lunes, 30 de mayo de 2016

DE LA MANO DEL ANTICRISTO FRANCISCO, SIGUE AVANZANDO EL LOBBY SODOMITA



Arriba, Robledo con “Su Santidad” (esta expresión no se le cae de la boca). 
Debajo, el mismo con su “novio”.


A raíz de la reunión de la red de escuelas “Scholas Ocurrentes” (si algo caracteriza a ese proyecto educativo, es el no ser cristiano) en el Vaticano, el impresentable Francisco, el “papa gentil” que “está fuera de toda categoría” y que les dijo a los de la Neo-Fraternidad “ustedes son católicos”, como se complace en afirmar el P. Pfluger en reciente conferencia, recibió, después de su encuentro con la famosa madre de los terroristas marxistas Hebe de Bonafini, al Ministro de Educación de Argentina Esteban Bullrich, católico liberal de la escuela sarmientina (Sarmiento: masón grado 33) salpicado por diversos casos de corrupción y que ahora ha de aplicar la educación socialista imponiendo la educación obligatoria a partir de los tres años de edad, con el lavado de cerebros onusiano desde la más tierna edad. En la delegación argentina estuvo, y fue muy calurosamente recibido por Francisco, un muy publicitado sodomita argentino, que hoy resulta ser el Subsecretario para la juventud del gobierno de Macri, además de jefe de la juventud del PRO nacional. En su momento dijo este empleado del gobierno macrista (al igual que un conocido feligrés de la reconocida Neo-Fraternidad de Argentina, como se informó acá) que quería ser “el primer presidente gay de la Argentina”. Sin dudas que avanza muy rápidamente.

El desgraciado personaje en cuestión, llamado Pedro Robledo, fue usado como mascarilla mediática en su momento para hacer pública la “victimización” de los sodomitas y así darle avance a la necesidad de la imposición de “leyes antidiscriminatorias”. Por lo que se puede conocer del personaje en sus declaraciones, el joven tiene el perfil de un mitómano y su posición intelectual es la de un infradotado que tiene como referentes máximos en política a Macri y a Barack Obama, llegando a decir de este último: “A Obama lo amo, estoy enamorado de él” (sic). Su promoción llegó de la mano de un supuesto incidente donde según afirman lo habrían golpeado en una fiesta por su condición de homosexual. A raíz de este supuesto hecho empezó a desfilar por todos los mass media del sistema, llegando a la “cumbre” en el momento en que fue recibido con su “novio” por la entonces presidente de Argentina, la degenerada Cristina Fernández de Kirchner, la cual, recordemos, se reunió nada menos que siete veces con Francisco Bergoglio en un lapso menor a los tres años. De resultas de aquel encuentro entre la primera mandataria y la “feliz pareja”, la pervertida mujer concibió y parió de su profundo intelecto las siguientes líneas, reproducidas en uno de sus propios espacios publicitarios de Internet:

“El miércoles vino a verme Pedro Robledo, junto a Agustín, su pareja, y me trajo de regalo un libro “Gays y Lesbianas, vida y cultura, un legado universal”. Que quién es Pedro? Pedro Robledo, el militante del PRO que fue brutalmente golpeado en una fiesta privada por su condición de gay.

Me trajo un compilado de 14 autores sobre la historia de la humanidad. Tal vez quienes escribían creyeron que lo estaba haciendo sobre homosexualidad. Tal vez Pedro también lo pensó así. Sin embargo creo que escribieron sobre la condición humana, aquí, en el planeta Tierra. Ni de Saturno ni Marte. Ni de extraterrestres. Nada más y nada menos que sobre hombres y mujeres de carne y hueso, desde el fondo de la historia.

Democracia. Cristina Kirchner acompañada por la parejita feliz.

La condición humana y uno de sus aspectos más maravillosos, el amor. Alguien elige a quién amar? No. Porque no es biológico ni es químico. Tampoco es técnico y mucho menos racional. Es simplemente mágico. No se sabe. Se siente. No se explica. Se da.

Que si me puse poética? A lo mejor sí, que se yo, el sur es el sur. Por eso cada día que pasa creo más en los hombres irrepetibles. La Ley de Matrimonio Igualitario es la única que Néstor votó en toda su vida. Si el no hubiera estado, tengo la certeza de que no habría ley. Seguro que ahora van a salir a refutarme, criticar mi certeza. Pero todos y todas en el 
Parlamento de aquellos días saben que fue así. Qué tipo! Bajando cuadros, entrando en la ESMA, el ALCA, el FMI, la deuda externa, el trabajo, el salario, los convenios colectivos, los DDHH.


Un caso testigo. Víctima recompensada. Degeneración respetada y promocionada.


