martes, 26 de mayo de 2015

BASÍLICA DE LUJÁN: SOBRE LLOVIDO, MOJADO


Te Deum del 25 de Mayo

El "show" va a comenzar, para "todos y todas". Puede seguirse por televisión dentro del mismo templo, hermosamente restaurado...para esto.

La Madama del gobierno sonríe satisfecha, ella es el centro de las miradas y las cámaras no dejan de apuntarle.

Mientras espera lanza miraditas a los costados, para encontrar lacayos que le sonríen, de los que nunca faltan.

Daniel Scioli, Gobernador de la Pcia. de Buenos Aires, resopla hastiado, ¡y eso que todavía no empieza la ceremonia! Las iglesias no son para él, se siente más cómodo en el programa de Tinelli, por supuesto...

Oh, esas caras de hombres orantes (!!!) Julián Domínguez, Pte. de la "honorable" Cámara de diputados de la Nación; detrás el Ministro Florencio Randazzo, pre-candidato a Presidente. Éste fue el Ministro del Interior que le pidió a Mons. Williamson que dejara el país.

No podían faltar los representantes de diversas sectas que aplauden entusiasmados a Francisco "para que todos seamos uno": en el Nuevo Orden Mundial anticristiano.

Esto recién empieza y ya se fastidian. Es que el obispo resulta un poco soso...

Cristina resopla. Ella está acostumbrada a que la escuchen, no a escuchar. Pero tu obispo Radrizzani será breve, no te preocupes...

Bueno, siempre hay algún conocido por allí, hay que saludar...

La multitud devota escucha con unción el sermón del obispo...

Antes de empezar los obispos tuvieron tiempo para reír a carcajadas, todo es risa para estos impíos personajes...


Ocupa su lugar el "devoto" Carlos Kunkel, terrorista asesino de los años '70 en el grupo Montoneros. Delante de él el hijo de terroristas de los '70, de la agrupación vengativa H.I.J.O.S. Juan Cabandié, también diputado nacional.

Parece que las gárgolas han entrado a la iglesia. Caras que lo dicen todo. De izq. a derecha: Carlos "chino" Zannini, Secretario Legal y Técnico de la Presidencia, maoísta de los años '70, uno de los funcionarios con más poder del gobierno; Agustín Rossi, otro subversivo alcahuete del gobierno, Ministro de Defensa de la Nación; Aníbal Fernández, actual Jefe de Gabinete de Ministros, nefasto personaje promotor de la drogadicción y cuanta corrupción pueda destruir la sociedad.

Scioli no aguanta más. El tedio parece hundirlo en su silla. Se le ha ido la sonrisa electoral.

El obispo adulador de los gobernantes parece disfrazado. Su voz de funcionario público lee blandamente palabras que nadie escucha. Es la imagen de la miserable iglesia ratonil del Vaticano II.

"Por favor, que termine de una vez", parece pensar la Presidente de la boquita pintada, que oscila entre la carcajada y la lágrima bipolares. Y pensar que sus discursos duran horas...

Otros que no soportan tener que estar en una iglesia. El patilludo Axel Kicillof, Ministro de Economía judío y marxista cumple su deber; adelante su paisano Héctor Timerman, Ministro de Relaciones Exteriores. La mujer de adelante aguanta como puede.

Seguimos viendo gente muy devota, complacida de estar en la casa de Dios. Entre ellos dos izquierdistas como el juez corrupto español Baltasar Garzón y el actor ateo y anticristiano Gerardo Romano.

Actores afines al gobierno. Ana María Picchio, una de las protagonistas del programa anticatólico "Esperanza mía", que tanto complace al "Monseñor" afeminado Tucho Fernández. A su lado Gerardo Romano, que odia a la Iglesia Católica y actualmente representa un unipersonal titulado "Un judío común y corriente". El odio que llevan en sus caras es indisimulable.

