jueves, 3 de septiembre de 2015

FRANCISCO MAKES YOU HAPPY






Si el amor tiene cara de mujer, como decía una famosa telenovela de los años ’60, quizás pueda decirse hoy que la felicidad tiene la cara de Francisco. No sabemos si Bergoglio está dotado de algún mágico don como el Rey Midas, o si se graduó en la “Escuela de la Felicidad” de Coca-Cola, pero lo cierto es que el Obispo de Roma (como suele llamarse él) tiene el increíble don de hacer felices a las personas con quienes se encuentra. Ya se trate de católicos o no católicos, de judíos o protestantes, de comunistas o musulmanes,  de súbditos o gobernantes, de mujeres u homosexuales, de embarazadas o  transexuales, de periodistas o futbolistas, de peronistas o radicales, y hasta incluso de católicos tradicionales sin comunión plena con Roma, quienes también se confiesan muy felices gracias a Francisco.

Así es, estimado lector, como apareció exultante en estos días el Superior de Distrito de Italia de la Neo-FSSPX, don Pierpaolo Petrucci, que dijo con su mejor sonrisa:

“Lo que ha hecho el papa Francisco es increíble, es bellísimo, estamos muy felices todos”.

Claro que en italiano suena todavía más bellíssimo al oído. Entendemos que sus Superiores estarán aún más felices, y que esa felicidad les será transmitida en todos los idiomas a sus feligreses. ¡Al fin un papa católico como Dios manda! ¡Al fin un Sumo Pontífice a la altura de San Pío X!


EL DECÁLOGO DE LA FELICIDAD



¡Oh, sí! Cumpliendo una de sus consignas para ser feliz, Francisco vive y deja vivir y además respeta al que piensa distinto. Así, los neo-fraternitarios se alegran porque los deja vivir y pensar distinto. Por eso como dice Petrucci “hay un reconocimiento jurídico de parte del Papa sin que nos haya solicitado una contraparte”. ¡Qué bien! ¡Eso se llama generosidad! ¡Cuántos gestos generosos! Ayer fue el Cardenal Poli en Buenos Aires, y ahora es Francisco en Roma.

¡Oh, qué lejos estamos de octubre del 2013, cuando Alessandro Gnocchi, teniendo a su derecha a don Petrucci, empezaba su discurso en el 21 Congreso de Estudios Católicos de la FSSPX en Rimini diciendo: “"En estos días, estamos experimentando la ferocidad de la Iglesia de la Misericordia..."!

 Y cuán lejos, más lejos aun estamos de  agosto de 2002, cuando bajo el título “¿Mundialismo o civilización cristiana?”, don Petrucci publicaba este texto, en la Revista Iesus Christus N° 82 (remarcamos algo con negritas):