Pedro me pide ayuda en la sanción de la ley anti discriminación y si se puede incluir contra el acoso en los colegios. Me deja un proyecto. Vamos a seguir impulsando la profundización de las políticas anti discriminación, no tengas dudas Pedro. Me encantó el diálogo”.


De más está decir que tanto la Kirchner como el activista “gay” están muy contentos con Francisco, dispuestos a seguir sus desvaríos y perversiones –una ya fuera del gobierno, el otro en su función en el nuevo gobierno- sin ningún tipo de culpa, antes bien, con el orgullo de tener el “respaldo” del gran líder (¿les habrá dicho también que “hagan lío”?). De igual modo lo aprovechan los jesuitas sodomitas que organizan una próxima conferencia en España amparándose en la autoridad bergogliana (véase acá).





Pero los agentes del lobby sodomita no son los únicos que están contentos con Francisco. Hay otros dos personajes que han cifrado sus esperanzas en él: son Monseñor Fellay y el Padre Pfluger, de la Neo-FSSPX, a quienes la gentileza del porteño ha seducido, a pesar de que no le importe la doctrina. Claro, les ha dicho un irresistible piropo: que son católicos y reconciliables. ¿Será acaso lo suyo aquello que se llama “amor fou”? ¿Qué clase de mentalidad anida en estos hombres que se sienten complacidos porque quien se empeña en destruir todo lo que es católico, incluyendo la familia, les llama “católicos”, siendo que quizás no sepa en absoluto lo que es el catolicismo, debido a la infección modernista que lo hace rechazar lo que es verdaderamente católico, y aún todo signo de piedad, al punto de no arrodillarse ante el Santísimo Sacramento, como informa el único sitio de la Fraternidad que todavía no ha sido asimilado al igualitarismo de los otros? ¿Se darán cuenta que están actuando –salvando las distancias y cambiando lo que haya que cambiar- como el enjambre de personajes descarriados, perversos y licenciosos que pululan alrededor de Francisco en busca de algún favor o rédito para su posición, sin importarles, a ellos tampoco, la doctrina?

El sentimentalismo parece ser el último refugio de los irresponsables, es decir, de los cobardes.


El Cardenal Bergoglio, en sus tiempos de Bs. As.

 Gran promotor de la Tradición católica, según puede verse.


domingo, 29 de mayo de 2016

FELONÍA ACUERDISTA: PFLUGER Y LA NEO-FSSPX CONTRA MONS. LEFEBVRE




“Monseñor Lefebvre dijo que si nos daban la misa el problema se terminaba; hoy es lo mismo, la crisis no ha terminado, al contrario, comienza a ser más fuerte, Monseñor ponía dos condiciones: que nos dejaran hacer los seminarios, prioratos, escuelas, y una cierta independencia de los obispos locales, una posibilidad de actuar, de vivir. Y esto está garantizado con la prelatura personal”.

P. Niklaus Pfluger, en conferencia en Canadá, 19 de mayo de 2016 (ver acá)






“Resumí al Cardenal Ratzinger toda esta situación, le dije: Eminencia, aunque nos concedan un obispo, aunque nos concedan determinada autonomía con relación a los obispos, aunque nos concedan toda la liturgia de 1962, nos concedan de seguir con los seminarios y la Fraternidad tal como lo hacemos ahora, nosotros no podríamos colaborar, es imposible, imposible, porque trabajamos en dos dimensiones diametralmente opuestas: Uds. trabajan en la descristianización de la sociedad, de la persona humana y de la Iglesia y nosotros trabajamos en la cristianización, no podemos entendernos. Ud. acaba de decirme que la sociedad no debe ser cristiana, que no puede ser cristiana, que es contra su naturaleza, acaba de querer probarme que NSJ no puede y no debe reinar en las sociedades y quiere probarme que la conciencia humana es libre frente a NSJ. Que es necesario dejarles la libertad y un espacio social autónomo como Ud. dice, es la descristianización, y bien, nosotros, estamos a favor de la cristianización, no podemos entendernos y esto les aseguro es el resumen, no se puede seguir a esta gente.”

Mons. Lefebvre, conferencia en Econe durante el retiro sacerdotal del 4 de Septiembre de 1987.


"Todo sacerdote que quiere permanecer católico tiene el estricto deber de separarse de esta Iglesia conciliar, mientras ella no recupere la tradición del Magisterio de la Iglesia y de la fe católica"

Mons. Lefebvre, Itinerario Espiritual", 1990.


¿ES POSIBLE UN ACUERDO PRÁCTICO ENTRE CATÓLICOS Y MODERNISTAS? POR EL P. CURZIO NITOGLIA






Hoy es la mano del neo-modernismo que parece haber abandonado el odio hacia la Tradición (que era palpable en tiempos de Paulo VI) que parece estar dispuesto a concederle derechos o por lo menos una tolerancia práctica. Lamentablemente el mismo estribillo que estaba en boca de los católicos progresistas de ayer se encuentra en boca de los tradicionalistas de hoy: “finalmente un modernista de “rostro humano”, Francisco I. ¿Cómo se rechazará su “mano extendida” a la Tradición?”