Siguen los rostros resentidos. Una madre o abuela de Plaza de Mayo y a su lado activistas junto al juez corrupto Garzón. El viejo no se priva de hacer la señal de la victoria, que es en realidad la señal del diablo.

Momento en que el obispo lacayo vierte elogios sobre el gobierno. La Madama sonríe complacida.

Retrato del odio visceral. Si los dejaran quemarían la basílica.

El obispo y su inanidad. Por no decir "y su falta de virilidad". 

Final con regalitos.

Unas palabras de las falsas religiones, hay que ser inclusivo.

Obispo amanerado se lanza sobre su Reina.

Debe llenarla de besos.

Un momento más tarde el obispo "fan" de Cristina se lanza sobre ella nuevamente, para seguir festejándola, mientras un sacerdote de voz femenil observa muy contento.

***

Parece ser que la Basílica de Luján, restaurada materialmente con los dineros del Estado, debiera llamarse ahora “Luna Park” o “Centro Cultural Néstor Kirchner”, en atención a lo que allí sucede con cada vez más frecuencia, pues en vez de ser el templo donde se adore “en espíritu y en verdad” a Dios, al verdadero Dios Santísima Trinidad, simplemente se organizan y ejecutan dentro shows y espectáculos aberrantes, impíos, profanos y vergonzosos, que no tienen como destinatario sino al poder político “todopoderoso” a quien toda honra le es ofrendada. Desde luego que esto tiene mucha historia, y las aberraciones allí consumadas o permitidas no son ni únicas ni nuevas, por parte de la iglesia conciliar. Pero en este caso, y a tono con el sesgo circense y banal adoptado por Francisco en Roma, fruto de su enfermedad modernista que en los hechos lo lleva a apostatar de la verdadera religión católica de la manera más vulgar y guaranga, Luján en consonancia abre sus puertas de par en par a los enemigos declarados o de hecho de Cristo y la religión católica, con una impunidad absoluta, aunque desde luego transitoria, mientras Dios no disponga de su poder para intervenir justicieramente, como más temprano que tarde hará. Si hasta parece que eran más dignos los perros que pululaban pulguientos y cansinos por sus pasillos, que esta turbamulta de renegados rockeros, sodomitas y abortistas que hicieron atronar sus muros sagrados con su griterío infernal, remanentes de la escuela de Frankfurt hoy bajo control del Estado y las multinacionales discográficas.

Pues bien, tras la profanación reciente por la tropa desmañada de rebeldes que promociona y subvenciona el gobierno kirchnerista, ahora por motivo del acostumbrado Te Deum (y no “tedeum” como insisten en repetir los periodistas y cagatintas de los medios de masas) del 25 de mayo, para dar “gracias” por la revolución de mayo (lógicamente), la casta politiquera oficialista a pleno arrastró sus patas obedientes y pesarosas para demostrar que el sumidero democrático también es “católico, apostólico y romano”, al menos una vez al año, cuando el por ahora inevitable protocolo lo demanda.  

Allí asistieron con gesto hostil, burlón, ofensivo o desafiante, la cáfila de cochambrosos delincuentes que someten, esquilman y envician a este pobre país. Encabezados por la tilinga que funge de Presidente (no “Presidenta”) que con gestos de vedette de la calle Corrientes y risas nerviosas, nunca atinó a darse cuenta de dónde había ingresado, si por lo menos alguna vez alguien le informó qué es una iglesia, así sin el menor respeto y decoro, deambulando como por una pasarela de “fashion week”, así fue acogida calurosamente por el obispo pérfido de turno y sus correspondientes alcahuetes que zalameros se acercaron a la reina del carnaval democrático del homomonio, la usura, la venganza, la mentira y el desfalco. Con ella los serviles que arruinan al pueblo, los que mataron en los años ’70 desde las bandas de terroristas marxistas, los que hoy roban y matan con guante blanco desde los ministerios, secretarías y gobernaciones, los que asaltaron y tomaron comisarías en pleno régimen constitucional, los renegados “artistas” que blasfeman impúdicamente, más un largo etcétera, asentaron sus odios deicidas y sus tedios de orates en la Basílica nacional de Argentina. Agentes activos de la degeneración anticristiana, fueron recibidos con las mayores muestras de obsecuencia y pleitesía por los nuevos judas y caifases que simulando ser cristianos, afrentan la verdadera fe cristiana, viendo cómo se escupe nuevamente al rostro de Nuestro Señor en medio de carcajadas. Ni la menor muestra de devoción, reverencia, recogimiento o temor de Dios, se pudo advertir a lo largo de la ceremonia íntegramente televisada. Nadie osó realizar el menor gesto de genuflexión ante Nuestro Señor. Por el contrario, la procacidad, la descompostura, el hastío, la vacuidad y el desdén se observaron tanto por parte de los “fieles” como de parte de los “oficiantes” de la ceremonia “religiosa”. Allí se dieron cita, mientras la patria gime envilecida en su agonía