“He aquí el por qué será imposible llegar a la construcción política del "Templo", a la "República Universal", si no se construye una nueva religión, ya no fundada más sobre los dogmas, sobre lo so­brenatural, sobre la esperanza de una vida futura, sino una religión de la humanidad.
Se trata, claro está, de la construcción religiosa humanitaria de la cual ya hablaba Renán, en el siglo XIX: "Mi convicción íntima es que la religión del futuro será el puro humanismo, es decir, el culto de todo lo que es del hombre".
Uno de los fines capitales de los obreros que tra­tan de construir este nuevo templo de la humani­dad es, por lo tanto, actuar de tal manera que las diferentes religiones se reúnan, dejando de lado sus dogmas, y que todas cooperen al bien social y terre­nal del hombre.
Aquí reconocemos aspectos muy característicos de lo que pasa en la Iglesia conciliar. Sus obras so­ciales toman el paso sobre el aspecto sobrenatural, el ideal del sacerdote mismo es reducido al papel de asistente social.
El esfuerzo ecuménico, las reuniones de los re­presentantes de todas las religiones, desde la reu­nión de Asís hasta la de Kyoto, pasando aún por Roma para el año santo para llegar a una nueva reunión ecuménica en Asís (aparentemente un solo terremoto no bastó para hacer reflexionar) van en esta misma dirección sincretista, querida y buscada por la Masonería.
En efecto, si todas las religiones son buenas, es la señal que ninguna es verdadera y que son la obra del hombre: lo que hay que retener de cada una de ellas, es el sentimiento de fraternidad que debe unir a todos los hombres, justamente en esta nueva reli­gión de la humanidad, donde las creencias no tie­nen más importancia, y donde sólo cuenta la acción social en favor del progreso de la humanidad hacia el paraíso sobre la tierra.
Sin embargo, esta religión de la humanidad no es todavía nada más que una etapa, puesto que no puede contestar en absoluto a la necesidad de ado­ración que se encuentra en el fondo del corazón del hombre.
"Ella es sólo un encaminamiento hacia otra cosa, un medio de desapegar a los hombres de la religión divina, para poder comprometerlos después en una religión satá­nica" (Mons. Delassus, op. cit., pág. 219).
Sabemos por la Sagrada Escritura que el demo­nio tiene un plan de conquista de las almas que se acabará por la venida del Anticristo.
San Pablo nos previno: "Que nadie nos extravíe de ninguna manera; pues antes vendrá la apostasía y se ma­nifestará el hombre de pecado, el hijo de la perdición, el adversario que se levanta contra todo lo que es llamado Dios u honrado con un culto hasta sentarse en el santua­rio de Dios y presentarse como si fuera Dios" (II Tesalonicenses, II).
Satanás quiere hacerse adorar como si fuese Dios. Es la construcción satánica del Templo, de la nueva humanidad de la cual tenemos ante los ojos los bosquejos.
Así, se ve la difusión de las sectas satánicas, de la literatura de inspiración demoníaca, incluso para niños (Harry Potter), la iniciación al culto de Sata­nás por medio de juegos, la "música" rock, las fies­tas cristianas reemplazadas por ritos neopaganos (Halloween).
He aquí el plan del enemigo de Dios que convie­ne conocer, no para tener miedo de él, sino para lle­var a cabo el combate que nos espera en cuanto cris­tianos.
Efectivamente, a pesar de los éxitos de las fuer­zas anticristianas, no hay nada irreversible en sus conquistas. Nuestro Señor todavía quiere reinar, y reinará, a pesar de sus enemigos.
A nosotros nos toca ser instrumentos dóciles en sus manos. Para eso no hay que vacilar ni tampoco buscar compromisos. Ya hemos elegido nuestro campo. Lo que se trata es de ser fieles, de conocer este plan anticristiano para combatirlo con todas nuestras fuerzas sin dejarnos impresionar por el po­der de nuestros adversarios, ni seducir por sus pro­mesas mentirosas. Es así que, con la gracia de Dios, podremos contribuir a restaurar la civilización cris­tiana”.

¡Caramba! ¡Cómo cambia la gente! ¿Pensará ahora don Petrucci que Francisco está restaurando la civilización cristiana? ¿O quizás aquellas sus palabras sólo fueron palabras, simples palabras que había que decir para permanecer en la FSSPX pero que no habían arraigado en él? ¿Será toda una impostura de la Neo-FSSPX que por eso dicta conferencias sobre el liberalismo, la masonería y la gnosis, para luego contradecir con sus acciones lo que enseñaron para tranquilidad de los fieles? Acabada la ferocidad de la “Iglesia de la Misericordia”, afloran los días de la eficaz “Misericordina” de origen kasperiano, que busca la inclusión de todas las creencias en el nuevo Panteón romano, sin nadie que reclame un culto exclusivo y una exclusiva e intransigente declaración de la verdad, sin extremistas que hagan juramentos antimodernistas. Todos son bienvenidos, mientras no “discriminen” a los que piensan distinto, mientras no les importe contradecirse, todo OK. Ya lo dijo Francisco: “vive y deja vivir”. Don Petrucci aprendió de Mons. Fellay a decir: “a mí que me dejen vivir, que me dejen rezar todo el día de rodillas con don Rossi, lo demás (o sea, la verdad) es algo que no me interesa”. Es lo que podría llamarse "moverse remansadamente" en dirección a la apostasía. Allí, don Petrucci, créanos, no se sentirá feliz. 