¿ES POSIBLE UN ACUERDO PRÁCTICO ENTRE CATÓLICOS Y MODERNISTAS?

por Don Cruzio Nitoglia

Acuerdo unilateral

Recientemente se discute sobre la posibilidad de un acuerdo “unilateral”[1], solamente práctico y no doctrinal, entre los neo-modernistas y los católicos fieles. Muchas son las opiniones acerca de este problema.

Veamos lo que ha enseñado sobre tal cuestión el campeón del antimodernismo: el Papa José Sarto, del cual cito en el presente artículo tres documentos no muy conocidos, en los cuales muestra la gravedad del error modernista y la falsedad de los modernistas, que son lobos con piel de oveja (Mat. VII, 15), por lo cual, como enseña el Papa, acordar con ellos significa poner a la oveja en la boca del lobo.


Tres enseñanzas de San Pio X

La Iglesia no teme la persecución externa, sino la guerrilla interna

I

En su Alocución “Accogliamo” (18 de abril de 1907) San Pio X pone en evidencia que la Iglesia no teme la persecución abierta como “cuando los edictos del Cesar intimaron a los primeros cristianos a abandonar el culto a Jesucristo o morir”[2].

Lo que San Pio X teme más es la infiltración en la Iglesia de la enfermedad modernista, la cual se esconde en sus vísceras para destruirla, si fuese posible. Hoy en día, por desgracia, este virus no sólo se ha infiltrado en el seno de la Iglesia, sino que ha llegado hasta la cima y opera la “revolución en tiara y capa”.

El modernismo es “la gran herejía” (Marcel de Corte), que no está fuera de la Iglesia para combatirla cara a cara, sino que se esconde en ella para cambiar la sustancia y reemplazarla con un falso cristianismo renovado y modernizado, el cual ha hecho suyo el principio fundamental de la modernidad: el subjetivismo y el relativismo. Según estos principios todo es una producción de la mente del hombre, incluso la religión e incluso Dios, y por lo tanto no existe una verdad objetiva, cierta y absoluta, sino que todo es relativo respecto a lo que piensa el sujeto humano, que toma el lugar de Dios.

San Pio X llama a los modernistas “rebeldes” porque “profesan y difunden de modo sutil, errores monstruosos sobre la evolución del dogma”. Aquí se ponen de relieve dos características principales del modernismo:

1°) El ocultamiento de su verdadera naturaleza bajo la apariencia de verdad y de ortodoxia;

2°) La monstruosidad de su error, que es tan grave que lleva al cambio sustancial de la religión católica si se lo favorece.

En efecto, si el dogma cambia continuamente, intrínseca y sustancialmente, se pasa de una verdad a otra totalmente diferente y por lo tanto a una religión que ya no es la católica tradicional revelada por Jesús y transmitida por los Apóstoles, sino una inventada de la nada por el subjetivismo del pensamiento humano, que se reputa creador de la realidad[3]

sábado, 28 de mayo de 2016

ANOTHER BRICK IN THE WALL





Decíamos recientemente en nuestro blog que lo de Francisco ya está superando cualquier fantasía buñueliana. En realidad su “pontificado” está teniendo ribetes grotescos que lo tornan una tragedia en ciernes, pero carente de toda solemnidad. Ahora se está pareciendo cada vez más, en virtud de los personajes que desfilan por el Vaticano, a una degradante película de Pasolini (que, recordemos, era “católico”, marxista y homosexual), pero quizás filmada por Enrique Carreras, considerado el peor director de la historia del cine argentino (y eso que hay mucha competencia) o de Ed Wood en versión porteña. Bergoglio va superando de día en día tales representaciones bochornosas en su ambiciosa carrera política. Ayer recibió a Hebe Bloody Mama de Bonafini. Y la insultadora profesional Bonafini no tuvo mejor idea que regalarle a Francisco un ladrillo (sic), según la crónica periodística, además del consabido pañuelo blanco.

Una forma indirecta de arrojar un cascotazo a la Iglesia que tanto odia. O tal vez un involuntario símbolo del muro de Berlín caído e inaugurando el Nuevo Orden Mundial. O un recuerdo irónico, ya que Bonafini fue cómplice del estafador Sergio Shoklender (que, recordemos, ya les robaba a sus padres, a quienes asesinó en 1981) en una empresa de construcción de viviendas con fondos del estado. En todo caso, parece una advertencia mafiosa para Bergoglio, pues la izquierda pretende usarlo, como ocurrió con Perón en los años ’70. Bergoglio, a su vez pretende lo mismo que aquel, usar a la izquierda, en sus irreprimibles ansias de poder. ¿Recordarán que aquello terminó en una tragedia con miles de atentados, asesinados y guerra interna en la Argentina?