“los obradores de iniquidad
que hablan paz a su prójimo
y maquinan el mal en su corazón”
 (Salmo 27,3).

Y entonces pedimos nosotros con el Rey David la Justicia divina ante un panorama desolador:

“Retribúyeles conforme a sus obras
y a la malicia de sus maquinaciones;
págales según su conducta,
dales su merecido.
porque no paran mientes en los hechos”
(Salmo 27,4)

Recordando también estas palabras de nuestro Dios:

“Entended estas cosas los que os olvidáis de Dios;
no sea que Yo os destroce y no haya quien os salve.
El que me ofrece el sacrificio de alabanza,
ése es el que me honra;
y al que anda en sinceridad,
a ése le haré ver la salvación de Dios”
(Salmo 49, 22,23)

Y a cambio del sermón o discurso enteramente anodino, insípido, descolorido, temeroso e inofensivo que exhaló por su boca el obispo Agustín Radrizzani, para quedar bien con los criminales que sojuzgan la Argentina, nosotros entendemos que sólo unas palabras como las que siguen, sólo unas palabras de esa contextura moral, enteramente veraces y lanzadas con la energía requerida, habrían sido las justas y misericordiosas palabras para poner las cosas en su exacto lugar, para que la verdad, la gran ausente de la ceremonia en la basílica, mostrara con total y absoluta claridad que allí estaba Dios:



-... somos una nación degradada, subvertida en sus valores, sin fundamento, sin asiento, sin seriedad... por causa de una educación que ni siquiera ha sido mala educación, nos hemos convertido en una sementera de tilingos, en el paraíso de los ladrones y, en ciertos momentos grotescos, en la polichinela del mundo. Muchas veces me pregunto si, para ser eso que progresivamente somos no hubiese sido mejor ser una colonia como Canadá. Digo esto por algo bien concreto y que sería maula callar, los pueblos distorsionados y corrompidos no pueden ser independientes, ni les conviene tampoco…
Creo demasiado en el patriotismo, ¡pero cuidado con la endemoniada palabra! Es buen momento para recordar que no todo patriotismo es una virtud. Muchas veces puede ser un vicio o una alharaca. Hay preguntas para hacer: “sí no amas al prójimo, al que ves, ¿cómo amarás a la patria, a la que no ves?” Por otra parte tenemos que reconocer que a veces a la patria no se la puede amar, sólo se la puede compadecer. Creo que es legítimo preguntarse: cuando Jesucristo lloraba sobre Jerusalén, ¿lloraba porque la amaba? Yo digo que no: no podía amar a esa gran porquería en que se había convertido un estado que estaba bajo la dirección del hipócrita Caifás, el payaso Herodes y el poder efectivo de una potencia extranjera...
No veo al héroe que sea capaz de dar el golpe de timón, no veo los grupos unidos capaces de secundar al héroe; no veo ni siquiera la masa consciente por lo menos del mal... veo una comunidad satisfecha de su degeneración cuyo ideal sería una esclavitud confortable.