TODOS FELICES











 PETRUCCI ESTÁ FELIZ



UN LIBRO PARA SER FELIZ



LA FELICIDAD EN ACCIÓN


3 DE SEPTIEMBRE - FIESTA DE SAN PÍO X




San Pio X: “Todo el mal depende de nosotros, sacerdotes”


Mientras daba una audiencia entró en una somnolencia misteriosa, cuando volvió en sí, exclamó:  “Esto que veo es horroroso. ¨¿Seré yo? ¨¿Será mi sucesor? Lo que es seguro es que el Papa dejará Roma, y para salir del Vaticano, le será necesario pasar sobre los cadáveres de sus sacerdotes
(M. Servant, pág. 244; A. Marty, pág. 78).


Al Canónigo Thellier de Poncheville, San Pio X le dijo:
 “Todo el mal depende de nosotros, sacerdotes… Si todos estuviesen inflamados de un celo de amor, bien pronto la tierra entera sería católica”.
 (M. Servant, pág. 80, nota 1 — apud “La Croix de Paris”, 1904, número del 26 de mayo).




miércoles, 2 de septiembre de 2015

ENTREGADOS





Penosamente entregados aparecen los resignados seguidores de Mons. Fellay y demás liberales de la Neo-FSSPX (otrora llamados lefebvristas, pero ¿qué queda de la combatividad de Mons. Lefebvre?). Aunque esa resignación aparece disfrazada de optimismo a la manera de los conservadores y línea-media que un día se desgañitan contra Francisco y al siguiente lo aplauden por esta clase de medidas, como si se tratase de un Dr. Jekyll y Mr. Hyde espasmódico que ya no se controla, y así un día se le ocurre una cosa y al otro día otra, totalmente imprevisible y opuesta, cuando es sabido que es un político astutísimo que no da puntada sin hilo y no está donde está por pura casualidad. Todavía hay zonzos (lo decimos suavemente) que hablan con entusiasmo de un “reconocimiento pleno y sin trabas para el accionar de la FSSPX dentro de Roma”. Así, creen que los enemigos de la Tradición católica, los mismos que hicieron la masónica revolución del Vaticano II, y que se han dedicado a demoler con satánica constancia todo lo que la Iglesia había construido en dos milenios, ahora quieren favorecer a la Tradición ¡justo cuando el hereje Bergoglio más claro demuestra su compromiso para construir el Nuevo Orden Mundial anticristiano! ¡Justo cuando la sodomización de la iglesia conciliar avanza a pasos agigantados! ¿Esperarían estos ilusos que los fariseos con Anás y Caifás a la cabeza permitieran o concedieran la libertad de accionar para Pedro, Pablo y demás Apóstoles? ¿En qué cabeza cabe? Sólo en cabezas trabajadas por mucho tiempo por el liberalismo, que les inoculó el espíritu dialoguista y les hizo perder el sentido del combate cristiano. ¡Ni siquiera queda ya el celo por la verdad y el odio al error y la mentira! ¡Sólo se busca entenderse con los enemigos! ¡Ya no se reconoce a los amigos y a los enemigos!

Varios tipos de comentarios ha suscitado la reciente medida dispuesta por Francisco en relación con la FSSPX durante el “Año de la Misericordia”. Por un lado, están los que se enredan en torno a discusiones leguleyas respecto de la validez o no validez de las confesiones de la FSSPX y mil cosas más, como si Dios fuese un Ministro o Juez de la Corte que sólo ejerce su caridad y salva las almas si el formulario A15 o J34 están debidamente sellados y firmados por el Secretario y el Adjunto del Jefe de la Oficina de Socorros romana…ignorando por completo el estado de necesidad y la ley suprema de la Iglesia, que es la salvación de las almas.

También están los que parecen preocupados o muy interesados (algunos quizás tengan un poco de resentimiento) por lo que dirán los que hasta ahora venían criticando a la FSSPX desde los sectores línea-media y neo-cones: “Ahora, cierta línea media (Aciprensa), que se caracteriza por su odio a la Fraternidad y su papolatría, van a tener que tragarse sus palabras”…“¿Qué dirán los Iraburu o los Bermúdez?”, etcétera. Pero ¡a quién diablos le importa lo que diga esa gente! ¿Lo único que les importa es la opinión ajena? Lo único que importa y debe importar es lo que piensa Dios y aunque todo el mundo se concierte en el desprecio y la crítica a nosotros, si nuestra conciencia no nos acusa y estamos ciertos de cumplir con Dios, ¿a qué esas quejas femeniles o preocupadas de “qué dirán los papólatras neocones que nos criticaban”?  ¡Nos tiene absolutamente sin cuidado! ¡Que digan lo que quieran! ¿O tiene importancia que los resabiados de liberalismo opinen “bien” de nosotros?