Bergoglio a ojos de la Bonafini:"Con Francisco nos
 equivocamos como nos pasó con Kirchner".
¿Terminará Bergoglio como Kirchner?



“Los tiempos han cambiado”, dicen todos. Recalcitrantes anticatólicos ahora van a Roma. Irreductibles tradicionalistas ahora van a Roma. Es la “cultura del encuentro” que el “cariñoso” Francisco desparrama por todo el mundo. Eso sí: después de ser recibida durante dos horas, la Bonafini se dedicó a perorar en su estilo nada “misericordioso”, apañada ahora en su sed vengativa (que dice abominar de la violencia) por Francisco, sin demostrar la menor señal de tener la fe católica, sólo interesada en su proyecto político revolucionario.

Escribió el Rey David: “Enseñaré tus caminos a los malos,/ Y a Ti se convertirán los impíos” (Salmo 50,15). ¿Hará lo propio Francisco? Hasta ahora lo que hemos visto es que cuanto delincuente, renegado, degenerado o malviviente se acercó a recibir sus abrazos, salió fortalecido en sus afanes pecaminosos, vengativos o espurios, ya se trate de los Obama, los Maradona, los Tinelli, las Kirchner o las Bonafini de turno.

Francisco es un anticristo de rancia película clase "z".


PREGUNTAS





Para pensar. Apenas dos años y medio atrás, se producía el escandaloso incidente en la conmemoración de la “kristallnacht” en la Catedral metropolitana de Buenos Aires, cuando un grupo de sacerdotes y fieles de la FSSPX “interrumpieron” la ceremonia ecuménico-judaica que encabezaba el cardenal Poli (puede verse acá). Es para pensar: ¿cómo es que el rudo y cáustico periodista Tim Sebastian, que vapuleó a Mons. Fellay recientemente con un interrogatorio donde destacó el temario judaico, y hasta recordó un incidente muy lejano de Mons. Lefebvre por el cual fue condenado, ni siquiera mencionó este hecho, tan reciente y tan afrentoso para la sinagoga e incluso para la curia porteña y el mismo Bergoglio? Si la intención de Sebastian era “condenar” a Mons. Fellay y la Fraternidad, ¿no era lo más conveniente traer a cuento y rememorar en sus detalles tal acción propia de “nazis”, según dijeran los victimados de la misma? Sin embargo, Sebastian se centró en hacer que Fellay condenase al imperdonable Mons. Williamson. El periodista judío hizo  también que Mons. Fellay se distanciase de Mons. Lefebvre. Logró que Mons. Fellay fuera públicamente humillado, pero sin embargo no tocó el tema aquel. ¿Será que no resultaba conveniente para quien está a punto de pasar a formar parte de la iglesia-sinagoga conciliar? ¿Será porque aquella inusitada acción “quijotesca” fue pergeñada por quienes tendieron una trampa a la Fraternidad, con el fin de hacerle dar una señal de sumisión a la judeo-iglesia conciliar? Recordemos lo que decía un comunicado del Centro Simón Wiesenthal por aquel entonces: “Era de esperar que seguidores del fallecido cismático Marcel Lefebvre, quien se opuso a la abolición por parte del Vaticano de la acusación acerca de la responsabilidad judía en la Crucifixión, y del negador del Holocausto Richard Williamson, trataran de continuar su campaña antisemita. Eligieron Kristallnacht, la ocasión más sensible, para manifestar su odio. Felicitamos a Monseñor Poli por haberlos resistido. Como sucesor en la diócesis de Buenos Aires del Cardenal Jorge Bergoglio, conocido hoy como el Papa Francisco, está siguiendo el ejemplo de Su Santidad como un amigo del pueblo judío y un luchador contra la intolerancia”, destacó el Dr. Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Simon Wiesenthal”. Recordemos también que después de aquello el Superior de Distrito P. Bouchacourt salió a exculpar a los judíos del deicidio en el diario más importante de Argentina…y que a posteriori fue “ascendido” por Mons. Fellay, llevándolo de Superior a Francia. Es para pensar: ¿Cómo es que Tim Sebastian no le preguntó nada sobre este hecho escandaloso a Mons. Fellay?

Afiche publicado en el sitio de los “Judíos Argentinos Gays”. Hay que “aprender” de Francisco, ¿tal vez porque “es muy humano”, como dice Mons. Fellay?

