carismatismo ecuménico, como el de Medjugorje, entre otros. Ovbiamente, su firma en el libro no es tranquilizadora. Es verdad que el libro huele a escepticismo respecto al orden sobrenatural. Por un lado, Laurentin está en lo correcto al poner el Secreto de La Salette cercano al de Fátima, pero por el otro, su interpretación sigue la versión oficial Vaticana del Cardenal Sodano. Sin embargo, para hacerlo, debe desnaturalizar los detalles precisos de Fátima (pág. 149 y 158), y saca la conclusión de que el Secreto de La Salette es propenso a la misma elástica interpretación. Esto es porque, según él, las profecías son necesariamente ambiguas. Para el P. Corteville, son confusas porque implican una teología simbólica y apocalíptica. Laurentin califica con comentarios melodramáticos los libros del Padre Combe (Diario de los últimos días de Melania; el Secreto de Melania y la Crisis Presente).

Con estas reservas, no hace falta decir que el imprimatur episcopal del libro, por parte de un conocido teólogo mariano que defiende a La Salette y su Secreto, dará un duro golpe a los modernistas, como el padre Delehaye y Stern (pág. 37), al episcopado francés en general, y particularmente a los sacerdotes de la Salette que no soportan el auténtico Secreto.

Después de contar la historia de la aparición del 19 de septiembre de 1846, este libro presenta al público en general el reciente descubrimiento de los Secretos de Melania y Maximino escritos para Pio IX en Julio de 1851. Luego presenta los ocho escritos del Secreto (tres por Maximino, cinco por Melania) explicando por qué tuvieron que ser desarrollados gradualmente. Entre ellos, el único escrito que no ha podido ser encontrado, es el de Melania, escrito en 1861, pero es una pequeña pérdida pues tenemos el Secreto final de Melania publicado en Lecce en 1879.

Un capítulo completo está dedicado a mostrar el balance psicológico y sobrenatural de los videntes, y particularmente de Melania, cuya reputación fue tan dañada, que llegó a ser rechazada por los eclesiásticos franceses. ¿Fue Melania una masoquista? ¿egocéntrica? ¿antisemita? 21 testimonios sucesivos lanzan toda la luz requerida respecto a la amargamente discutida cuestión de los estigmas de Melania.

En otra parte, se hace hablar a famosos defensores de La Salette –Veuillot, Verlaine, Bloy, Maritain, Massignon, Claudel, Don Bosco, San Juan María Vianney, San Pedro Julián Eymard, Papas Pio IX a Benedicto XV.

El capítulo final habla de la Regla de la Orden de la Madre de Dios. Pero de todos los capítulos, el más cautivador, si no el más importante, es el que ofrece una interpretación de los Secretos, y plantea la discutida cuestión de la coincidencia del Anticristo con el fin del mundo. Muchos documentos aportan apoyo a este trabajo con una rica cronología de los hechos, lo que hace posible navegar fácilmente en la historia de La Salette.



2) LOS PRIMEROS DOS ESCRITOS DEL SECRETO DE LA SALETTE PARA EL PAPA PÍO IX

“UNA SECRETA SOBERBIA, DISFRAZADA DE CELO”





“San Juan Crisóstomo insiste con su acostumbrada energía sobre este resultado, muy poco meditado, que nuestras faltas deben procurarnos siguiendo el plan divino. Demuestra que, si no se ha confiado el sacerdocio a los ángeles, fue por temor de que con la severidad que pudiera darles su impecabilidad, provocasen al rayo sobre los pecadores; mientras que el hombre, conociendo por experiencia propia la fragilidad humana, se compadece de modo natural al encontrarla en los demás. Ved por qué, continúa el Santo Obispo, en otros tiempos lo mismo que hoy, Dios permite que los depositarios de su autoridad en la Iglesia, comentan faltas, con el fin de que el recuerdo de sus caídas los haga más benignos con sus hermanos. Y San Juan Crisóstomo prueba su tesis con dos ejemplos sacados uno del Nuevo y otro del Antiguo Testamento: pone en escena al vehemente, al intrépido San Pedro, que no comprendía que nadie pudiese escandalizarse ni avergonzarse de su Maestro, le jura tres veces una inquebrantable fidelidad, y, después, le niega miserablemente, no bajo la amenaza del tormento y de la muerte, sino a la simple voz de una sirvienta. Recuerda a continuación al Profeta Elías, cuyo celo impetuoso derribaba batallones y reducía al hambre a un pueblo entero, y acto seguido, temblando de espanto, huía desatinado ante la cólera de una mujer, Jezabel. Y así concluye: «Dios permitió la falta de Pedro, columna de la Iglesia, puerto de la fe, Doctor del Universo, para enseñarle a tratar a los demás con misericordia, y también por permisión divina, cayó Elías, para que se revistiese con el manto de la caridad y fuese indulgente como su Señor.[Homilía sobre Pedro y Elías].

San Bernardo repite con el comentario de un proverbio: «El que está sano no siente el mal de otro, el que ha comido bien no conoce el tormento del que  padece hambre. Cuanto más semejante es un enfermo a otro y un hambriento a otro hambriento, más profundamente se compadecen de su mal... Para sentirse desgraciado con la desgracia de los demás, es preciso ante todo experimentarla en sí mismo. Solamente conociéndonos a nosotros mismos podremos encontrar el alma del prójimo en la nuestra y saber cómo podemos prestarle ayuda»[De gradibus humilitatis, c. 3].

Aprendamos estas lecciones. Mientras estamos de pie no podemos ni disculpar ni comprender en los demás caídas que nos escandalizan, que nos sublevan. ¿Cuántas veces una secreta soberbia, disfrazada de celo, nos lleva a la indignación? Pero que una falta semejante nos tire por tierra, y pronto la compasión sustituirá a la severidad. Entonces comprendemos la sentencia de San Agustín: «No hay pecado posible en un hombre con el que yo no pueda mancharme.» Y la frase de la Imitación de Cristo: «Todos somos frágiles; pero tú a nadie tengas por más frágil que tú.» [Libro I, c. 2]



Joseph TissotEl arte de aprovechar nuestras faltas, Segunda parte, capítulo 1