Pero esa preocupación por “el qué dirán”, es decir, deseo de agradar al mundo –y la iglesia conciliar, entiéndase bien, ES “Mundo”-  está en la base de la búsqueda de “regularizar la situación canónica” lo que hoy día quiere decir “que Roma reconozca a la FSSPX como católica”, es decir, que los que enseñan herejías y destruyen la Tradición y verdadera doctrina católicas, le den un sello a la FSSPX que diga que es católica. Y esto mientras los modernistas siguen a toda máquina con las consignas en pro del Nuevo Orden Mundial que sodomiza y destruye a las familias y unifica las religiones detrás del cuidado de la “Madre Tierra”…Vean por ejemplo este comentario en uno de los blogs fellecistas: “No deja de ser una buena noticia. Y mala para los que se regocijan en llamarnos cismáticos.(…) Después de todo,. no es cuestión que por un grupito de necio (sic) debamos vivir como no católicos cuando somos católicos. y que nos reconozcan como católicos es importante, sobre todo si damos buen ejemplo con humildad, verdad y caridad. Es lo que ha pedido varias veces el Papa a los tradicionalistas en serio, y en eso tiene razón. En eso, y por ahora nada más que en eso. Nos conoce tan bien como nosotros lo conocemos a él.” A lo que el responsable del blog responde: “Muy de acuerdo con lo suyo. Humildad, verdad y caridad. La humildad nos previene del Diablo sus pompas y sus obras; la verdad, de los modernistas y sus ocurrencias; y la caridad, de los falsos tradicionalistas y sus infamias”. Confundir la humildad con la estupidez es algo muy habitual de estos tiempos confusos. Si “la humildad nos previene del Diablo sus pompas y sus obras”, ¿dónde está la prevención al querer colocarse bajo el poder de aquellos que sirven y hacen las obras del Diablo (los modernistas), poniendo en riesgo la propia fe? ¿O las herejías no son las obras de la carne patrocinadas por el Diablo? Además, se suscribe allí el comentario que da a entender que se estaría viviendo como no católico por no contar con el reconocimiento de Roma (es decir, de los conciliares herejes modernistas), lo cual es una imbecilidad, mucho mayor viniendo de supuestos seguidores de Mons. Lefebvre.

Otro liberal fellecista nos aporta un comentario del mismo tenor, que haría las delicias de Francisco si éste lo leyera: “Lo cual es atendible (que no se debe tener acercamiento con los herejes) si hablamos de herejes sin jurisdicción. Pero respecto de herejes que no han sido declarados tales y que por añadidura ejercen poder aunque más no sea por permisión divina, no es válido el argumento. En todo caso, no se trata de un acercamiento a los errores doctrinales que estas autoridades trasmiten.”

Es decir que la prudencia corre con los lobos que no tienen jurisdicción, pero si los lobos tienen jurisdicción entonces hay que dejarla a un lado. ¡Excelente razonamiento! Pero San Pablo dijo que “aun cuando nosotros mismos, o un ángel del cielo, os predique un Evangelio diferente del que nosotros os hemos anunciado, sea anatema” (Gál. 1,8). Incluye San Pablo no sólo a sí mismo sino a los Apóstoles y sus sucesores, por lo tanto cualquiera que aun teniendo jurisdicción enseñe algo contrario a la recta doctrina de la fe entregada para siempre, sea anatema.