Seguimos con las preguntas. ¿Cómo es que habiendo ocurrido esta tremenda afrenta en la mismísima casa de Bergoglio ahora este los quiere "reconciliar"? ¿Y cómo es que los neo-fraternitarios creen que la Sinagoga  y Bergoglio les van a perdonar este público agravio, por más que fuere incitado por las mismas “víctimas”? ¿No saben acaso que si hay algo que caracteriza a la Sinagoga es su espíritu vengativo anticristiano y su desconocimiento del perdón? ¿No recordamos acaso lo que pasó luego del “williamsongate”?

jueves, 26 de mayo de 2016

FIESTA DE CORPUS CHRISTI





La fiesta del Corpus se remonta al siglo XIII. La instituyó para su diócesis, en 1242, el obispo de Lieja, ante las insistentes demandas de la beata Juliana, priora de un convento situado a las puertas de la ciudad, en el monte Cornillón. Algunos años más tarde, la extendió a la Iglesia universal el papa Urbano IV, antiguo archidiácono de Lieja. A causa de su procesión del Santísimo Sacramento, muy pronto se convirtió la fiesta del Corpus en una de las más gratas al pueblo cristiano. Con su fe en la presencia real, eleva a Dios en esta solemnidad su acción de gracias por todos los bienes que le vienen por medio de este gran sacramento.
La Eucaristía está íntimamente ligada a la vida de la Iglesia y de los fieles. Puede decirse que en ella brota y se manifiesta continuamente esa vida de los cristianos. En la santa misa hace presente la Iglesia sobre sus altares el Sacrificio de Cristo, fuente de nuestra Redención, el cual no cesa ella de ofrecer a Dios en unión con el mismo Cristo. Por la santa comunión se unen en la de El; nacidos a la vida de la gracia en las aguas del Bautismo, se alimentan de la Eucaristía como de un pan celestial.
La misa y el oficio están compuestos por Santo Tomás. En ellos se revela el alma del santo y la precisión doctrinal del gran teólogo.

(Extraído del Misal diario Latín-Español).

LA HOSTILIDAD DE LOS GOBIERNOS REVOLUCIONARIOS A LA IGLESIA CATÓLICA ENTRE 1810 Y 1822: CRÓNICA DE LA GUERRA DE SECESIÓN EN EL VIRREYNATO DEL RÍO DE LA PLATA – III (final)






¿Por qué hay una corriente historiográfica que sostiene, que el origen de los estados revolucionarios americanos es legítimo y compatible con la doctrina y principios de la Iglesia Católica Apostólica Romana?

Como dice Roberto Di Stefano (38), la Iglesia Católica en el Río de la Plata, hizo silencio en relación a su juicio sobre los fundamentos, motivaciones y principios en los que se sustentó la Revolución de Mayo por más de un siglo, y cuando se expidió sobre ella y sobre la Independencia, fue para asociarlas a la impiedad, al desorden y a funesta Revolución Francesa.

A partir del centenario de la Revolución de Mayo, y a partir de una publicación de Monseñor Agustín Piaggio, dónde en realidad el Obispo trata de demostrar que parte del clero contribuyó a la Revolución y a la Independencia, una corriente historiográfica conservadora que, más tarde consolidaría parte de lo que se llamó el "Nacionalismo Católico", fuerza una reinterpretación de las ideas de Mayo, de los principios filosóficos que rigieron aquellos acontecimientos y del rol que cumplió la Iglesia y el clero como institución en los procesos de secesión americana. Según Di Stefano (2002), este giro del mencionado grupo conservador, obedece a que, relegada la Iglesia Católica del centro de la vida pública por los gobiernos liberales de fines del siglo XIX, se intenta, so pretexto de que habría tenido un rol protagónico y central en los sucesos de mayo, demostrar a la sociedad y a los gobernantes que ella podía ocupar un puesto significativo en la sociedad y en las cuestiones de gobierno del país y, que ello era compatible y necesario en la política.

Como bien expone Di Stefano, esta reinterpretación de la Historia eclesiástica, responde más a un plan de inclusión a futuro en la vida política del país, que a la verdad histórica. Incluso el análisis que hace Di Stéfano, muestra que en realidad la Iglesia como Institución, no sólo no apoyó la Revolución de Mayo ni la Independencia, sino que además se opuso abiertamente. También queda claro que la mayoría del clero no apoyó la Revolución de Mayo ni sus principios políticos, sino que los reprobó. Y lo más triste, es que se ejerció una despiadada coerción sobre la Iglesia y el Clero para utilizarlos como medio propagandístico de las Ideas dieciochescas y liberales. Esto con la gravedad que conlleva, el rol que la Iglesia y el Clero representaron durante todo el período Monárquico Católico, donde el pueblo buscaba siempre la aprobación de la Santa Religión, en todos los órdenes de la vida.