(Reportaje al Padre Leonardo Castellani en revista Siete Días, 1980, 2ª parte).






¡Viva Cristo Rey!




lunes, 25 de mayo de 2015

NEO-FSSPX S.A.


FSSPX CASA GENERAL

FSSPX USA

FSSPX ALEMANIA

FSSPX SEMINARIO USA

FSSPX CANADÁ

FSSPX ASIA

FSSPX MÉXICO


“Promover la restauración de la unidad entre todos” los fraternitarios parece ser la política actual de Menzingen, así como la “unidad entre todos los cristianos” fue uno de los fines principales que se propuso el Vaticano II, como el documento UNITATIS REDINTEGRATIO lo indica. Claro que hay un detalle, y ese es: La unidad, ¿es en la verdad o en la obediencia? En nombre de la unidad, la Neo-FSSPX se encuentra embarcada en esta política unificadora a través de la nivelación o igualación –“Igualdad, Fraternidad”: sólo le resta la ansiada libertad dentro de Roma-, y así como busca formar sacerdotes igualitos, parejitos, obedientitos y siempre de sonrisita fotográfica, lo que está haciendo con sus sitios web es igualarlos en su formato y diseño, para de tal forma dar la idea de que la unidad es inquebrantable, así como se lleva un control más estricto –aunque todavía no pueda llevarse del todo a cabo- en sus contenidos.


Ahora es el sitio web del distrito de México el que ha perdido todo su colorido para teñirse de gris, blanco y negro que se esfuman desanimados, en lo que podría ser llamado el "abismo monocolor" de Amerio (EC 400). La Creación es colorida, infinitamente diversa en colores, formas; no hay dos hojas iguales, como dos almas distintas son. Sin embargo, y para evitarse cualquier inesperado disgusto, los burócratas de Menzingen, con criterio empresarial y a través de alguna agencia de diseño seguramente muy onerosa, ha decidido imitar el “minimalismo” conciliar. No habría que descartar una intencionalidad en tal insípido diseño, pues de esa manera se desalienta aún más el interés de los fieles por la visita a tales sitios. Pues, al fin y al cabo, si hay algo en lo que no se destaca hoy en absoluto la Neo-FSSPX es en su producción intelectual, pues sus escritos no son ni numerosos, ni variados, ni profundos, ni interesantes ni actuales. La burocracia sólo reproduce comunicados oficiales –muchas veces sin firma-, cartas del Superior general, algún refrito de viejos artículos, y, en general, videos o imágenes publicitarias, además de los constantes pedidos de donaciones.  Así que si Menzingen lo que quiere es entrarle a los fieles por los ojos, disimula en su estilo “minimalista” su escasez intelectual, a la vez que da lugar a las devociones y reportajes fotográficos, que es lo que los fieles se van acostumbrando a buscar allí. La Burocracia prefiere fieles (¿o hay que decir: clientes?) poco curiosos y más bien subyugados o atrapados por la belleza litúrgica, las sonrisas sacerdotales, las iglesias impecables, es decir, conformes con sus misas y sus sacramentos de rutina. Los sitios web adormecedores son apenas estancos para proporcionar la correspondiente publicidad y propaganda de las buenas acciones de la Neo-FSSPX, pero de forma disimulada y sigilosa. Todavía no pueden admitirlo ante sus clientes.

Pero si alguien quiere sacarse la duda, puede simplemente ver la misma estrategia comercial aplicada por la fábrica de automotores Mercedes Benz, que reproducimos debajo. Unos venden autos, los otros sacramentos. Los primeros son sinceros, los segundos son hipócritas. “La corrupción llega al máximo cuando lo religioso se ha reducido a mero instrumento y pretexto de lo político” (P. Castellani, “Cristo y los Fariseos”).