Sobre los “herejes que no han sido declarado tales”, tenemos como regla la enseñanza resumida en palabras de Dom Prosper Gueranger: “Cuando el pastor se muda en lobo, toca desde luego al rebaño el defenderse. Por regla, la doctrina desciende de los obispos al pueblo fiel y los súbditos no deben juzgar a sus jefes en su fe. Mas hay en el tesoro de la revelación ciertos puntos esenciales de los que, todo cristiano, por el hecho mismo de llevar tal título, tiene el conocimiento necesario y la obligación de guardarlos. El principio no cambia, ya se trate de ciencia o de conducta, de moral o de dogma. Traiciones semejantes a la de Nestorio, son raras en la Iglesia; pero puede suceder que los pastores permanezcan en silencio, por tal o tal causa, en ciertas circunstancias en que la religión se vería comprometida. Los verdaderos fieles son aquellos hombres que, en tales ocasiones, sacan de su solo bautismo, la inspiración de una línea de conducta; no los pusilánimes que bajo pretexto engañoso de sumisión a los poderes establecidos, esperan, para correr contra el enemigo u oponerse a sus proyectos, un programa que no es necesario y que no se les debe dar”.

¿Y qué decir de “no se trata de un acercamiento a los errores doctrinales que estas autoridades trasmiten”? ¡Soberbia presunción! “Me acerco al apestado, no a la peste”.

Nos dice la palabra de Dios: Guardaos de los falsos profetas, los cuales vienen a vosotros disfrazados de ovejas, mas por dentro son lobos rapaces. Los conoceréis por sus frutos” (Mt. 7. 15-16). ¿Hace falta decir cuáles son los frutos de Francisco y Cía.?

San Pablo es muy claro: “Huye del hombre hereje, después de haberle corregido una y dos veces, sabiendo que quien es de esta ralea, está pervertido y es delincuente. Se condena por su propia conciencia” (Carta a Tito, 3, 9-11). No dice San Pablo: “Huye del hombre hereje, pero si tiene jurisdicción puedes acercarte a él”. Sobre las correcciones caritativas, la FSSPX ya hizo las correcciones suficientes a lo largo de los años (¿o qué fueron sino las “Conversaciones doctrinales”?, ¿quizás se hayan hecho con otro propósito que hoy vemos florecer? Bien, esto fue admitido por Mons. De Galarreta respecto de las intenciones romanas: hacer ecumenismo con la Fraternidad. Queremos pensar que eran buenas las intenciones de la FSSPX).

Y San Ignacio de Antioquía:

“Huid de los herejes, ellos son los sucesores del diablo que logró seducir a la primera mujer”.

San Irineo:

“¡Huid de todos los herejes!”.

San Antonio abad:

“¡Huid del veneno de los herejes!”.

Y San Efrén:

“¡No te sientes con los herejes!”.

Y San Atanasio:

MISERICORDIA MODERNISTA: NO PINTA NADA BIEN





Si hay algo que puede servir muy bien para ilustrarnos del concepto que sobre la misericordia tienen en Roma, son las imágenes con que el diario oficial del Vaticano, l’Osservatore Romano, acompaña sus artículos. Dos imágenes sobre “El hijo pródigo” acompañan su última edición. En la portada, la pintura muy fea de un artista filipino llamado Emmanuel Garibay. Investigando el resto de su obra, encontramos una mirada horrible e impía sobre la religión y la vida. Pero parece que la Roma modernista no tenía mejor artista para elegir (¡oh, como si no hubiera pintores católicos en la historia del arte!) que este mediocre compatriota del payasesco Cardenal Tagle, el de los cuernitos. Demos una mirada a algunos de sus cuadros:

"Rapsodia pentecostal" le llama el artista elegido por el diario vaticano a este engendro.

Burla a Dios.

Burla de la Crucifixión.

Revoltijo nauseabundo. "Arte" moderno.

Cuadro que parece masónico. Se destaca el martillo-crucifijo,
 que sin dudas no ofende a Francisco.

Burla espantosa de "La última cena".


Muy evidente burla del genial cuadro de El Greco llamado "El expolio". El filipino desfigura alevosamente el rostro de Cristo. En vez de enviarlo a la cárcel ha sido premiado publicando su obra en l'Osservatore Romano. Esta es la imagen de la misericordia de los herejes de la iglesia conciliar.

En tanto que en la página del periódico donde se reproduce el documento de Francisco referente a la Neo-FSSPX, y donde se entrevista al Card. Fisichella, se incluye una fea obra del infaltable pintor judío Marc Chagall, un favorito del periódico, sin dudas el artista más socorrido, y con quien probablemente más se identifiquen los cabalistas romanos. ¿No ha hecho acaso Francisco de la “Crucifixión blanca” su obra favorita?