Conclusiones

La Iglesia Católica Apostólica Romana como institución Divina sobre la tierra, y desde la Cátedra de Pedro, condenó en dos oportunidades por medio de dos Papas diferentes, las revoluciones e independencias en los Reynos de las Indias, como ya fue especificado más arriba. Incluso uno de los fundamentos más importantes son las Bulas del Papa Alejandro VI, quién otorgó el control y gobierno de esas tierras a los Reyes Católicos y a sus descendientes a perpetuidad, arrojando una excomunión amplia a quién contradijere dicha disposición.

miércoles, 25 de mayo de 2016

LA HOSTILIDAD DE LOS GOBIERNOS REVOLUCIONARIOS A LA IGLESIA CATÓLICA ENTRE 1810 Y 1822: CRÓNICA DE LA GUERRA DE SECESIÓN EN EL VIRREYNATO DEL RÍO DE LA PLATA - II







por Carlos Ferri.

Persecución a los Obispos del Río de la Plata

 A continuación se expondrá en forma muy breve y resumida algunos de los aspectos más salientes de las tristes y funestas circunstancias que llevaron a la situación de "Sede Vacante" en las tres diócesis del Río de la Plata, situación que se prolongó por el lapso de veinte años, momento en que la Santa Sede tomó cartas directas en el asunto en bien del clero y de la feligresía, salvando a estas tierras de un inminente cisma.

Obispo de Santa María de los Buenos Aires

El Obispo Benito de Lué y Riega, sufrió una grandísima persecución por parte de las autoridades de los cabildos y por parte de los irreverentes sacerdotes del Cabildo Eclesiástico (9), que dificultaban constantemente a las directrices y actividades o normas disciplinares y pastorales que, éste disponía en pos del bien común. No hay que dejar de recordar aquello que dice Bernardo Lozier Almazán (2013), que "También debemos tener presente, que las doctrinas enciclopedistas ya habían invadido las mentes de la clerecía rioplatense".

El obispo que fue tratado con indiferencia y sometido por las autoridades ilegítimas revolucionarias, a injustas privaciones y castigos, incluso fue difamado en algunos periódicos de la época como la Gaceta de Buenos Aires y El Censor (10), el primero, por entonces órgano de difusión oficial de la 1ra Junta de Gobierno, fundado por el liberal jansenista ilustrado de Mariano Moreno. Le fue suspendido su ejercicio de obispo y la posibilidad de oficiar Santa Misa en forma pública, como también realizar visitas pastorales.


Finalmente, luego de casi dos años de persecución y hostigamiento público y privado, fue asesinado la noche de su onomástico, el 21 de Marzo, donde algunas autoridades civiles y eclesiásticas, se habían acercado a su casa a ofrecerle un brindis. Varios testimonios, afirmaron haberlo visto en la mañana siguiente, hinchado y de color cárdeno en su lecho, siendo que hasta la noche anterior, se observaba al Prelado con su normal vitalidad y libre de signos de enfermedad. Con respecto a su homicidio concluye Bernardo Lozier Almazán (2013) que "las semipruebas existentes, en su conjunto, configuran evidencias suficientes para sostener que su triste fin se debió al veneno suministrado por, hasta la actualidad, manos anónimas" (11), quedando claro que la suya no fue una muerte natural (12). Así mismo, se puede recordar también que el prestigioso historiador Enrique de Gandía afirma que "el gobierno, al no poder ejecutarlo, porque habría traído, quién sabe cuántos contratiempos, se resolvió envenenarlo, silenciosamente, y se le envenenó" (13).

LA HOSTILIDAD DE LOS GOBIERNOS REVOLUCIONARIOS A LA IGLESIA CATÓLICA ENTRE 1810 Y 1822: CRÓNICA DE LA GUERRA DE SECESIÓN EN EL VIRREYNATO DEL RÍO DE LA PLATA - I






por Carlos Ferri.

"Es de todo punto injusto querer leer la historia a posteriori y querer justificar decisiones que carecieron de suficiente fundamento o incluso estuvieron motivadas por errores". (1)

A partir de la Revolución de Mayo de 1810, la Iglesia Católica Apostólica Romana de los Reynos de las Indias que se enmarcaba en el Derecho de Patronato, fue sufriendo una hostil persecución. Los nuevos gobiernos, se arrogaron ese derecho exclusivo, colocando así a los nuevos estados por sobre la Iglesia, y tratando de utilizar a ésta como un medio de adoctrinamiento, propaganda y dominio de los pueblos.

Uno de los más importantes orígenes de la problemática entre los gobiernos ilegítimos posrevolucionarios y la Iglesia Católica, fue la incorrecta e ilegítima arrogación del derecho de Patronato, el cual fue exclusivamente otorgado a la Monarquía Española (2). Vale aclarar que algunos Reynos Européos gozaron de derechos similares pero no iguales. Además, el Derecho de Patronato y las posteriores ampliaciones de facultades, eran exclusivas al Reyno Español y de los Reyes legítimos en ejercicio, con la finalidad de evangelizar las Indias y elevar a sus habitantes, a través de la evangelización, a la dignidad de seres hechos a imagen y semejanza de Dios Nuestro Señor, y por medio de la <> ser libres del pecado original.