MERCEDES BENZ ALEMANIA

MERCEDES BENZ MÉXICO

MERCEDES BENZ ARGENTINA

domingo, 24 de mayo de 2015

DOMINGO DE PENTECOSTÉS - SERMÓN DEL PADRE CASTELLANI





Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse. Había en Jerusalén hombres piadosos, que allí residían, venidos de todas las naciones que hay bajo el cielo. Al producirse aquel ruido la gente se congregó y se llenó de estupor al oírles hablar cada uno en su propia lengua. Estupefactos y admirados decían: «¿Es que no son galileos todos estos que están hablando? Pues ¿cómo cada uno de nosotros les oímos en nuestra propia lengua nativa ? Partos, medos y elamitas; habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, el Ponto, Asia, Erigía, Panfilia, Egipto, la parte de Libia fronteriza con drene, forasteros romanos, judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos les oímos hablar en nuestra lengua las maravillas de Dios.» Todos estaban estupefactos y perplejos y se decían unos a otros: «¿Qué significa esto?» Otros en cambio decían riéndose: «¡Están llenos de mosto!» Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo:«Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras: No están éstos borrachos, como vosotros suponéis, pues es la hora tercia del día, sino que es lo que dijo el profeta: "Sucederá en los últimos días, dice Dios: Derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños. yo sobre mis siervos y sobre mis siervas derramaré mi Espíritu. Haré prodigios arriba en el cielo y señales abajo en la tierra. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes de que llegue el Día grande del Señor. todo el que invoque el nombre del Señor se salvará”. Israelitas, escuchad estas palabras: A Jesús, el Nazareno, hombre acreditado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo por su medio entre vosotros, como vosotros mismos sabéis, a éste, que fue entregado según el determinado designio y previo conocimiento de Dios, vosotros le matasteis clavándole en la cruz por mano de los impíos; a éste, pues, Dios le resucitó librándole de los dolores del Hades, pues no era posible que quedase bajo su dominio; porque dice de él David: “Veía constantemente al Señor delante de mí, puesto que está a mi derecha, para que no vacile. Por eso se ha alegrado mi corazón y se ha alborozado mi lengua, y hasta mi carne reposará en la esperanza de que no abandonarás mi alma en el Hades ni permitirás que tu santo experimente la corrupción. Me has hecho conocer caminos de vida, me llenarás de gozo con tu rostro”. Hermanos, permitidme que os diga con toda libertad cómo el patriarca David murió y fue sepultado y su tumba permanece entre nosotros hasta el presente. Pero como él era profeta y sabía que Dios le había asegurado con juramento que se sentaría en su trono un descendiente de su sangre, vio a lo lejos y habló de la resurrección de Cristo, que ni fue abandonado en el Hades ni su carne experimentó la corrupción. A este Jesús Dios le resucitó; de lo cual todos nosotros somos testigos. Y exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo prometido y ha derramado lo que vosotros veis y oís. Pues David no subió a los cielos y sin embargo dice: "Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por escabel de tus pies. Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros habéis crucificado". Al oír esto, dijeron con el corazón compungido a Pedro y a los demás apóstoles: «¿Qué hemos de hacer, hermanos?» Pedro les contestó: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo; pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos llame el Señor Dios nuestro.» Con otras muchas palabras les conjuraba y les exhortaba: «Salvaos de esta generación perversa.» Los que acogieron su Palabra fueron bau­tizados. Aquel día se les unieron unas 3.000 almas.

(Hch. 2,1-41)