Como si esto fuera poco, dedica el periódico amplio espacio a reseñar los “amores” del hereje jesuita Teilhard de Chardin. ¡Oh, Neo-FSSPX, dónde y con quiénes te has metido! Terminarás deformada como ese horrendo cuadro de un impío...


“PATERNAL GESTO” DEL HEREJE BERGOGLIO PARA CON LOS LUTERANOS: PLANEA CELEBRAR LA REFORMA DE LUTERO EN 2017 (¿CON LOS OBISPOS FELLAY, DE GALARRETA Y TISSIER EN LAS TRIBUNAS?)







“Estamos haciendo juntos un camino de amistad, de respeto mutuo y de investigación teológica, un camino que nos hace mirar con esperanza el futuro”. El Papa recibió en el Vaticano a una delegación de la Iglesia Evangélica Luterana de Alemania y expresó su satisfacción por los progresos que los cristianos luteranos y católicos han cumplido en los últimos cincuenta años. Una “base sólida de amistad sincera vivida en la fe y en la espiritualidad”, que en el 2017 permitirá conmemorar “conjuntamente el quinto centenario de la Reforma”. 

MONS. FAURE ORDENA UN NUEVO SACERDOTE PARA LA RESISTENCIA



En la India, el domingo 30 de agosto, Mons. Faure ha ordenado al R.P. Arogya Suneel Kumar. 







Deo gratias!


martes, 1 de septiembre de 2015

RASTRERO AGRADECIMIENTO DE LA NEO-FSSPX






DICI

Comunicado de la Casa General de la Fraternidad San Pío X sobre la carta del Papa Francisco al acercarse el Año Santo (1° de septiembre de 2015)

La Fraternidad San Pío X toma conocimiento, por la prensa, de las disposiciones que el Papa Francisco ha establecido con ocasión del próximo Año Santo. En el último párrafo de su carta dirigida, el 1° de septiembre de 2015, a Mons. Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, el Santo Padre escribe: “Por una disposición mía establezco que quienes durante el Año Santo de la Misericordia se acerquen a los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X para celebrar el Sacramento de la Reconciliación, recibirán válida y lícitamente la absolución de sus pecados.”

La Fraternidad San Pío X expresa su agradecimiento al Soberano Pontífice por este gesto paternal. En el ministerio del sacramento de la penitencia, ella siempre se ha apoyado, con absoluta certeza, en la jurisdicción extraordinaria que confieren las Normae generales del Código de Derecho Canónico. Con ocasión de este Año Santo, el Papa Francisco quiere que todos los fieles que desean confesarse con los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X puedan hacerlo sin ser importunados.

En este año de conversión, los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X procurarán ejercer con renovada generosidad su ministerio en el confesionario, siguiendo el ejemplo de dedicación infatigable que el santo Cura de Ars dio a todos los sacerdotes.

Menzingen, 1° de septiembre de 2015


"La Fraternidad San Pío X expresa su agradecimiento al Soberano Pontífice por este gesto paternal."

A continuación, algunas imágenes de otros "gestos paternales" de Francisco, respecto de los cuales MONS. FELLAY ha guardado el más TRAIDOR Y COBARDE de los silencios:













UN GRAN PASO HACIA EL ACUERDO: FRANCISCO ELOGIA A LA NEO-FSSPX Y DICTA NORMA ESPECIAL PARA ELLA CON OCASIÓN DEL "AÑO DE LA MISERICORDIA"








Boletín Sala Stampa de la Santa Sede (texto en ocho idiomas - text in eight languages - texte en huit langues)

"Una última consideración se dirige a los fieles que por diversos motivos frecuentan las iglesias donde celebran los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X. Este Año jubilar de la Misericordia no excluye a nadie. Desde diversos lugares, algunos hermanos obispos me han hablado de su buena fe y práctica sacramental, unida, sin embargo, a la dificultad de vivir una condición pastoralmente difícil. Confío que en el futuro próximo se puedan encontrar soluciones para recuperar la plena comunión con los sacerdotes y los superiores de la Fraternidad. Al mismo tiempo, movido por la exigencia de corresponder al bien de estos fieles, por una disposición mía establezco que quienes durante el Año Santo de la Misericordia se acerquen a los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X para celebrar el Sacramento de la Reconciliación, recibirán válida y lícitamente la absolución de sus pecados"