Como consecuencia del sometimiento a la Iglesia por parte nuevas autoridades ilegítimas (3), que en muchos casos eran anticatólicos, se dejo a las Diócesis del Virreynato del Río de la Plata sin Obispos, con sus sedes vacantes y dicha situación tardó veinte años en regularizarse, con todas las gravedades y faltas de sacramentos episcopales que ello conlleva.

Esta situación de acefalia tanto política como eclesiástica, dejaba a la grey sin guarda, protección y guía, sobre todo en cuestiones trascendentes y de principios como los que se debatían en aquellos años.

Tales circunstancias gravísimas y funestas para el orden social cristiano y para la guía del vasallaje y los distintos estamentos no tenía antecedentes de esa magnitud en los Reynos de las Indias ni e otros territorios de España, ni tampoco en ninguno de los gobiernos de los Reyes Católicos. Los responsables de tal anomalía, fueron los sucesivos gobiernos ilegítimos que se instalaron tiránicamente en el poder del Virreynato del Río de la Plata, a partir de mayo de 1810, y en el resto de los territorios de las Indias.

La Iglesia Católica Apostólica Romana, se expidió desde su máxima autoridad el Papa (4), en dos (5) oportunidades sobre las revoluciones y las guerras de secesiones mal llamadas de <>, condenando enérgicamente la sedición y la ruptura política con España, y al mísmo tiempo exhortando a la sociedad a someterse prudentemente a su legítimo gobernante. No tanto por el interés de la preservación de un orden político establecido, sino más bien, porque los principios que sustentaron aquellos funestos hechos, fueron contrarios a los principios, doctrina y magisterio católico. Pero lo más preocupante para Los Papas, eran las consecuencias prácticas que estos vertiginosos cambios traían en el orden social cristiano y en la disposición de las cosas para que cada hombre alcance su finalidad última de la "Vida Eterna".

PROF. CARLOS NOUGUÉ: DE LA NECESIDAD DE RESISTIR AL MAGISTERIO CONCILIAR - Parte 2







Artículo Primero[1]

Si el llamado magisterio conciliar es infalible (1)[1]

El magisterio conciliar, es decir, el conjunto de las nuevas enseñanzas del Concilio Vaticano II y los Papas posteriores, definitivamente NO GOZA DEL CARISMA DE LA INFALIBILIDAD. De hecho, hay dos modos de ejercer el carisma de la infalibilidad: uno es extraordinario, mientras que el otro es ordinario y universal, como se verá un poco más adelante. Conquistadas por el liberalismo, las autoridades conciliares[2] no quisieron enseñar con infalibilidad según el modo extraordinario; y por el mismo motivo su magisterio ordinario no alcanza el grado de universal. De este modo, el magisterio conciliar no es infalible ni podrá llegar a serlo DE NINGUNA MANERA, y esto es así justamente porque las autoridades eclesiásticas se mantienen en su liberalismo[3]. Explicamos.

Lo que se acaba de decir presupone la doctrina según la cual hay solamente dos modos de magisterio de la Iglesia que son infalibles. Se afirman, además, tres cosas que dimanan de la misma doctrina. Según un orden de evidencia, la primera de estas cosas es el hecho manifiesto de que las autoridades conciliares no desearon ni desean enseñar según el modo extraordinario del magisterio de la Iglesia; la segunda, que resulta de esta misma actitud, es su mentalidad liberal; la tercera, que resulta de lo mismo, es que su magisterio ordinario nunca podrá llegar a ser universal. La conclusión, necesaria, no sólo afirma el simple hecho de que no hubo infalibilidad en el Concilio Vaticano II, sino que señala también que no puede haberla de modo alguno (o sea, ni infalibilidad extraordinaria ni infalibilidad ordinaria universal) mientras los papas conciliares no renuncien a la mentalidad liberal. Sin embargo, antes de demostrarlo, hay que insistir en los conceptos centrales de la doctrina antes mencionada.

Acerca del magisterio de la Iglesia
[4] 

Nuestro Señor Jesucristo transmitió a la Iglesia el poder de enseñar en su nombre y fundada en su autoridad: “Id y enseñad, porque quien a vosotros os escucha, a Mí me escucha”. Y es a este mismo poder comunicado por Cristo, al que llamamos magisterio de la Iglesia. Es un don único y permanente, que durará indefectiblemente hasta el fin de los tiempos (quiere decir, hasta la Parusía o segunda y definitiva venida de Cristo). Pero debemos conocer, con respecto a éste, el sujeto que participa de éste o a quién es transmitido, y el objeto que especifica y los actos en que es ejercido.