Pentecostés, que era una fiesta judía —primero fue la fiesta del trigo, después la de la Ley dada en el Sinaí— es para nosotros la venida del Espíritu Santo. En la Epístola se lee la narración que todos conocemos de los “Actos”, cap. II. Estaban los Apóstoles y algunos discípulos recluidos en el Cenáculo y “unánimes en oración”: habían elegido al Apóstol San Matías en sustitución del Iscariote, y en llegando el Domingo, 10 días después de la Ascensión, el ruido de un viento impetuoso se oyó de golpe dentro del cuarto cerrado, y fuera también —y aparecieron como lenguas de fuego que se asentaron sobre cada uno de los asistentes: los Apóstoles fueron bautizados: “Él bautizará en fuego y en Espíritu”, dijo de Cristo Juan el Bautizador. Y los efectos deste bautismo de fuego y viento fueron simplemente la edificación de la Iglesia, que hasta entonces tenía cabeza pero no tenía cuerpo: 3.000 judíos se bautizaron ese mismo día como efecto del Sermón de San Pedro, la cabeza visible de la Iglesia. Una muchedumbre se había amontonado ante el Cenáculo diciendo: “¿Qué les pasa a estos hombres?” y un chistoso dijo: “Están borrachos”, y San Pedro desde el balcón, moviéndose ya como jefe de los Apóstoles, comenzó su discurso diciéndoles modestamente: “Es demasiado temprano para estar borrachos”, habiendo podido decirles: “Estamos borrachos del Viento de Dios”, de un entusiasmo divino —cosa que no hubieran entendido. Les habló de la muerte del Mesías, y de las profecías; y ellos dijeron: “¿Qué haremos ahora, varones hermanos?”

MARÍA AUXILIADORA



“Hay que predicar a todos, grandes y chicos, que son hijos de María santísima, que ella los quiere librar de los peligros del mundo y llevarlos a la gloria celestial, y que a los que la honran con sus oraciones y con el cumplimiento exacto de su deber, ella les concederá infinitas gracias y favores”

 (San Juan Bosco).

TOMÁS DE KEMPIS: LA NATURALEZA Y LA GRACIA



De la “Imitación de Cristo”, Libro III, Capítulo LIV.




Hijo, observa atentamente los movimientos de la naturaleza y de la gracia, porque muy contraria y sutilmente se mueven, de modo que con dificultad son conocidos sino por varones espirituales e interiormente iluminados. Todos desean el bien, y en sus dichos y hechos buscan alguna bondad; por eso muchos se engañan con color del bien.
LA NATURALEZA

-no quiere morir de buena gana, ni quiere ser apremiada ni vencida, ni de grado sujeta ni sometida;

LA GRACIA

-trabaja en la propia mortificación, resiste a la sensualidad, quiere ser sujeta, desea ser vencida, no quiere usar de su propia libertad, huélgase de estar bajo de la disciplina, no codicia dominar a nadie sino vivir, servir y estar siempre bajo la mano de Dios, y por Dios está pronta a obedecer con toda humildad a cualquier criatura humana;

-trabaja por su interés y atiende a la ganancia que le puede venir de otro;

-no considera lo que es útil y provechoso a sí, sino lo que aprovecha a muchos;

-recibe de buena gana la honra y la reverencia;

-fielmente atribuye sólo a Dios toda honra y gloria;

-teme la confusión y el desprecio,



-alégrase en sufrir injurias por el nombre de Jesús;

-ama el ocio y la quietud corporal;

-no puede estar ociosa, antes abraza de buena voluntad el trabajo;

-busca tener cosas curiosas y hermosas, y aborrece las viles y groseras;

-deléitase con cosas llanas y humildes, no desecha las ásperas, ni rehúsa el vestir ropas viejas;

-mira lo temporal, gózase de las ganancias terrenas, entristécese del daño y enójase de una palabra injuriosa;

-mira las cosas eternas, no está apegada a lo temporal ni se turba cuando lo pierde, ni se aceda con las palabras ásperas; porque puso su tesoro y gozo en el cielo, donde ninguna cosa perece;

-es codiciosa, y de mejor gana toma que da, y ama las cosas propias y particulares;

-es piadosa y común para todos, desdeña la singularidad, conténtase con lo poco y tiene por mayor felicidad el dar que recibir;

-nos inclina a las criaturas, a la propia carne, a las vanidades y a las distracciones;