Al venerado hermano

Monseñor Rino Fisichella

Presidente del Consejo pontificio para la promoción de la nueva evangelización
La cercanía del Jubileo extraordinario de la Misericordia me permite centrar la atención en algunos puntos sobre los que considero importante intervenir para facilitar que la celebración del Año Santo sea un auténtico momento de encuentro con la misericordia de Dios para todos los creyentes. Es mi deseo, en efecto, que el Jubileo sea experiencia viva de la cercanía del Padre, como si se quisiese tocar con la mano su ternura, para que se fortalezca la fe de cada creyente y, así, el testimonio sea cada vez más eficaz.

Mi pensamiento se dirige, en primer lugar, a todos los fieles que en cada diócesis, o como peregrinos en Roma, vivirán la gracia del Jubileo. Deseo que la indulgencia jubilar llegue a cada uno como genuina experiencia de la misericordia de Dios, la cual va al encuentro de todos con el rostro del Padre que acoge y perdona, olvidando completamente el pecado cometido. Para vivir y obtener la indulgencia los fieles están llamados a realizar una breve peregrinación hacia la Puerta Santa, abierta en cada catedral o en las iglesias establecidas por el obispo diocesano y en las cuatro basílicas papales en Roma, como signo del deseo profundo de auténtica conversión. Igualmente dispongo que se pueda ganar la indulgencia en los santuarios donde se abra la Puerta de la Misericordia y en las iglesias que tradicionalmente se identifican como Jubilares. Es importante que este momento esté unido, ante todo, al Sacramento de la Reconciliación y a la celebración de la santa Eucaristía con una reflexión sobre la misericordia. Será necesario acompañar estas celebraciones con la profesión de fe y con la oración por mí y por las intenciones que llevo en el corazón para el bien de la Iglesia y de todo el mundo.

domingo, 30 de agosto de 2015

30 DE AGOSTO - SANTA ROSA DE LIMA



SERMÓN DEL PADRE CASTELLANI – NO SE PUEDE SERVIR A DOS SEÑORES (SOBRE EL DINERO Y LA CUESTIÓN SOCIAL)


COMENTARIOS ELEISON - ROMANOS IMPLACABLES




Número CDXXIV (424)
29 de agosto de 2015

Romanos Implacables

Mons. Williamson




Lectores, cuidado, escuchen mi consejo –
Cuando llegue el acuerdo, ¡lean no solo el bosquejo!

Rumores provenientes de la Fraternidad San Pío X parecen confirmar la especulación de estos “Comentarios” la semana pasada (ver CE 423 del 22 de Agosto) de que Roma quiere un acuerdo con la FSPX. Los rumores dicen de un encuentro secreto mantenido a principios de este mes donde los líderes de la FSPX discutieron finanzas y un “preámbulo doctrinal”. ¿Fue éste el mismo preámbulo mencionado por el Cardenal Müller el 3 de Agosto? ¿Redactado por Roma para que la FSPX lo firme? El Cardenal dijo que eso era necesario para cualquier acuerdo, mientras que el Obispo Schneider no vio ningún problema doctrinal porque el Vaticano II fue meramente “pastoral”. Con o sin rumores, revisemos los básicos inalterables.

Los 16 documentos oficiales del Concilio Vaticano Segundo presentan en conjunto una nueva visión de Dios, de la vida y del hombre, una nueva religión a tono con el mundo moderno centrado en el hombre, pero en colisión con la religión católica centrada en Dios que no había cambiado esencialmente por más de 1.900 años. Ambas religiones enseñan su visión de Dios, de la vida y del hombre, ambas son doctrinales, pero las dos doctrinas están en colisión. Sin embargo, por hábiles ambigüedades – la ambigüedad es el sello distintivo de los 16 documentos – los Padres del Concilio fueron persuadidos de que no había colisión, y entonces cuando ellos votaron a favor de los documentos hubo tres razones por las cuales los Católicos del mundo entero acompañaron a la nueva religión: su colisión con la verdadera Fe estaba hábilmente enmascarada, fue impuesta sobre los Católicos por casi todas las autoridades de la Iglesia desde los Papas para abajo, y era más bien más fácil de practicar que la religión pre-Conciliar.