• El sujeto del magisterio eclesiástico

El sujeto del magisterio eclesiástico son los llamados órganos o instrumentos; y son llamados así porque, hablando propiamente, el poder o autoridad son el mismo Cristo. Cristo es el maestro principal, y cualquier otro posee tal autoridad apenas como instrumento de Cristo.

Pero, si consideramos el sujeto del magisterio eclesiástico en cuanto a la manera de participar de la autoridad, es preciso distinguir los órganos en auténticos y subsidiarios. Los órganos auténticos participan de la autoridad de Cristo de manera habitual y propia, mientras los órganos subsidiarios lo hacen de manera transeúnte (o transitoria) y delegada. Sólo los órganos auténticos pueden llamarse propiamente “maestros” en la Iglesia[5].

martes, 24 de mayo de 2016

DESPUÉS DEL NAUFRAGIO EN ARGENTINA…EL NAUFRAGIO DE LA FSSPX



El refugiado Mons. Fellay pide ser rescatado y acogido por el rescatista Francisco.


"No hemos cambiado nada".
Mons. Fellay, entrevista a NCR

“El que dialoga, en cambio, renuncia a estar aislado y a ser condenado”.
L’Osservatore Romano.


Contra el parecer generalizado de los tradicionalistas, de los conservadores y aun de muchos línea-media y tradi-liberales, Mons. Fellay afirma no poder incluir a Francisco en una categoría determinada. Aun no sabe si es modernista, si es conservador, si es tradicional, si es humanista, si es liberal,  si es “pelagiano”, si es “de los nuestros”, si es “enemigo” o quién sabe qué. Mons. Fellay está indeciso, no lo sabe. En un primer momento ya lejano se había atrevido a decir en una conferencia que Francisco era un modernista. Se le escapó. Luego pasó a aclarar que era un modernista moderado, no teórico sino práctico. Ahora ya no dice nada de eso. Más bien tiende a diferenciarlo de los modernistas. Parece que las medidas “a favor de la Tradición” que últimamente viene realizando Francisco (videos ecumenistas interreligiosos que igualan todas las religiones; apertura a la comunión sacrílega de adúlteros; posibilidad de mujeres “diaconisas”; la exhortación “Amoris laetitia”; el video feminista; declaraciones heterodoxas, heréticas y/o blasfemas, más un largo etc.) lo han desconcertado un poco, y duda. Así lo acaba de decir en reciente entrevista:

“Este Santo Padre es completamente atípico y el problema que tenemos al abordarlo es tratar de ponerlo en una categoría. Uno de los mayores problemas es que la manera normal de juzgar a alguien es tomar sus acciones y concluir que actúa de este modo porque así piensa. Y si se trata de hacerlo con este papa, uno se queda desconcertado porque un día él hace algo y al día siguiente hace casi lo contrario, o dice. Entonces este es uno de los puntos más confusos del papa actual y yo creo que debemos entender que no se puede abordar en este nivel. Ha dicho varias veces que él considera la doctrina más bien como un obstáculo al tratar con la gente, para él lo que importa es la gente, es la persona, entonces él trata de ver a la persona y entonces él es muy humano. Ahora ¿cuál es su motivo? Para mí él es alguien a quien le gusta ver a todos salvados, ver que todos tienen acceso a Dios, que es como un rescatista que al final desata la cuerda que es la seguridad, para ponerse en una situación peligrosa al tratar de llegar a otras personas, y yo creo que probablemente esto es lo que está haciendo con nosotros. Para el modernista ciertamente ha desamarrado la seguridad de la cuerda para llegar a nosotros. Y él dijo que ha tenido problemas con algunas personas en la Iglesia por este acercamiento, pero está utilizando este acercamiento para todos los que están en las periferias”.

Que Francisco sea un Papa atípico, concedido. Pero no lo es porque realice medidas contradictorias entre sí, un día una y al otro día la opuesta. En absoluto. Es atípico, sí: es populista, toma mate, habla en porteño, “misericordea”, visita ópticas, calza zapatos negros, se abraza con homosexuales y detiene el papamóvil para comer pizza. Pero que sea confuso en cuanto a lo que es, a lo que piensa y a lo que como consecuencia de lo que piensa, hace, no, al contrario, es absolutamente claro (aunque no sepamos a ciencia cierta si tiene o no un mandil masónico debajo de la sotana blanca o en la valijita que lo acompaña en sus viajes). Francisco es la quintaesencia del modernismo salido de las periferias. Es la encarnación del programa masónico democrático. Es el humanismo integral que postulaba Pablo VI al final del Concilio. Es la nueva religión conciliar que rompió amarras con la Tradición. Y si Mons. Fellay está confuso respecto de lo que es, no pueden caberle dudas acerca de lo que Bergoglio no es: un tradicionalista. Pero, ¿no será acaso porque el mismo Mons. Fellay ha perdido su propia identidad al hacerse liberal, que entonces es incapaz de discernir lo que es Francisco?