-nos lleva a Dios y a las virtudes, renuncia a las criaturas, huye del mundo, aborrece los deseos de la carne, refrena los pasos vagos y se avergüenza de parecer en público;
-de buena gana toma cualquier consuelo exterior en que deleite sus sentidos;

-sólo en Dios se quiere consolar, y deleitarse en el sumo Bien sobre todo lo visible;

-cuanto hace es por su propia comodidad y ganancia, no puede hacer cosa de balde, sino que espera alcanzar otro tanto o más alabanza o favor por el bien que ha hecho, y desea que sean sus obras y sus dádivas muy estimadas;

-ninguna cosa temporal busca, ni quiere otro premio sino sólo a Dios, y de lo temporal no quiere más que cuanto basta para conseguir lo eterno;

-se alegra de los muchos amigos y allegados, gloríase de la nobleza del lugar y del linaje, lisonjea a los poderosos, halaga a los ricos y regocija a sus iguales;

-aún a los enemigos ama, y no blasona por los muchos amigos, ni estima el lugar ni el linaje de donde viene, si no hay en ello mayor virtud; más favorece al pobre que al rico, tiene mayor compasión del inocente que del poderoso, alégrase con el veraz y no con el mentiroso, amonesta siempre a los buenos que sean mejores, y que por las virtudes imiten al Hijo de Dios;

-luego se queja de la necesidad y del trabajo;

-sufre con constancia la pobreza;

-convierte a sí todas las cosas, y por sí pelea y porfía;

-todo lo refiere a Dios, de donde originalmente dimanan; ningún bien se atribuye ni presume vanamente. No porfía ni prefiere su razón a la de los otros; mas en todo sentido y entendimiento se sujeta a la sabiduría eterna y al divino examen;

-desea saber y oír novedades y secretos, y quiere mostrarse exteriormente y experimentar muchas cosas con los sentidos; desea ser conocida y hacer cosas de donde le proceda la alabanza y fama.

-no cuida de entender cosas nuevas ni curiosas, porque todo esto nace de la corrupción antigua, porque no hay cosa nueva ni durable sobre la tierra. Enseña a recoger los sentidos, a evitar la ostentación y pompa vana, a esconder humildemente las cosas maravillosas y dignas de alabar, y buscar de todas las cosas y de toda ciencia fruto provechoso, alabanza y honra de Dios. No quiere que ella ni sus cosas sean pregonadas; mas desea que Dios sea glorificado en sus dones, que los da todos por puro amor.

Esta gracia es una luz sobrenatural, y un singularísimo don de Dios, y propiamente una señal de los escogidos, y prenda de la salvación eterna, que levanta al hombre de lo terreno a amar lo celestial, y de carnal lo hace espiritual. Así que, cuanto más apremiada y vencida es la naturaleza, tanto le es infundida mayor gracia, y cada día es reformado el hombre interior según la imagen de Dios con nuevas visitaciones.


viernes, 22 de mayo de 2015

CARTA A NUESTROS COFRADES SACERDOTES



 

Carta de enlace entre los miembros de la FSSPX 
(n° 5 – primavera de 2015)



En abril de 2013, Mons. Fellay afirmó que la Fraternidad no había cambiado salvo “cambios superficiales”: “ahora tenemos sacerdotes de edad avanzada”, “tenemos más casas en más países”, en breve, un “desarrollo normal […] “teníamos 4 obispos y ahora solamente tenemos 3. Esto es un cambio, pero nada grave ni esencial[1]
A finales de enero de 2014, el P. de Cacqueray deseaba “que la ruptura” entre Mons. Fellay y los signatarios de la “Carta a los fieles” “se resuelva” y confiaba antes de dejar el Distrito:

“«Yo espero de todo corazón, que dado que yo creo que ya no es de actualidad para la Fraternidad intentar lo que sea con un Papa, del cual acabo de hablar un poco,  espero que algunos de estos sacerdotes y fieles considerarán, reconocerán que después de momentos difíciles, la Fraternidad sigue fiel a la línea que es la suya y reconociéndolo, por nuestra parte nosotros tendremos la compresión, la benignidad para reaceptarlos sin decir nada, entre nosotros, a los sacerdotes que partieron, entre ellos, por supuesto, yo los conozco, son compañeros de armas, sacerdotes cuyos valores no han desmerecido en su apostolado durante todos estos años y que es triste haberlos visto partir, y yo espero, yo espero,  que si todo no fue más que un equívoco, entre la fraternidad y ellos, que este equívoco sea verdaderamente resuelto, es lo que espero de todo corazón[2].