Pero Dios suscitó un verdadero pastor, Monseñor Lefebvre, para insistir sobre la colisión doctrinal, para enfrentar a las infieles autoridades de la Iglesia, y para continuar la práctica de la religión pre-Conciliar para cualesquiera almas deseando tomarse la molestía de hacerlo. Y éstas fueron suficientes en número como para que la Fraternidad del Arzobispo se haya expandido por todo el mundo al tiempo que él murió en 1991. Pero sus sucesores a la cabeza de su Fraternidad nacieron después de la Segunda Guerra Mundial dentro de un mundo muy diferente del mundo del Arzobispo, que había nacido antes de la Primera Guerra Mundial. Ellos no vieron al mundo ni a la doctrina como los vio él, por lo que ellos no tenían la misma motivación que él tenía para seguir enfrentando a las autoridades de la Iglesia, aún si no estaban ellos mismos todavía deseando la relajación Conciliar de la disciplina de la Iglesia (que más y siempre más Tradicionalistas desean ahora). Entonces fue simplemente una cuestión de tiempo antes que el magnetismo de Roma ejerciera su fuerza.

En cuanto a los Romanos, ellos estaban obstinados en su nueva religión Conciliar, y entonces desde el 2000 en adelante ellos abiertamente dieron la bienvenida a todos los acercamientos hechos por la FSPX, porque la doctrina y práctica del catolicismo inmutable de ella era una reprimenda en pie a sus novedades masónicas y una amenaza continua para ellos, como lo es un bolsón invicto del enemigo en la retaguardia de una invasión de otra manera toda ella exitosa. Por consiguiente, tanto como los Romanos desean absorber la FSPX dentro de su Neo-Iglesia, así también los líderes actuales de la FSPX por el lado suyo desean ponerse nuevamente bajo la autoridad de la Iglesia oficial de Roma. Es un matrimonio hecho en el Infierno, en que dulces hombres de la Neo-Iglesia como el Obispo Schneider no ven ningún problema porque no han visto, o no han querido ver, la colisión subyacente de las doctrinas básicas.

Así que, el Cardenal Müller está en lo cierto en este sentido: Si dos hombres tienen diferentes visiones de Dios, de la vida y del hombre, cualquier acuerdo entre ellos puede solamente ser relativamente superficial. Así que, si la FSPX no puede ser traída a abandonar el dogma, o más bien a socavar todo dogma católico mediante el super-dogma masónico de que todo dogma es papilla, entonces la FSPX va necesariamente a actuar dentro de las murallas de Roma como un caballo de Troya. Es por eso que el Cardenal insistirá en un preámbulo, que sea escrito por Roma o por la FSPX no tiene importancia, siempre que la masa de Tradicionalistas, tanto como la masa de Católicos después del Vaticano II, se dejarán engañar a sí mismos por las ambigüedades doctrinales. Éstas serán brillantes.


Kyrie eleison.

sábado, 29 de agosto de 2015

SÁBADO MARIANO.- NO OLVIDE REZAR EL ROSARIO





“Los errores modernos serán destruidos por el Rosario” San Pio X.

 “En cuanto a la protección más segura para evitar que vuestros espíritus y vuestros corazones sean presos de la fantasía, recen cinco, o mejor quince, Misterios diarios del Santo Rosario de Nuestra Señora”. 
“¡Quince Misterios al día es “artillería pesada” en todo sentido!” Monseñor Williamson.

La Resistencia necesita el rezo del Santo Rosario. Invitamos a todos nuestros amables lectores a esta Cruzada del Rosario completo para alcanzar de Nuestra Señora las gracias que necesitamos. Podemos hacer grupos de oración o si se prefiere, rezar en familia o en solitario. Pero el Rosario debe rezarse para obtener el triunfo del Inmaculado Corazón de María. Ella lo pidió en Fátima. Ella lo quiere. Hagámoslo.