Frente a estos testimonios, estaríamos tentados de concluir que la afirmación de 2012 por parte de los 3 obispos en su carta al Consejo general reconociendo “en la Fraternidad los síntomas [de una] disminución en la confesión de la Fe” era falsamente alarmista…

¿Todo va muy bien?

Sin embargo, el 23 de septiembre de 2014, luego del encuentro entre el cardenal Muller y Mons. Fellay, el Vaticano publicó un comunicado dicendo:
« Se ha acordado proceder gradualmente y dentro de un tiempo razonable para superar las dificultades y alcanzar la deseada reconciliación plena."

Las entrevistas continuaron entonces en un "marco amplio y menos formal que el de los precedentes intercambios[3]", mientras que en palabras de Mons. Fellay: “las discusiones manifestaron un desacuerdo profundo sobre casi todos los puntos abordados[4]”. En su 5ª conferencia en Flavigny, el P. Pfluger declaró explícitamente que dado el fracaso doctrinal con Roma “hay que intensificar el contacto in membris (fieles, parroquias y clero conservador)”.

En 2007, el P. de la Motte reunió a sus vicarios (entre ellos el P. Salenave) para comunicarles una noticia que él estimaba muy buena pero confidencial… Menzingen había dado su acuerdo para hacer de Gavrus un priorato piloto en estrecho contacto con la diócesis y su obispo. El cambio del prior puso fin a la experiencia, pero ahora estas visitas se multiplican por pedido de Menzingen: Angers, Montpellier, Châteauroux, debían ser visitadas por el obispo.

En 2015, dos peligrosos apóstoles de la libertad religiosa, el cardenal Brandmüller y Mons. Schneider visitaron los seminarios de Zaiztkofen, Flavigny y Winona y enseñaron allí. El primero compara “la Fraternidad San Pio X y los viejos católicos que han rechazado la enseñanza del Vaticano I sobre la infalibilidad y tienen en común el rechazo de los desarrollos legítimos de la doctrina y de la vida de la Iglesia[5]. Para el segundo, “el mejor alumno de Benedicto XVI” según L’Homme Nouveau, “el ecumenismo es necesario para estar en contacto con nuestros hermanos separados, para amarlos. Frente al desafío planteado por el nuevo paganismo, nosotros podemos y debemos colaborar con los no-católicos serios para defender la verdad divina revelada y la ley natural creada por Dios[6]”.

 “Yo escucho decir: “Usted exagera, hay cada vez más y más buenos obispos que oran, que tienen la fe, que son edificantes…” Serán santos, siendo que admiten la falsa libertad religiosa y por lo tanto el Estado laico, el falso ecumenismo y por lo tanto la admisión de varias vías de salvación, la reforma litúrgica y por lo tanto la negación práctica del sacrificio de la Misa, […] ellos contribuyen oficialmente a la revolución en la Iglesia y a su destrucción” […] Esta nueva religión no es la religión católica[7]”.

La integración será nuestra desintegración…

Las declaraciones del P. Jorna: “La integración sería nuestra desintegración […] en la Iglesia, es la verdad que libera, no la diplomacia[8] eran una evidencia para la mayoría de los miembros de la Fraternidad en 2001. Hoy en día, gracias a la acción subversiva de la cabeza, la tendencia se ha invertido. Nadie ignora que la subversión viene más frecuentemente de una élite infiel que de una base rebelde.